Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016

Avance en primicia

En Antena 3 y La Sexta, dos de las cadenas de TV que más se ven en mi  casa, llevan toda la semana repitiendo una y otra vez que hoy, domingo,  ofrecerían en exclusiva mundial los 10 primeros minutos de la nueva  película del Capitán América.

Y es que a  las personas nos atraen las cosas «en exclusiva», que hacen que nos  sintamos especiales de algún modo. Y nos atraen los avances, las  primicias, las novedades. A veces hasta tal punto que parece que el  valor de las cosas se mide en función de su novedad. Un ejemplo muy  claro de esto son los trailers de las pelíclas que se estrenan en los  cines, que en muchas ocasiones superan en espectacularidad e intensidad a  la propia película. Bien mirado, toda nuestra sociedad, y en particular  la publicidad y los medios que nos rodean, se basan en crear  espectativas. Y, la verdad, que estas abran la puerta a algo verdadero o  a un engaño en toda regla resulta algo bastante secundario.

El otro día, hablándoles a los chavales en catequesis del misterio que celebramos hoy, la Transfiguración de Jesús, me vino a la mente una comparación bastante cutre que espero que, al menos les sirviera para hacerse una pequeña idea del asunto. Es complicado exponer (que no explicar) estos misterios cuando a veces hasta lo más básico es incomprendido u olvidado de forma casi inmediata. Así que saqué a colación de los los 10 primeros minutos del Capitán América. Un anticipo de lo que está por llegar con el estreno de la película (el día de mi cumpleaños, por cierto).

Bien, pues digamos que Jesús ofreció a sus amigos un «avance en primicia» del Cielo.

No sabemos si por 10 minutos o por 10 segundos. En ese momento dejó de existir el tiempo, y Pedro dijo, con razón, aquello de «¡Qué bien se está aquí!». Y, en medio de todo aquello, el anuncio de lo que había de venir, tremendo y doloroso, seguido de un «¡no temáis!». Quel avance en primicia no era para crear expectativas falsas. Era para que, aun sabiendo lo que habría de venir después, se mantuviera una esperanza cierta y fiable.

«En aquella transfiguración se trataba sobre todo de alejar de los  corazones de los discípulos el escándalo de la cruz, y evitar así que la  humillación de la pasión voluntaria conturbara la fe de aquellos a  quienes se había revelado la excelencia de la dignidad escondida», S. León Magno.

<< volver

sobre este blog
Susana

Hija, hermana, amiga, novia, tía, alumna, filóloga, monitora, getafense y persona humana en general.
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

5 SEPTIEMBRE 2015

La carne tras el concepto

2 NOVIEMBRE 2014

#HazteElSanto

1 NOVIEMBRE 2014

#NoTeHagasElMuerto

31 OCTUBRE 2014

Adán y Eva (II)

>DESCARGA NUESTRA APP