Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El PP mantiene el matrimonio homosexual porque quiere

Benigno Blanco

De confirmarse esta doctrina del TC, se podría decir literalmente que el Estado de Derecho ha muerto en España y que la Constitución ya no es la referencia última de nuestro ordenamiento jurídico pues pasa a ser sustituida por las valoraciones sociológicas de los magistrados del TC sobre la sensibilidad social de los españoles. Terrible arbitrariedad.

Yo voté la Constitución con la clara conciencia de que estaba afirmando -entre otras cosas- la institución del matrimonio como derecho del hombre y la mujer para comprometerse mutuamente en condiciones de igualdad. Ahora el TC viene a decir que "pelillos a la mar" con la voluntad de los españoles que votaron la Constitución y que el texto de ésta es adaptable -sin reformarla por los cauces previstos en la propia Constitución- a lo que aprecien los propios magistrados del TC que piensan los españoles de hoy. Parecería que ahora la soberanía nacional pasa a residir en las opiniones sobre sociología de la opinión pública de los miembros del TC.

¡Qué poco tiene esto que ver con lo que yo estudie en la Facultad de Derecho sobre el Estado de Derecho y el valor normativo de la Constitución!

Si hacemos caso a la sentencia del TC, en la Constitución caben tanto la configuración legal del matrimonio como unión específica hombre-mujer como la regulación legal del matrimonio como unión de cualesquiera dos adultos. Es decir serían constitucionales tanto la ley de 2005 como la vigente hasta esa fecha. Decidir entre esos dos modelos en consecuencia corresponde al legislador, es decir, a los partidos políticos; es decir, hoy corresponde esta decisión al PP que cuenta con mayoría absoluta en el Congreso y el Senado. Devuelve así el TC la responsabilidad de decidir en esta materia al PP: corresponde a este partido a fecha de hoy optar por mantener el llamado "matrimonio homosexual" o recuperar el matrimonio como institución específica para la unión entre hombre y mujer.

No es de recibo la postura del ministro de Justicia y de los portavoces del PP de aparentar que la sentencia del TC ha zanjado la cuestión y cerrado el debate sobre la definición legal del matrimonio. Por el contrario está en sus manos la decisión al respecto. Si optan por mantener la ley de Zapatero es porque quieren, no porque se lo imponga el TC; y en ese caso deberían -al menos- explicar a la opinión pública las razones de su cambio de criterio respecto a lo que defendieron a lo largo de su historia.

Si el PP opta por sumarse al modelo social de ZP en esta materia renunciando a restablecer el modelo constitucional del matrimonio hombre-mujer, no podrá alegar -como en otros incumplimientos electorales en materia fiscal y económica- que la realidad les obliga a esa traición. En este caso, será porque libre y voluntariamente quieren renunciar a sus compromisos públicos y programas... y ¿sin ninguna explicación a sus bases ni a sus votantes?

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP