Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Diálogos de ultratumba

Tulio Alberto Álvarez | 2 comentarios valoración: 3  110 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  110 votos

Lo dijo Carl Schmitt, en 1932: “Sería una torpeza creer que un pueblo sin defensa no tiene más que amigos, y un cálculo escandaloso suponer que la falta de resistencia va a conmover al enemigo. (...) Porque un pueblo haya perdido la fuerza o la voluntad de sostenerse en la esfera de lo político no va a desaparecer lo político del mundo. Lo único que desaparecerá en ese caso es un pueblo débil”. Esta cita de “un jurista” que apoyó al régimen nazi viene al caso porque el pueblo de Venezuela ha demostrado una debilidad inusitada, si tomamos en consideración el heroísmo libertario y la fortaleza institucional que brotan de nuestra historia constitucional.

Desde Venezuela surgió un movimiento que irradió un canto de libertad en toda América Latina. No es mera pompa y circunstancia ese “seguid el ejemplo que Caracas dio” que se tradujo en un grito de libertad y un esfuerzo de conformación que culminó en la primera Constitución de la América Hispana. Los ejércitos de liberación, también de desolación, salieron desde Venezuela para consolidar la fundación de cinco naciones. No es casualidad que sean venezolanos varios de los presidentes inaugurales de las nuevas republicas. Más recientemente, en el siglo XX, rodeados de autoritarismos y dictaduras militares, Venezuela fue isla democrática, refugio de perseguidos y ejemplo de que la humanidad puede ser humana.

La pregunta surge en forma inmediata: ¿Cómo llegamos a este foso de ignominia? ¿Cuál es la explicación de nuestra degradación como nación? ¿Por qué los que una vez fueron perseguidos y hoy gobiernan a sus pueblos, se sientan cómodamente a observar nuestra desgracia?; esto, cuando no colaboran en la misma participando en el festín. ¿Cuántos chilenos, argentinos, uruguayos, colombianos, peruanos, bolivianos, brasileños, ecuatorianos, paraguayos encontraron refugio en nuestra tierra? De ellos, ¿quiénes han hecho algo por ayudarnos a superar esta anarquía y este saqueo? Al contrario, el régimen de El Usurpador se nutre de la colaboración paga de la mayoría de los países del Continente, salvo alguna honrosa excepción.

Ahora resulta que en Venezuela hace falta otro diálogo para anestesiar la resistencia democrática que se ha levantado a lo largo de todo el territorio nacional a pesar de la represión y la censura. Los gobiernos extranjeros se prestan al teatro. Se crea una “Comisión de la Verdad” que, en sí misma, involucra una mentira porque con ella se pretende ocultar una realidad dolorosa: en Venezuela no existen las condiciones objetivas para que pueda calificarse a este régimen como democrático porque no hay separación de poderes, no existen tribunales que amparen a los ciudadanos en la defensa de sus derechos, el régimen ejecuta una tremenda represión y censura, el Estado de Derecho Revolucionario que nos rige es una receta combinada de legalismo y vindicta popular al mejor estilo comunista, se está tratando de imponer una sociedad de pensamiento único y la discriminación de sectores sociales ha llegado al límite de la exclusión.

Recordar es vivir. Tener memoria es conveniente para evitar caer dos veces en la misma celada. Esto lo digo por la estrategia ejecutada por el régimen de Maduro de llamar a un diálogo con la única intención de maquillarse un poco el rostro desfigurado, ese mismo que en el ámbito internacional se ha mostrado tal cual es, la faz de un aparato criminal, represivo y violador de los más elementales derechos humanos. Ellos no tratan de conciliar y llegar a acuerdos para superar esta violencia, solo es una estrategia; y ya la ejecutaron antes.

En Venezuela se instaló una Mesa de Negociación y Acuerdos que llegó a un pacto el 23 de mayo de 2003, supuestamente bajo el espíritu de tolerancia para contribuir al fortalecimiento del clima de paz en el país. Revisemos los compromisos asumidos en aquel momento:

Se planteó el respeto por las convicciones de cada venezolano y la voluntad de reconciliación pero el régimen aprovechó la activación tardía del referéndum revocatorio para comenzar una cacería de brujas que aún perdura sobre los firmantes que activaron el proceso, la famosa lista de Tascón.

Se inspiraron supuestamente en el pluralismo contenido en la Constitución pero inmediatamente plantearon la tesis del hombre nuevo bajo la premisa del pensamiento único muy propio de los peores totalitarismos.

Expresaron su adhesión a los principios consagrados en la Carta Democrática Interamericana pero violentaron el estado de derecho, cometieron un masivo fraude electoral, acumularon todo el poder y se burlaron de la separación e independencia de los poderes públicos. Hoy, en lugar de magistrados y rectores, existen verdugos dispuestos a cualquier bajeza por mantenerse en esa ruin función.

