Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
20 SEPTIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>SIGUE EL ENCUENTROMADRID EN PÁGINASDIGITAL

Cardenal Angelo Scola: "La política tiene que renacer desde una nueva vitalidad social"

| 0 comentarios valoración: 3  498 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  498 votos

El cardenal arzobispo de Milán, Angelo Scola, presenta ante más de 700 asistentes el lema de EncuentroMadrid 2014, "Buenas razones para la vida en común".

"¿Qué quiere ser el hombre postmoderno? ¿Queremos ser nuestro propio experimento, o queremos ser un yo-en-relación? Somos como un boxeador que ha sufrido un golpe tremendo y se levanta con dificultad. El hombre que viene tras las utopías está noqueado, pero no totalmente vencido. Juntos, con coraje, tenemos que aprender a vivir juntos. La vida social es un bien común, pero ya no puede ser sostenido mecánicamente. Tenemos que elegirlo como bien político". El cardenal Scola se ha pronunciado con valentía y originalidad acerca de los grandes temas que el hombre de hoy se ve obligado a afrontar: la crisis, la economía, la política, la sexualidad y la sociedad civil.

Al hilo del lema de EncuentroMadrid 2014, el cardenal Scola ha subrayado la necesidad y urgencia del testimonio, "que es un conocimiento adecuado de la realidad que es conocimiento de la verdad". Frente a las ideologías y frente al desencanto político, "es necesario construir juntos, como expresa la iniciativa cultural EncuentroMadrid". "No basta el buen ejemplo en la vida política", ha señalado el arzobispo de Milán. "Es necesario poner en juego la vitalidad de la cual puede nacer una nueva forma de hacer política. Es necesario pensar de un modo equilibrado la vida social y la vida de los partidos, permitiendo que la primera dé una nueva dirección a la segunda".

En relación con la vida política y social española, el cardenal ha afirmado que "tenemos que exponernos y narrar nuestra propia experiencia, para poder alcanzar el mayor reconocimiento mutuo posible. No puedo aceptar una concepción de laicidad que cancele la posición de la Iglesia sobre el matrimonio, por ejemplo". En este sentido, refiriéndose a la Unión Europea, se ha preguntado: "¿Por qué el Parlamento Europeo tiene que imponer una versión cultural dominante sin respetar la tradición de los pueblos que forman parte de ella?".

Reflexionando acerca de la crisis, Angelo Scola ha mostrado su preocupación acerca de la reducción de la vida social a un problema meramente económico: "No creo que estemos saliendo de la crisis; hasta que las finanzas no se equilibren no habrá salida posible. Es necesaria la educación en la gratuidad para que sea posible encontrar un equilibrio entre finanzas y producción. La gratuidad no es fundamentalmente generosidad, sino ante todo, un trabajo realizado con pasión e libertad creativa, es decir, con amor".

Como conclusión, el cardenal ha mostrado la importancia de salvaguardar los elementos distintivos de cada hombre y de cada realidad. En relación con los estudios de género, ha afirmado "que nacen con el deseo de superar la discriminación, la fijación de ciertos roles. Sin embargo, tienden a anular el valor insuperable, irreducible e indeducible de la diferencia sexual". Así, se comprende que la construcción social y personal no puede realizarse como abolición de las diferencias, sino "como un verdadero diálogo, en el que nos escuchamos para construir una ciudad común". Finalmente, reflexionando acerca del papel de los cristianos en esta tarea social, ha subrayado que “la fe es un abrazo lleno de realismo a todos los hombres, un acontecimiento que no puede ser reducido a una militancia o a una ideología socio política”.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja