Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Diez anuncios para el Debate del Estado de la Nación

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  64 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  64 votos

El de este martes es el segundo debate de investidura de Rajoy. Al menos si aceptamos lo que ha asegurado él mismo en las últimas semanas. El presidente ha repetido varias veces que hasta ahora no ha podido hacer lo que le hubiera gustado, pero que ya ha puesto las cosas en orden (superada la amenaza del rescate y mejorada la imagen de España) y que ahora ha llegado el tiempo de la política. Hay diez medidas que podría anunciar en el Debate del Estado de la Nación. Podrían quitarle a su equipo el sambenito de “Gobierno técnico”. Son estas:

1. Segunda vuelta en Educación. La LOMCE acaba de ser aprobada pero tardará todavía algunos años en aplicarse. Es evidente que se ha quedado muy corta. El futuro del país pasa por una mejora del sistema de enseñanza. No tenemos que gastar más dinero, no tenemos que pagar más a los profesores. Pero sí tenemos que apostar por otros planes de estudios, más abiertos a las humanidades. Es necesario seguir fortaleciendo la Formación Profesional, ser más rotundo en la tutela de la libertad de elección de los padres, buscar alternativas que complementen y que refuercen el sistema de conciertos, reducir la discrecionalidad de las Comunidades Autónomas para su concesión, aumentar la autonomía de los centros, evaluar al profesorado y establecer sistemas de retribución variable. La Universidad está sin tocar. El Informe del Comité de Expertos del Ministerio de Educación para la Reforma Universitaria encargado por Wert tiene mucha materia para discutir, pero duerme el sueño de los justos. Sin mayor autonomía de los centros de enseñanza superior, sin una racionalización de su oferta y sin una modificación de la carrera docente (más abierta, más evaluable, con más retribución en función de los resultados) es difícil mejorar los resultados. Y no estamos tan mal como dicen algunos. Ocupamos el puesto 10 de producción científica mundial con menos inversión proporcional que los líderes. El cambio del modelo productivo a medio plazo, algo esencial, depende de la enseñanza.

2. Ofensiva pedagógica en Cataluña. La ofensiva secesionista va a ser durante los próximos años uno de los mayores problemas a los que se enfrenta España. Hasta ahora el Gobierno ha dejado claro su intención de aplicar la ley. Pero no es suficiente. Hay que trabajar en el terreno de la pedagogía política. Algunas iniciativas se están tomando. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha elaborado un extenso documento, titulado “Por la convivencia democrática”. Está destinado al servicio diplomático. El Ministerio de Hacienda ha encargado a una comisión de expertos, la elaboración de un informe completo sobre los ingresos y gastos de todas las comunidades con el fin de aclarar definitivamente los supuestos agravios financieros. Hay que reforzar esta línea.

3. Reforma del bloque constitucional. Rajoy se ha negado a ello hasta el momento. Pero es necesario cerrar el proceso de “transferencia de competencias” y tasar en nuestra Carta Magna cuáles son y de quién. De igual modo, más tarde o más temprano (a Cataluña pronto se le va a sumar el País Vasco) habrá que aprobar una Ley de Claridad como la canadiense para determinar en qué circunstancias y con qué porcentaje (siempre muy alto) un referéndum secesionista puede tener éxito. El referéndum debe estar controlado por el Estado.

4. Reforma y adelgazamiento de la Administración. Reducción de subvenciones. La Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) puesta en marcha por el Gobierno hace unos meses es insuficiente. Las competencias entre los diferentes niveles administrativos siguen sin aclarar. Siguen existiendo muchas empresas públicas y entes innecesarios. Una vez que hayamos salido de la crisis el desequilibrio entre ingresos y gastos puede seguir en el entorno de los 50.000 millones de euros. Las grandes subvenciones que reciben sindicatos y organizaciones empresariales no tienen sentido. La Administración tiene que ser más ágil para facilitar la creación de empresas. Las medidas de unidad de mercado que se han tomado se han quedado cortas.

5. Impuestos y mejora del trato a las familias. En marzo se presenta la reforma. Más le vale que sea ambiciosa. Nuestro sistema fiscal es un desastre: tenemos los impuestos más altos de nuestro entorno y, sin embargo, la recaudación tributaria es de las más bajas. Hay que combatir el fraude de forma más rotunda, obligar a muchas de las grandes corporaciones que no pagan o pagan a tipos bajísimos a realizar aportaciones significativas. El diseño del IRPF beneficia a los que más ganan (vía deducciones) y penaliza a las familias. La política familiar, prácticamente inexistente, cuando se basa en ayuda directa no es eficiente. Por eso hay que promover un trato fiscal más favorable para los que tienen hijos a su cargo. Es necesario aplicar el mínimo vital familiar de forma realista y contundente. Y tratar a la familia como unidad contribuyente (lo que hace tener en consideración a los hijos). También hay que dejar de penalizar a las familias en las que el dinero lo lleva a casa el padre o la madre. Las familias con idéntica capacidad de pago deben tener los mismos impuestos. Las deducciones por educación y sanidad tienen que ser actualizadas.

6. Segunda vuelta de la reforma laboral. La salida de la crisis va a ser muy lenta. La creación de empleo será muy modesta. Y la primera reforma no fue suficiente. Todavía tenemos una dualidad del mercado laboral insostenible.

7. Necesitamos un modelo energético. España es uno de los países europeos donde la electricidad se paga más cara y, a pesar de ello, hay que satisfacer un alto déficit de tarifa. Hay que corregir más aún la herencia recibida. Ya se han hecho algunas correcciones pero no han sido suficientes. El precio al que estamos pagando el kilovatio es privativo. El Gobierno ha estado valiente al enfrentarse a las eléctricas y al cambiar el sistema de fijación de precios que sobrepagaba a las compañías. Pero su política en los dos últimos años ha sido errática. Necesitamos un modelo sostenible en el largo plazo. En el mix eléctrico tiene que haber más energía nuclear.

8. Servicios de gestión social. Ley de Mecenazgo. Nadie se atreve a confesarlo pero la globalización ha hecho insostenible nuestro sistema del Bienestar. Especialmente nuestro sistema sanitario. Es necesario racionalizarlo. Y un modo de hacerlo es dando cabida en la gestión de los servicios sociales a las entidades de la sociedad civil. El intento de externalizar los hospitales públicos en Madrid ha sido un fiasco. Pero no siempre tiene que acabar así. Prueba de ello es lo que sucede en Holanda. Para que haya más subsidiariedad efectiva es necesario fortalecer a la sociedad civil. La política de los últimos años la ha debilitado. No se han sustituido las subvenciones por desgravaciones fiscales. Por eso es tan importante que salga del congelador la ley de mecenazgo.

9. Reforma electoral. El mejor modo de evitar la corrupción y el sistema de partitocracia que sufrimos es una modificación de la regulación electoral. Quizás no sea conveniente un sistema de listas abiertas puro, pero sí un sistema mixto como el que utiliza Alemania.

10. Tutela de la vida. El Gobierno debería hacer efectiva la reforma Gallardón acompañándola de más ayuda para las mujeres. Es una medida revolucionaria.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP