Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
18 ENERO 2018

La primera tarde de verano

| 0 comentarios valoración: 3  666 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  666 votos

21 de junio. Por fin habían llegado las vacaciones de verano. Juan llegó a casa corriendo desde el colegio, que estaba a cinco minutos, subió las escaleras de la entrada de dos en dos y, una vez en su cuarto, tiró la mochila al suelo. Esa mochila que normalmente pesaba tanto pero que, justo ese día, lo había hecho tan poco como una pluma del pájaro más pequeño del mundo.

Juan estaba contento, exultante de alegría.

No quiso perder un segundo, porque “la vida es breve”, le había dicho siempre su abuela. Desde la primera vez que oyó estas palabras, Juan se había empezado a tomar la vida muy en serio. También había comenzado a mirarse en el espejo por las mañanas, para ver si su cara ya era de mayor. Pero no, en todo el tiempo que llevaba buscando una huella del paso del tiempo en su cuerpo, no había conseguido dar con ninguna.

Abrió las ventanas de su cuarto - que eran el doble de grandes que él - de par en par, y vio lo que tenía ante sí: el jardín verde, verde; el árbol de la casa de enfrente, tan robusto que daban ganas de treparlo otra vez; el pájaro naranja que volvía cada año como si se tratara de uno más en aquel hogar donde vivía una pareja de ancianos. El canto alegre del pájaro, que le hacía desear ser pájaro él también y volar por todo el cielo. “¡Por el inmenso cielo!”, exclamó, imaginándose a sí mismo con unas alas enormes recorriendo el mundo. El mundo entero, por supuesto.

Ensimismado con esta idea que nacía de aquella experiencia de haber mirado por la ventana, Juan se apresuró y bajó corriendo al jardín, por donde se puso a “revolotear” hasta caer, exhausto, sobre el césped. Juan rió, y se dio cuenta de que su vida estaba llamada a ser una vida grande.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Farfallina

De formación, periodista. En realidad, sólo vividora.
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

30 ABRIL 2015

El recuerdo de Marta

6 ABRIL 2015

Thinking amish

30 NOVIEMBRE 2014

Quería creer

16 NOVIEMBRE 2014

La espera de un gran amor

>Últimos comentarios

- Personne n'est une île isolée. De toute évidence, les gens sont des animaux grégaires, chacun d'entre eux formant une relation spéciale avec quelqu'un à proximité dans certaines circonstances. replique montre Cependant, ce à quoi nous ne pensons pas, c'est que les individus individuels et individuels du groupe seront indépendants et formeront une relation spéciale.Dans "L'ouzbek", l'auteur mentionne des points de vue très intéressants qui sont contraires à certaines de nos connaissances. Par exemple, dans le groupe, l'intelligence, la conscience et la personnalité de l'individu seront affaiblies, la qualité inconsciente occupera le dessus, formant la conscience collective. Cette conscience collective est temporaire et a certains prémisses. Peu importe à quel point l'intelligence de l'individu est supérieure, il y a un niveau de médiocrité dans le groupe qui intègre chaque individu. Cartier Cela contredisait notre célèbre "Trois Stooges l'un sur l'autre". Il suffit de nous faire savoir pourquoi la «tyrannie de la majorité» est apparue dans la Grèce antique et pourquoi Socrate, qui a maintenu la vérité, sera exilé. - Por jingboo

>DESCARGA NUESTRA APP