Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Pablo A. Iglesias

'Rajoy fue ambiguo con el aborto'

José María Gutiérrez Montero | 0 comentarios valoración: 3  137 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  137 votos

Pablo A. Iglesias es director de Información y Contenidos de Servimedia, una de las agencias de noticias de referencia de nuestro país. Analiza para www.paginasdigital.es las declaraciones de Mariano Rajoy de esta semana en Antena 3.

¿Cómo viste a Rajoy en la entrevista?

La entrevista de Rajoy dejó pocas novedades desde el punto de vista informativo pero, en cambio, vimos a un presidente un poco más seguro en el aspecto formal. Sus respuestas eran más directas y contundentes que de costumbre, dado que él suele titubear en las primeras palabras y tiene varios tics que quedan al descubierto en este tipo de formatos. Cuando está relajado y seguro, esos errores desaparecen y esta vez se notaron menos. Creo que especialmente se notó en la parte de Cataluña, donde no dijo nada nuevo pero sus palabras sonaron a más firmeza que cuando ha dicho frases casi idénticas en actos públicos y ruedas de prensa durante los últimos meses.

¿Fue arriesgada su promesa de creación de empleo?

La promesa de que la legislatura acabará con menos paro del que él encontró creo que parecía imposible hace un año pero ahora empieza a ser realista. Sólo hay que ver el descenso de 107.000 personas de diciembre. Rebajar el desempleo en cerca de 700.000 personas en apenas 23 meses es mucho, pero si la economía empieza a mejorar puede conseguirlo. Además, en este punto, se mostró confiado en que se puede conseguir pero no prometió expresamente que lo vaya a hacer. No obstante, se trata de un compromiso que sí estaba en su programa electoral y que repitió muchas veces en la campaña de 2011. De hecho, en su debate de investidura dijo que habría que juzgarle al final de la legislatura por datos como este y no por otras cosas. El tiempo le dará o le quitará la razón.

¿De sus palabras se puede deducir que deja abierta la cuestión del aborto?

En el aborto fue especialmente ambiguo, sin querer mojarse, como no ha querido hacer hasta ahora. Deja todo en manos del ministro Gallardón, del Parlamento y del Tribunal Constitucional. Pero lo cierto es que la última palabra la tiene él y sólo él. Creo que le conviene que el desgaste político lo sufra Gallardón mientras él queda al margen. No sería de extrañar que suavizaran algunos aspectos de la nueva ley y, si lo hacen, no sería la primera vez que Gallardón da marcha atrás en una reforma legislativa de calado esta misma legislatura. Ya lo hizo con la reforma del Poder Judicial y el sistema de elección de magistrados.

¿Fue suficientemente claro con lo Cataluña?

Con Cataluña fue muy contundente y muy claro. Difícil decirlo con mayor nitidez. En las últimas ruedas de prensa que he estado frente a él y que incluso he tenido oportunidad de preguntarle, respondió con frases similares pero el lunes sonó más rotundo. Eso sí, el mensaje es el mismo que hace un año. No ha cambiado y en esto no piensa cambiar. Al revés, creo que ahora se siente más legitimado por el respaldo del PSOE y la postura que ha tenido el PSC en la votación del Parlamento de Cataluña. Rajoy sabe que no está solo y eso es una novedad esta legislatura, además de una buena noticia para todos.

¿Tiene sentido la defensa que hizo de los ministros?

La defensa de los ministros parece impostada y él mismo sabe que no es verdad. Es lógico que defienda a su gabinete porque si no tendría que cambiarlo al día siguiente. Pero él mismo es consciente de que no puede aguantar toda la legislatura con los mismos, aunque siga diciendo que le gustaría. Una cosa es querer y otra distinta es poder. Rajoy sabe perfectamente que algunos de sus ministros tienen que salir del Gobierno para asumir nuevas responsabilidades y sabe mejor que nosotros que algunos de sus compañeros estarían encantados de cambiar de aires. Pero el momento de hacerlo depende de él y sólo de él. No obstante, hay que ser conscientes de que a Rajoy le gustan muy poco los cambios y que le cuesta muchísimo tomar decisiones en este sentido, especialmente cuando algunas de ellas afectan a amigos suyos y personas a las que aprecia.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP