Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

'Egipto no está fuera de control'

Pietro Vernizzi | 0 comentarios valoración: 3  191 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  191 votos

51 muertos en los enfrentamientos entre los que apoyan a los Hermanos Musulmanes y las fuerzas del orden, han llenado de sangre las calles de Egipto a tres meses de la caída del presidente Morsi. El aniversario de la guerra de 1973 contra Israel ha sido transformado por los partidos islamistas en la enésima ocasión para crear caos y desorden. El ejército ha respondido como siempre, con mano dura, disparando contra los manifestantes, algunos de los cuales también estaban armados. Para el profesor Wael Farouq, “los Hermanos Musulmanes han vuelto a demostrar estar dispuestos a todo para conseguir salir en los titulares del telediario y dar a todo el mundo la impresión de que Egipto está fuera de control. En realidad, no es así, y aún con las divisiones entre jóvenes revolucionarios que quieren un Estado laico y moderno, se arriesgan a acabar con una nueva derrota en las elecciones presidenciales de la próxima primavera”.

Profesor Farouq, ¿por qué después de tres meses de la caída de Morsi, Egipto sigue en el caos?

Son los Hermanos Musulmanes los que quieren que parezca que Egipto es un caos, pero la realidad no es esa. La economía se está reestableciendo y el precio de la lira egipcia ha dejado de bajar con respecto al dólar. Además, desde el punto de vista político, se han dado bastantes avances según la hoja de ruta propuesta originariamente por el Comité revolucionario Tamarod a partir de la convocatoria de la asamblea encargada de preparar la constitución.

¿Cómo se explican, entonces, los 51 muertos del domingo pasado?

Los Hermanos Musulmanes están intentando por todos los medios ser noticia. De vez en cuando, algunas decenas de miles de sus seguidores, organizan manifestaciones, lo que conlleva la violencia que hemos podido ver. Los enfrentamientos en gran parte no tienen lugar con las fuerzas del orden, sino entre Hermanos musulmanes y ciudadanos de a pie.

¿Por qué las manifestaciones de los islamistas son siempre tan violentas?

Cuando Morsi aún estaba en el cargo, ordenó la excarcelación y la amnistía de miles de terroristas. Lo que estamos viendo ahora en Egipto es la consecuencia de esta decisión. Los jóvenes revolucionarios están con las fuerzas del orden, porque han visto los violentos y brutales que pueden llegar a ser los Hermanos musulmanes. La situación todavía no se ha resuelto del todo, pero cada día es mejor que el día anterior.

¿Cuáles serán las consecuencias de este nuevo baño de sangre?

Los Hermanos musulmanes saben bien que sus manifestaciones no cambiarán nada, y que la próxima primavera se garantizarán las elecciones por los encargados internacionales. Los islamistas esta vez no ganarán, porque la sociedad civil actual siente mucho odio hacia ellos. La única cosa que pueden hacer es intentar estar el mayor tiempo posible bajo los focos de las televisiones, y obviamente el modo más sencillo para obtener este resultado es fomentar el desorden.

¿Qué piensa del mundo en el que el Ejército está gestionando la transición?

Ahora el Ejército tiene un nuevo liderazgo, pero el comportamiento de los militares no es muy diferente del que adoptaron en el 2012 cuando el gobierno estaba en manos del Consejo Nacional de las Fuerzas Armadas. La única diferencia con respecto a ese momento es que hoy gozan del apoyo de la mayor parte de la población.

¿En qué sentido?

En enero de 2012, el Ejército utilizó la violencia contra los manifestantes y la reacción de la gente no se hizo esperar, irrumpiendo en las plazas de todo el país en señal de protesta. Ahora, igualmente, el Ejército sigue respondiendo a la violencia con más violencia, y sin embargo una parte menos amplia de la sociedad acoge positivamente todas las acciones de los militares. Y el motivo es que el modo en el que los Hermanos musulmanes han gobernado, ha hecho que la opinión pública se vuelva en su contra.

¿Los jóvenes revolucionarios conseguirán organizarse políticamente de cara a las elecciones de primavera?

En estas semanas están trabajando en la fundación de un nuevo partido político, pero el problema es que no hay un líder liberal capaz de guiar el movimiento revolucionario. Este último, aún está dividido, y los problemas con los que se toparon después de la retirada de Mubarak se están repitiendo. Hace falta una figura capaz de unir todas las fuerzas laicas y liberales, y esto hace que la hipótesis de un candidato del Ejército capaz de convertirse en el nuevo presidente sea cada día más probable.

>Comentar

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP