Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Aznar empuja a Rajoy

Mikel Buesa

La primera es de carácter interno al Partido Popular y se refiere a los múltiples descontentos que han surgido en su interior, especialmente por lo que se refiere a sus bases. Aznar ha dado voz a esos descontentos urgiendo a su propio partido -y lógicamente a Rajoy, en tanto que líder- a volver a lo que pudiera considerarse su esencia. Ésta no es otra que la que se expresa en el programa reformista con el que el PP se presentó a las elecciones, por una parte, y la que alude al cultivo de las clases medias como base electoral esencial del partido. Es cierto que hay en el PP otros descontentos con la política del Gobierno. Me refiero básicamente a las oligarquías locales (alcaldes, concejales, gobiernos regionales) que por unos u otros motivos ven afectados sus intereses por la acción del Gobierno y ejercen una fuerte presión para descafeinar el impulso reformista del PP. Interpreto las declaraciones de Aznar en el sentido de que su deseo -y seguramente su voluntad- es que estos descontentos oligárquicos sean desatendidos en favor de la atención a las clases medias, a la base electoral, en definitiva.

La segunda cuestión alude al contenido y a la esencia misma del programa reformista. Aznar deja claro que, después de Zapatero y tras la ofensiva nacionalista, existe un riesgo real de disgregación para España que la debilita como nación. El programa reformista tiene como finalidad frenar ese proceso y revertirlo. Y para Aznar ello implica los cinco aspectos que enunció: 1) Hacer viable el Estado; 2) Reformar las instituciones; 3) Hacer una reforma fiscal que reduzca los impuestos a las clases medias asalariadas; 4) Lograr un nuevo pacto para hacer sostenible el sistema de pensiones; y 5) Trabajar en la política exterior para recuperar el prestigio internacional de España. Este programa, salvo en los puntos 3 y 4 no es demasiado concreto, pero sí supone un revulsivo con respecto a la parsimonia conservadora que actualmente inspira la política de Rajoy. Y por eso, creo que, más allá de los artificios retóricos, las declaraciones de Aznar interpelan directamente a Rajoy, no para descalificarle, sino para urgirle a un cambio de política y, seguramente, dadas las alusiones de Aznar a la política impositiva y a lo incompleto de la reforma del mercado de trabajo, también un cambio de Gobierno, al menos en las figuras de Montoro y Báñez.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP