Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
6 DICIEMBRE 2016

Todavía estoy en shock

| 0 comentarios valoración: 3  101 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  101 votos

Seguramente habréis visionado el testimonio de Joanne Milne, que la semana pasada apareció por las redes sociales y medios de comunicación. En ellos se mostraba como algo extraordinario,las lágrimas que Joanne no puede contener al poder oír por primera vez. Ella nació con el Síndrome de Usher y fue perdiendo vista poco a poco hasta quedar prácticmente ciega.

Hace un mes fue intervenida para colocarle unos implantes y el resultado podemos verlo en el vídeo que acompaño. Sus palabras mezcladas con lágrimas fueron : "Ha sido la experiencia más emocional y abrumadora de mi vida. Todavía estoy en shock""No puedo dejar de llorar esto me va a cambiar la vida".

¡Dios mío! yo tampoco pude evitar conmoverme, con lo que mis ojos veían. Y no pude eludir la fuerza con la que me sentí interpelado. Tomé conciencia del valor de cada parte de mi cuerpo; desde la punta del dedo meñique del pie, hasta el último cabello del que Dios está pendiente de que se caiga. Me sentí invadido por un sentimiento de ingratitud hacia el Creador por tantos días, meses, años, sin agradecerle el sonido escuchado, el color distinguido, la caricia recibida,el aroma percibido,el sabor experimentado...

¿Qué ha sido lo excepcional , lo impactante para que un acontecimiento apareciera como noticia universal? Que una mujer se emocionara ante la primera vez que puede escuchar el sonido. Esa es la primicia, eso es lo que asombra, cuando debería ser lo habitual. Que cruel es la rutina, impidiendo conmovernos, antes las maravillas que a diario se presentan en nuestra jornada.

¡Dios mio, que facilidad para transformar  tus dones! Lo extraordinario, cómodamente se va degradando, convirtiéndose muy pronto en común y repetitivo, en ingratitud y queja, acabando muchas veces en exigencia y obligación! Regalos inapreciados, que aún esperan ser abiertos y sorprender. Esa es la percepción que Joanne Milne, me ha dejado.

¿Cuándo y cuánto  hemos agradecido a Dios, poder gozar de nuestros sentidos, que nos permiten percibir lo que está a nuestro alrededor?

"Dad gracias, continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo" Ef.5.20

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angelo

Casado y padre de cinco hijos. Apasionado de mi familia. El mejor título que se me ha otorgado en la vida es el de la paternidad. Agradecido por tanto bien recibido. Feliz de haberme encontrado con Dios tras años de caminar perdido. Estoy convencido de que este mundo se puede cambiar, llevando amor aunque no se reciba. Y yo quiero empeñarme en ello
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

27 FEBRERO 2015

Llamad y se os abrirá

6 OCTUBRE 2014

YO SOY EL QUE SOY

1 OCTUBRE 2014

La mamá

17 SEPTIEMBRE 2014

Pepito

15 SEPTIEMBRE 2014

Escampará

>Últimos comentarios

- Llevas razón por eso  cuando nos acordamos de que nuestros hijos son hijos de Dios es cuando nos sentimos en paz. El miedo, en cambio, aparece cuando te olvidas de que Jesuscristo ha muerto por tu hijo, por cada hijo - Por Puri
- Amén, amén y amén. Es como dices. Y, como dices, lo ha sido. Lees a Aristóteles y cuando te hace una valoración de la juventud parece escrito por un padre de hoy en día. (Ángelo, estos de Páginas Digital ¿no se pasan de control de seguridad? He tenido que marcar hasta la talla de calzoncillos). Un abrazo bien fuerte. - Por Rafael

>DESCARGA NUESTRA APP