Hablaron del respeto a la soberanía y a la no-intervención pero terminaron de entregar lo que quedaba de país al castrismo cubano y otros intereses extranjeros. Endeudaron al país, suscribieron compromisos sin respetar la reserva de jurisdicción e hipotecaron la riqueza petrolera.

Invocaron el monopolio del uso de la fuerza por parte del Estado, a través de la Fuerza Armada Nacional y policías metropolitanas, estatales y municipales dirigidas por las autoridades civiles que ejercen su mando. Lo que sucedió fue lo contrario ya que magnificaron la ideologización de los militares bajo el grito de “Socialismo y Muerte”, intervinieron las policías de los entes descentralizados, crearon una policía nacional infiltrada por colectivos y delincuentes; y equiparon a la Guardia Nacional como cuerpo represivo que hace rememorar lo peor de las dictaduras latinoamericanas.

Se comprometieron a racionalizar la tenencia de armas y a adelantar una vigorosa campaña de desarme efectivo de la población pero lo que hicieron fue armar a las milicias y grupos paramilitares que hoy se ciernen como mecanismo para aterrorizar a la sociedad civil.

Dijeron que era indispensable un árbitro electoral confiable, transparente e imparcial pero colocaron a Jorge Rodríguez como comisario político que todavía hoy dirige, tras bambalinas, al C.N.E.

Se comprometieron a garantizar la libertad de expresión pero cerraron RCTV y tradicionales circuitos radiales, aplicando una tremenda censura y un acoso impositivo, judicial y económico que les ha permitido apropiarse de la mayoría de los medios de comunicación con el dinero de la corrupción. Esta aberración se traduce en el blackout informativo más tenebroso precisamente en el momento en que se aplasta a la sociedad democrática.

La situación que hoy vive la Mesa de la Unidad Democrática, en mi opinión, es el producto de una gran confusión. Se trata de la forma como asimilan el concepto de Unidad Nacional con la unidad electoral que se ha logrado en las últimas elecciones. La realidad es que están en juego los valores vida y libertad; y para defenderlos no necesitamos elecciones.

Bajo este escenario, aquí no hay nada que discutir; si tomamos en consideración que una de las partes no está dispuesta a escuchar a la otra y solo persigue sortear una crisis política, superar un momento en que se han unido la ilegitimidad de origen y la ilegitimidad de ejercicio. Este diálogo es un monólogo de muerte. Participar es entregarnos al enemigo a discreción. No nos dejarían siquiera la gloria de los vencidos.

>Comentar

* campos obligatorios
2Comentarios
Miguel Moreno
|
Analista de Sistemas
Estimado esta muy bien pensado y redactado el razonamiento. Yo creo que esta discusion es esteril si partimos del siguiente supuesto Si usted estuviera un familiar secuestrado, se negaria a hablar con los secuestradores. En mi modesta opinion reconozco que se ha ido aprendiendo haciendo, se han cometidos torpezas, pero dialogo y protesta no son excluyentes. La receta que le sirvio al gobierno en ese momento no funciona en este contexto con los estudiantes en la calle.
Monica Alvarez
|
EXCELENTE
Yo Difiero del anterior comentario,  y creo que ante lo que mejor que se ha dicho y expresado, ante lo que acontece, lo voy a RESUMIR, NO SE NEGOCIA CON TERRORISTAS!! Este llamado Diálogo, desde el primer día eran Monólogos, se pidieron condiciones mínimas,  y cual terroristas, pero dijeron no, a cualquier tipo, por mínima o civilizada que fuera de condición entre partes, para preceder un Diálogo, que ellos CON LA CARA DESFIGURADA DE TROGLODITAS BARBAROS, ESTIMULARON, A VER SI ALGUIEN, UNASUR MEDIANTE LES HABIA UN LIFFTING, pero llego de de nuevo Alqaeda (el terrorismo que llevan por dentro) y todo se convirtió en un Monólogo, mientras hablan,  obteniéndose, un gran agujero negro, siguen allanando hogares, deteniendo estudiantes, violando DDHH, en fin las garantías están suspendidas y no lo sabíamos, los francotiradores con kalasnikov sueltos y matando con tiros limpios en la nuca, miles de de estudiantes torturados, y l aire acondicionado me imagino que que muy fresquito para que continúe la tertulia, mientras los hijos de otros son los asesinados,  es evidente, este proceso es tan exitoso como el de NEVILLE CHANVERLEIN... Que obtuvo el premio deshonor y también la guerra, como verán hablar con chavistas terroristas y nazis es muy rentable. Tulio CHAPO

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP