Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El fraude del voto secreto

Eugenio Nasarre | 3 comentarios valoración: 3  87 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  87 votos

El vigente reglamento del Congreso de los Diputados conserva una antigualla incompatible con el principio de transparencia de la vida política, que una moderna democracia debe observar al máximo. Me refiero, claro está, al voto secreto de los diputados. Debería, por convención, ser eliminado de nuestras prácticas parlamentarias.

El Reglamento del Congreso, en efecto, lo contempla “a solicitud de dos grupos parlamentarios o de una quinta parte de los diputados” en todos aquellos asuntos que no sean procedimientos legislativos. Es verdad que esta modalidad de votación está prácticamente en desuso en nuestra vida parlamentaria. La última vez que se recurrió a ella fue en la “famosa” votación mal llamada de la guerra de Iraq hace ya más de diez años.

Sorprendentemente ahora, cuando acabamos de aprobar la ley de transparencia, que pretende que este principio impregne todos los comportamientos en nuestra vida pública y que se sometan a él todas las instituciones y sujetos públicos, los socialistas quieren resucitar esta modalidad de votación que impide que los electores conozcan lo que votan sus representantes. Es decir, que el principio de opacidad prevalezca sobre el de transparencia. Con el voto secreto el diputado no tiene que rendir cuentas a sus electores. El voto secreto convierte a la vida parlamentaria en un juego de la clase política, que aleja irremediablemente a los electores de los elegidos.

Ciertamente el voto secreto es una figura que estuvo presente, con mayor o menor intensidad, en algunos de los sistemas parlamentarios del pasado. Se defendía que hacía al diputado más libre, porque así quedaba exonerado de posibles represalias. No sé si lo hacía más libre, pero, añadiría, lo convertía, en todo caso, en irresponsable. Y, como la libertad sin responsabilidad es una falsa libertad, nunca me ha convencido el argumento de la opacidad como garantía de la libertad. La libertad siempre entraña riesgos, a los que nadie puede zafarse, cuando la ejerce.

En los sistemas parlamentarios de las grandes democracias el voto secreto ha desaparecido de la escena pública, salvo cuando se trata de elección de personas. En Italia, que constituyó una práctica endémica en el pasado, con efectos degradantes para su sistema político, fue restringido a supuestos tasados en la reforma de 1988. Y, aun así, pienso que carecen de justificación los casos en los que todavía se permite, ya que los electores han de tener siempre el derecho de saber lo que votan sus representantes. Es la única manera de poder juzgarlos, porque el voto es la expresión máxima de la voluntad del parlamentario.

Algunos han sostenido que el voto secreto puede ser un instrumento para “librar” al diputado de la disciplina de voto. Muchos coincidirán conmigo en que, tan sólo pensándolo dos veces, resulta peor el remedio que la enfermedad. Porque tal remedio se basa en la hipocresía y en la cobardía del voto opaco. Nuestro sistema parlamentario, por otra parte, ampara en grado sumo la independencia del diputado a la hora de votar. Si quiere someterse a la disciplina de voto del Grupo al que está inscrito, puede hacerlo, pero siempre se trata de una decisión voluntaria. Si, por las razones que fuere, se aparta de la disciplina de su Grupo, su obligación moral y política es hacerlo a la luz del sol, con “luz y taquígrafos”, para que sean sus electores y la opinión pública quienes conozcan su decisión. En una democracia moderna y transparente, en definitiva, la opacidad del voto como presunta garantía de la libertad me parece una gran falacia.

Los socialistas han cometido un grave error, al recurrir a esta burda estratagema parlamentaria. Lo lamento, porque no es por ese camino como se regenera y fortalece nuestra democracia ni tampoco se prestigia a los partidos políticos y a los representantes del pueblo soberano. Los españoles se merecen algo mejor que la vana astucia de sus promotores.

>Comentar

* campos obligatorios
3Comentarios
Julen Azpetegui
|
Pa hacerselo mirar
Sorprende que este artículo este firmado por un propagandista cuando su asociación está en plena crisis por el secretismo con el que actúan sus dirigentes.
Manuel López Vázquez
|
Mira bien
Podremos estar de acuerdo, o no, con el voto secreto. Pero no sé que pinta que sea Propagandista, o del Real Madrid. Será para denigrar a la persona y rehuir el debate.
Angel M. Díaz
|
FRAUDE EN EL VOTO SECRETO
Sr. Nasarre, estoy casi totalmente de acuerdo. La única discrepancia se centra en la frase "....Nuestro sistema parlamentario, por otra parte, ampara en grado sumo la independencia del diputado a la hora de votar...", que Ud. introduce. Para que fuera totalmente cierto, deberían existir listas abiertas, porque por el contrario, con el sistema actual, el diputado, siempre estará a disposición de la disciplina de partido.
En cuento al comentario de D. Julen, está fuera de lugar, personalmente cada uno puede ser de donde quiera, y expresar su opinión libremente. Cuando es atacado con circunstancias personales, el atacante, demuestra que carece de argumentos para debatir

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP