Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El camino de vuelta

Víctor Alvarado | 0 comentarios valoración: 3  38 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  38 votos

El cine Indie americano nos obsequia todos los años con pequeñas perlas de categoría especial. Nos vienen a la mente títulos como Juno, Pequeña Miss Sunshine o (500) días juntos. Se trata de una serie de películas, que detrás de su apariencia disparatada, esconden buenos argumentos, personajes entrañables, propuestas interesantes, así como cierto espíritu crítico para hacernos pensar.

Duncan es un chaval de 14 años,  que se va de vacaciones con su madre y el amigo especial de ésta, que le infravalora. A los pocos días, conocerá a una chica, que comprende su situación y le roba el corazón, junto a un empleado de un parque acuático que le valorará en su justa medida.

La dirección corre a cargo de Nat Faxon y Jim Rush, recordados por sus trabajos como guionistas en Los descendientes por la que ganaron el Óscar al mejor guión.  Han escrito el texto para El camino de vuelta. En cuanto a la temática  y el planteamiento recuerda a la española  Planes para mañana de Juana Macías, aunque más pesimista que el producto que estamos analizando. La verdad es que el resultado ha sorprendido a pesar de inexperiencia, ya que sacan lo mejor de los actores en una cinta que, en principio, pudiera pensarse que estamos ante otro relato cinematográfico más sobre la adolescencia, más o menos simpático.  El humor unas veces es bastante inteligente, frente a otras situaciones cómicas más burdas. Sin embargo, es una crítica a las relaciones de parejas hedonistas propias de la sociedad postmoderna, sirviendo para demostrar que las actitudes inadecuadas de los padres de los adolescentes, le restan legitimidad moral para recriminar o educar a sus hijos. Por  otro lado,  este largometraje destaca por su dinamismo, donde nunca dejan de ocurrir cosas. La banda sonora hará las delicias de los “cazadores” de buenas canciones,

El film combina actores jovencitos con otros de cierta entidad como el ambiguo actor Sam Rockwell, pues  es un intérprete que transmite antipatía y simpatía a la vez, aunque pueda sonar contradictorio. También, tienen gran presencia Tony Collette y Steve Carel,l que muestra su versatilidad porque lo estimamos por su faceta más cómica frente a este papel bastante más serio.

La película reflexiona sobre el comportamiento de los jóvenes del tercer milenio, que si no se comportan  peor, no es por el ejemplo paterno, sino  por los ideales que rigen a los adolescentes. El personaje de Sam Rockwell se presenta como esa persona que actúa para elevar el espíritu, la autoestima de las personas y las hace crecer; es decir, ese referente que te ayuda madurar y superar las dificultades. Finalmente, la producción transmite esperanza en la juventud que intenta cambiar la decadente y desorientada sociedad.

>Comentar

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP