Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Una reforma a medias

Fernando de Haro
Vamos con lo más positivo. El Gobierno central asume el control del contenido de las asignaturas más importantes. Se unifican contenidos en toda España. Se establece un sistema de reválidas al final de la ESO y de Bachillerato que también controlara el Gobierno en Madrid. Y además se establece una garantía para que los alumnos que quieran estudiar en castellano lo puedan hacer en Cataluña: el Gobierno pagara la escolarización en colegios privados y luego descontará a las Comunidades Autónomas el gasto.
 
Los Gobiernos de Cataluña y del País Vasco ya han puesto el grito en el cielo. Quizás eso un buen síntoma. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha asegurado que  la norma es una  "herida enorme" al autogobierno y a la dignidad institucional. Ha añadido además que se puede cumplir.  
 
Y en el País Vasco el PNV ha asegurado que está dispuesto a acudir al Constitucional. Cristina Uriarte, la consejera de Educación del País Vasco, ha hablado de una invasión de competencias.
 
Pero no todo es castellano en la reforma. Se suprime la selectividad, se adelantan a tercero de la ESO los itinerarios, la elección entre Bachiller y FP. Se suprime la asignatura de Educación para la Ciudadanía Y se recupera la dignidad académica de la Asignatura de Religión que tendrá una alternativa.
 
La reforma se queda corta, sobre todo, en la regulación del sistema de conciertos establecido por los socialistas a mediados de los años 80. El sistema de conciertos es el sistema que permite a los padres, de algún modo, elegir la educación que quieren para sus hijos. La libertad de elección de los padres no se avanza. No se corrige un sistema que esencialmente es estatalista. Los conciertos dependen del criterio discrecional de los gobiernos autonómicos. Se le había propuesto al Gobierno que les diera estabilidad, que igualara condiciones, que los garantizara frente a la discrecionalidad política. Nada de eso se hace.
 
El PSOE, como estaba previsto, ha puesto el grito en el cielo. Elena Valenciano, desde las filas socialistas, ha asegurado que esta reforma contra la igualdad.
 
Esto de la igualdad es una cuestión esencial. El problema del PSOE es que en nombre de la igualdad España ha tenido  desde hace 30 un sistema en el que los que menos estudiaban, los que menos trabajan, condicionaban los resultados de todos los demás. La igualdad no es hacer tabla rasa, la igualdad es tratar al igual como igual y al desigual como desigual.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP