Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>ELECCIÓN PAPA FRANCISCO

Francisco, o el imprevisto de Dios

Horacio Morel (Buenos Aires)

Nadie lo esperaba.  Los vaticanistas fallaron en sus pronósticos: Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, fue elegido por los cardenales reunidos en el cónclave como nuevo pontífice romano.  En estas horas en que aquí finaliza la tarde, las parroquias se llenan como si fuera domingo, y la actividad de la ciudad se ve paralizada por la inesperada noticia.  La catedral metropolitana, que ayer mismo fue violentamente ocupada por una manifestación de una organización social que reclamaba el fin de los subsidios a la educación católica, es el lugar de reunión espontánea en que cientos de fieles celebran la elección del primer Papa latinoamericano de la historia de la Iglesia, un jesuita argentino, hijo de un obrero ferroviario y de un ama de casa.

El nuevo sucesor de Pedro, a quien no le falta erudición y antecedentes intelectuales, es sin embargo -por elección- un pastor nato, alguien que hizo de la modestia evangélica su forma de vivir y de ejercer su ministerio pastoral. Lo demostró acabadamente hace apenas unas horas al salir al balcón de la Plaza San Pedro, sin lucir oro en su pecho y presentándose al mundo con un gesto humilde, los brazos caídos al costado del cuerpo, invitando a todos a rezar -en primerísimo lugar por el pontífice emérito, sutil e inequívoco llamado a la unidad de la Iglesia- e inclinándose ante al pueblo pidiéndole ser destinatario de su oración. La elección del nombre de Francisco no es ajena al estilo que seguramente le imprimirá a su pontificado. Será el Papa de los gestos, antes que de las palabras, quien merecerá ser juzgado más por lo que haga que por lo que diga. O en todo caso habrá que volver a descubrir la sabiduría que se esconde en el lenguaje sencillo, el mismo que utilizó el Verbo encarnado hace dos mil años. No habrá que esperar discursos estridentes, ni lecciones: se dirigirá a todos con un estilo llano y comprensible para el hombre común, y en todo caso, reservará la reflexión teológica más profunda para la comunicación escrita.

Su ministerio episcopal en Buenos Aires estuvo caracterizado, precisamente, por su enorme cercanía a la gente y por su protagonismo público en defensa de las causas justas nacidas de las pequeñas y grandes tragedias cotidianas que acompañaron la vida de los argentinos: las víctimas del incendio de un local bailable en el que perdieron la vida casi trescientos jóvenes, o las del accidente ferroviario del año pasado. Un obispo que celebró la misa en la mayor terminal de trenes de Buenos Aires para denunciar la explotación sexual a las que son sometidas las mujeres que ejercen la prostitución en ese lugar, o que enfrentó en defensa de sus sacerdotes al narcotráfico que domina las villas miseria de esta gran ciudad. Un pastor cercano a los pobres, a los postergados, a los enfermos, visitando cárceles y hospitales -especialmente cada Jueves Santo para celebrar el lavatorio de los pies-, que no usó automóviles oficiales para desplazarse por Buenos Aires, sino que prefería caminar o usar el transporte público como un porteño más. Es un cura de la calle, como acaba de definirlo en la TV un sacerdote rockero, a quien Bergoglio le pidió que compusiera una canción para las prostitutas "desde la mirada de Cristo, llena de misericordia".

A juzgar por el modo en que se presentó urbi et orbi, intentará mantener esa misma austeridad y su estilo descontracturado en la sede de Pedro. Es un hombre manso, a quien no le molesta mostrarse frágil. Sin embargo, ello no significa que carezca de dotes políticos o de valentía para enfrentar al poder, como lo demuestra la difícil relación culminada en no relación con el gobierno kirchnerista por decisión de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien se negó sistemáticamente a recibirlo en audiencia durante los últimos años. Es posible que en un mundo tan convulsionado y en crisis, muchos esperaran la elección de un estadista, que limpiara por dentro la Iglesia y que ejerciera un liderazgo internacional capaz de dar contención a las crecientes tensiones, alguien de un perfil más alto, con otros pergaminos inmediatos en vez de un obispo ya renunciado por haber cumplido los setenta y cinco años y que aguardaba su retiro. Parece que el Espíritu Santo tenía reservado un imprevisto para alterar nuestros planes: tal vez nos haya regalado un Papa que muestre al mundo el poder del no poder, que testimonie que la certeza de la vida está en nuestra relación con el Misterio, y sólo en ello.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP