Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Mikel Buesa

"El constitucionalismo ha sido más una ficción que una realidad, estaba muerto desde 2007"

P.D.

A su vez el partido de ETA (EH Bildu) obtiene el respaldo de una cuarta parte del electorado, lo que, una vez superada la ilegalización, le devuelve su base tradicional sin ampliarla. Recordemos que, en 1998 la suma de Euskal Herritarrok y Eusko Alkartasuna fue de 332.636 (26,6%), un poco más de lo conseguido ahora. Digamos que, con respecto al partido de ETA se vuelve a la situación anterior a los procesos de ilegalización y negociación de la última década.

El PSE ha resuelto la elección con un rotundo fracaso que le ha hecho perder un tercio de su electorado. El PP ha perdido un 10 % de sus electores, aunque debido a las peculiaridades del sistema electoral vasco ello se ha traducido en la pérdida de tres escaños (el 20%). Y Upyd se ha quedado como estaba. En esta situación será el PNV quien gobierne. Creo que tratará de hacerlo en solitario con apoyos puntuales de los otros partidos.

¿A qué se debe que Bildu haya aumentado sus votos respecto a la última vez que se pudo presentar Batasuna?

Bildu, con respecto a Batasuna (Euskal Herritarrok en 1998) ha ganado casi 53.000 votos. Pero la aportación de Eusko Alkartasuna (108.000 votos en 1998) no hay que despreciarla. Las comparaciones con 2001 (143.000 votos de Euskal Herritarrok) y 2006 (150.000 votos del PCTV) no son pertinentes puesto que, en ambos casos, la campaña terrorista de ETA se encontraba activa.

Por tanto, creo que no debe extralimitarse el éxito que ha logrado EH Bildu. El partido de ETA parece tener su límite en la cuarta parte del electorado siempre que la banda terrorista se encuentre inactiva en lo que a la realización de atentados se refiere.

Además, esa capacidad de representación no le da apenas poder, toda vez que no parece que el PNV vaya a tratar de concertar con EH Bildu su política.

¿Se acercara Urkullu a Bildu para impulsar una fórmula secesionista?

Si nos atenemos a lo que ha declarado Urkullu, no parece que las cuestiones secesionistas se vayan a plantear, más allá de alguna manifestación retórica, durante al menos la primera mitad de la legislatura. El PNV quiere recomponer la economía vasca, muy deteriorada por la crisis y por la deficiente gestión de Patxi López. Es posible que, además, se encuentre con unas finanzas públicas muy deterioradas, lo que le obligará a una política de austeridad muy severa, en línea con lo requerido por Rajoy para la política española.

En estas circunstancias, Urkullu tratará de ampliar el contenido del Concierto Económico (ya se ha referido, por ejemplo, a la gestión del IVA) y para ello necesita al PP puesto que es el PP quien gobierna en Madrid con mayoría absoluta. Además el PP se ha visto reforzado en su posición política por los resultados electorales de Galicia, con lo que se enfrenta a esta situación desde una posición de poder. El PP le puede interesar, por otra parte, la cooperación con el PNV para, por un lado, legitimar su política económica y, por otro, mejorar su posición en el País Vasco al mostrarse como foralista (y, por tanto, partidario de la ampliación de la autonomía económica de la región).

¿Por qué se ha desplomado el PSE?

El PSE recoge los frutos de: el descalabro del PSOE a nivel nacional; sus veleidades discursivas en favor de los partidarios de ETA: y el fracaso de su gestión de gobierno con respecto a la crisis. A este respecto, paga su pretensión de hacer una política expansiva para oponerse al PP.

¿Ha fracasado el constitucionalismo?

Me temo que el constitucionalismo ha sido más una ficción que una realidad. En el PSE, incluso en el período en el que lo dirigió Nicolás Redondo, ha habido siempre una aversión importante a concertar la política con el PP. Y en el PP ha habido siempre una desconfianza indisimulada con respecto al PSE. Por tanto, la unión entre ambos solo ha existido en los peores tiempos del terrorismo, forzada por el empuje de las organizaciones cívicas. Éstas decayeron como consecuencia del proceso de negociación con ETA propiciado por Zapatero. El constitucionalismo, en tanto que movimiento cívico, estaba casi muerto a la altura de 2007 o 2008. Después ha sido imposible reconstruirlo. Y la experiencia del acuerdo entre el PSE y el PP en 2009 ha sido la de un fracaso anunciado.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP