Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Unas elecciones muy nacionales

Fernando de Haro

Feijóo fue en marzo de 2009 el protagonista del cambio de ciclo. Hasta esa fecha el socialismo de Zapatero seguía muy sano. A partir del momento en el que la Xunta de Galicia cayó en manos de los populares, la victoria de Rajoy empezó a parecer posible. Ahora el PP gallego puede darle al presidente del Gobierno el respiro que necesita cuando se cumplen diez meses de su victoria en las generales. La nueva mayoría absoluta de Feijóo pondrá sordina a algunas protestas y podrá ser utilizada como un suplemento de legitimidad para los nuevos recortes que el rescate va a exigir.

Esa es la agenda nacional del PP para las gallegas. A pesar de la falta de altura que tiene el Gobierno de Rajoy, en la situación en la que estamos es más conveniente un Ejecutivo fuerte que débil. ¿Pero qué se puede decir de la agenda social gallega?

La campaña nos ha permitido hacernos una idea de qué podría ser en este momento Galicia gobernada, otra vez, por el bipartito. Tomemos el gran termómetro político que es la libertad de enseñanza. Núñez Feijóo no ha hecho una política especialmente favorable a la educación de iniciativa social. No ha aumentado el número de conciertos. Galicia junto con Extremadura han sido las dos únicas Comunidades Autónomas que han reducido el salario base de los profesores de la enseñanza concertada. Y además los populares tienen una actitud vergonzante, repiten que son los que más han hecho por la enseñanza pública. Pero una hipotética victoria socialista en este campo sería desastrosa. Patxi López, el candidato a presidir la Xunta, ha hecho bandera de la reducción de la libertad de elegir de los padres y ha prometido la eliminación de la enseñanza concertada diferenciada. Tan o más enemigo de la libertad se ha mostrado Francisco Caamaño, el cabeza de lista por La Coruña. No hay que olvidar que fue uno de los ideólogos del zapaterismo. O sea que sí, que el voto realista de los no estatalistas no tiene más opción que el PP. Sabiendo, eso sí, que hay un largo trabajo por delante desde la sociedad civil porque de Feijóo no se puede esperar la mejor de las políticas. Puede ser un buen ejercicio. Es uno de los barones populares con más futuro.

Los resultados de los comicios en el País Vasco van a ser dolorosos. Va a quedar claro que la antigua Batasuna, ahora Bildu, los siempre amigos de ETA, mantienen su fuerza política intacta. Obtendrán más de 20 diputados. Vuelven a la Cámara Vasca cuando la violencia está todavía demasiado cerca. El PNV, que se va a convertir en la fuerza más votada, salvo que se quiera suicidar, no buscará el apoyo de los abertzales para formar gobierno. Seguramente intentará una geometría variable. Lo inteligente sería que los nacionalistas buscaran una especie de Pacto del Majestic como el que protagonizaron Pujol y Aznar. Desde luego el PP habla con Urkullu y Basagoiti no se negaría al acuerdo. Pero siempre queda la duda de si el vértigo del abismo no será al final más fuerte que la sensatez. Si puede el vértigo, el PNV, con la ayuda de Bildu, se lanzará a una carrera secesionista como la de Mas. Las encuestas dicen que la sociedad vasca no apuesta de forma mayoritaria por la independencia. Y eso quizá les haga mantener la cabeza fría. En cualquier caso, lo más conveniente es que PP y PSE obtengan un buen resultado el domingo para templar el más que previsible gobierno del PNV. Pero las encuestas pronostican un batacazo socialista, lo que es mal asunto. Patxi López le habrá devuelto al PNV los votos que le tomó prestados. 

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP