Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Presidenciales USA

Duelo Palin-Biden: un debate dominado por el miedo a perder

Alberto Simoni

Sarah "Barracuda" llegó a St. Louis, Missouri, con la difícil tarea de tener que acelerar de forma decisiva el apoyo de los conservadores preocupados por la crisis financiera. Los sondeos no eran favorables a Palin; el efecto positivo de su incorporación a la candidatura de McCain se ha desvanecido y para el 60% de los americanos la gobernadora de Alaska no tiene la experiencia necesaria para gobernar la nación.

Sarah Palin acabó en los 90 minutos de duelo televisivo con las dudas e incertidumbres que mostró en la larga entrevista que concedió a Katie Couric en la CBS. Si con Couric la aspirante a vicepresidenta mostró una presencia vaga, confusa y mal "adoctrinada", anoche mostró todo lo contrario.Todavía no ha dado ningún K.O., ninguna frase memorable, pero si los republicanos se temían que iba a descarrilar, el debate de anoche demostró que McCain-Palin aún están vivos, con una salud óptima, y que si Barack Obama gana el 4 de noviembre no será por una gran ventaja.

Si Palin cumplió bien su papel, Joe Biden también acertó al no tropezar con la verborrea excesiva que más de una vez le ha dejado después planchado. El seis veces senador de Delaware se estudió a fondo cómo relacionarse con su rival: no parecer presuntuoso, arrogante, machista ni sexista no es tarea siempre fácil en la televisión, que repite cada fragmento y cada tic. Biden se movió bien y, en vez de dirigir las críticas directamente a Palin, escogió como presa a su "jefe". Una estrategia casi anunciada.

Ambos dirigieron sus palabras a la clase media, buscando conectar con ella. Biden movilizando a los "vecinos de casa"; Palin, a la América que vive asustada por la crisis económica. La experiencia y los conocimientos de los mecanismos de la política se quedaron fuera. Biden mostró toda su competencia, tal vez con un exceso de datos y cifras, como cuando habló de la reforma del sistema sanitario. Sarah Palin interpretó el papel de alguien que ha vivido sin dinero suficiente para pagar un seguro sanitario.

Sobre la crisis económica, la republicana denunció la "corrupción y codicia de Wall Street". Biden, por su parte, la incapacidad de McCain para entender los problemas. Y ambos, con distinto tono pero con la misma intensidad, se prodigaron como candidatos capacitados para conseguir cambiar las cosas.

Sobre la cuestión de los matrimonios gay, ambos rechazaron este concepto, reconociendo sin embargo la necesidad de tutelar y garantizar los derechos de los homosexuales.

Sobre Iraq, Sarah Palin fue precisa y decidida al acusar a su rival de "querer izar la bandera blanca" y de "haber votado contra la financiación de las tropas". Biden replicó diciendo que la atención debe concentrarse en Afganistán, "de donde vienen y donde se esconden los terroristas de Al-Qaeda".

Palin demostró saber mantenerse en escena; Biden demostró estar preparado. No hubo K.O. Quizá la imagen más conmovedora sea la emoción de Biden al recordar su historia de padre viudo, de marido que perdió a su mujer y a un hijo en un accidente de tráfico a mediados de los 70. Tal vez el único momento de emoción en un debate frío, más determinado por el miedo a perder que por las ganas de ganar.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP