Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

"La sociedad civil es crucial"

José María Gutiérrez Montero | 0 comentarios valoración: 3  172 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  172 votos

¿Una ley de claridad como la de Canadá podría favorecer la solución del conflicto catalán?

Una ley de claridad al estilo canadiense podría ser un instrumento interesante para abordar las tensiones secesionistas. Sin embargo, creo que una ley así sería de difícil aceptación por parte de los partidos nacionalistas. Hay que tener en cuenta que la ley de claridad sólo puede establecer las condiciones de aceptación del resultado de un referéndum consultivo (convocatoria, participación, determinación de la mayoría cualificada, etc), pero no decisorio acerca de la cuestión de la independencia de una parte del territorio. Ello significa que, fuera cual fuere el resultado de una consulta de ese tipo, la secesión pasa necesariamente por una reforma constitucional que ha de hacerse por el procedimiento agravado (lo que exige su aprobación por mayoría cualificada en el Congreso, una ulterior convocatoria de elecciones, una nueva votación en el Congreso recién constituido tras éstas y, finalmente, un referéndum nacional). Y esto es demasiado para las prisas nacionalistas.

Parece que los partidarios de la independencia y los no partidarios tienen el mismo porcentaje, ¿cómo resolver el asunto?

En realidad, los estudios sociológicos muestran que los porcentajes de población que se inclinan por la independencia son variables en función de cómo se plantee la pregunta y si en ella se incluyen o no condicionamientos (como, por ejemplo, la garantía de que el territorio va a permanecer en la Unión Europea). Esto quiere decir que, en este momento, más que medir a los partidarios de una u otra postura, lo que debería hacerse es organizar un debate ordenado acerca de los pros y contras de la secesión, de sus condicionamientos y de sus consecuencias. Un debate que debe durar, al menos, uno o dos años y en el que debiera eludirse cualquier atisbo de propaganda o de espectáculo mediático.

¿Qué importancia tiene que la sociedad civil se exprese?

La sociedad civil es crucial en este asunto. Cuando se juega el futuro de los ciudadanos el papel de los actores políticos tiene que ser limitado, dejando un lugar relevante para las organizaciones de la sociedad civil. En este sentido, tanto el gobierno nacional como el regional deberían proporcionar medios materiales y oportunidades para que esas organizaciones se expresen con total libertad, sean o no partidarias de la secesión.

¿Qué papel puede jugar la Iglesia?

La Iglesia tal vez podría centrarse en los aspectos morales de la cuestión, tanto en lo que se refiere a la finalidad perseguida (la secesión) como a los procedimientos para lograrla o para oponerse a ella. Sin embargo, me temo que, en este momento, las jerarquías eclesiásticas, al menos en parte, están contaminadas de partidismo, lo que hace muy difícil el cumplimiento de ese papel.

>Comentar

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP