Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016

Un Síndrome se ha apoderado de mi ser

| 0 comentarios valoración: 3  194 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  194 votos

No, voy a hacer un post sobre San José, a quien tengo una gran devoción, y me alegra que el papa Francisco, también esté poniéndolo en el lugar que le corresponde,como patrono de la Iglesia universal. Me encanta la vida oculta que le tocó vivir, entregándose por completo al Señor. A él le tengo encomendada una misión: “Que me enseñe a ser un buen padre”.

Hoy quiero hablar de mi paternidad.  Y lo primero que se me ocurre ,es manifestar algo que me sale del corazón: Me cuesta muchísimo, contemplar como mis hijos crecen. No llevo muy bien, eso de dejarlos volar,  aun cuando soy consciente, de que tienen que hacerlo ,y que  me dejo llevar por una buena dosis de egoísmo, cuando ese sentimiento se apodera de mí.

Han crecido muy rápido. Un día, caes en la cuenta, de que ya no eres “papi” sino “papá” a secas; te sientes empujado a  mirar los vídeos filmados ,y las fotografías realizadas años atrás, para volver a reconocerlos. Sé que su cariño ha adquirido otro color; respetuoso, filial, y generoso. Ya no se lanzan a tus brazos, a riesgo de lesionarte. Ya no se pasan horas en tus rodillas, tocándote la cara comprobando si estás suave o rascas. No dudo de su amor, sé que siempre estarán cerca, pero ya buscan su propia dirección.

Y un día, llega quien te sustituye en la recepción de mimos; un extraño, que sientes te ha desplazado sin él saberlo, olvidando que antes tú, desalojaste a otro, en la obtención de arrumacos.

Veo sus cambios corporales, asombrándome de la belleza que van adquiriendo, agradeciendo a Dios, la contemplación de la misma. La vida en su fuerza y esplendor.

Ya no puedo retenerlos en la seguridad con la que me buscaban. Ya se acabaron las ilusiones edificadas: Adiós reyes magos..., adiós ratoncito Pérez..., adiós hada madrina..., adiós Peter Pan..., adiós,…

Quisiera seguir construyendo ilusiones que aliviaran sus decepciones, volver a ver esos ojos de sorpresa ante un mundo de fantasía que les desbordaba. Aún no sé mirar sus lágrimas de desencanto, sus sueños, chocando con una cruel realidad, que este mundo ha levantado. Ya no puedo cogerlos en mi regazo, estrecharlos para que se sientan seguros. Besarlos y abrazarlos largamente para que sientan amados.

Veo sus peluches en la cama, testigos de ese amor, envejeciendo junto a mí . Sí, mis niños, han dejado de serlo, y yo a veces me siento triste. No porque los vea crecer, no porque empiecen a volar solos, sino porque están abriendo la puerta del dolor, y yo, no puedo evitar que éste entre, porque tiene que colarse, y purificarles en el amor. Sí, el dolor y el sufrimiento , empiezan a sorprenderles, y en su entrada, arañan mi corazón.

Cuando eran pequeños, devoré un montón de libros, buscando consejos para educar, pero no los apliqué. El amor no necesita manuales. En cuanto una vida, es puesta en nuestras manos, el latido del amor, bombea a toda pastilla, sin parar. He querido hacerlo lo mejor posible, sigo intentándolo y sin embargo me aborda la sensación de no haber hecho todo lo que podía; el tiempo parece haberse enemistado conmigo, sigo queriendo…, corro.., solo quiero dar..., no quiero desperdiciar nada.

Y cada día me asalta la misma pregunta: ¿Serán felices? ¿Sufren?. Tienen que volar, y me emociono, en sus intentos, ¡Ya se han lanzado!

¡Qué rápido pasa todo! Dicen que cuando los hijos se marchan, se adquiere el síndrome del nido vacío, pero creo que en mí, ya ha hecho su aparición. .. Si ahora experimento estos sentimientos, en su crecimiento ¿Cómo me sentiré cuando vuelen de verdad? …

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angelo

Casado y padre de cinco hijos. Apasionado de mi familia. El mejor título que se me ha otorgado en la vida es el de la paternidad. Agradecido por tanto bien recibido. Feliz de haberme encontrado con Dios tras años de caminar perdido. Estoy convencido de que este mundo se puede cambiar, llevando amor aunque no se reciba. Y yo quiero empeñarme en ello
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

27 FEBRERO 2015

Llamad y se os abrirá

6 OCTUBRE 2014

YO SOY EL QUE SOY

1 OCTUBRE 2014

La mamá

17 SEPTIEMBRE 2014

Pepito

15 SEPTIEMBRE 2014

Escampará

>Últimos comentarios

- Llevas razón por eso  cuando nos acordamos de que nuestros hijos son hijos de Dios es cuando nos sentimos en paz. El miedo, en cambio, aparece cuando te olvidas de que Jesuscristo ha muerto por tu hijo, por cada hijo - Por Puri
- Amén, amén y amén. Es como dices. Y, como dices, lo ha sido. Lees a Aristóteles y cuando te hace una valoración de la juventud parece escrito por un padre de hoy en día. (Ángelo, estos de Páginas Digital ¿no se pasan de control de seguridad? He tenido que marcar hasta la talla de calzoncillos). Un abrazo bien fuerte. - Por Rafael

>DESCARGA NUESTRA APP