Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
22 MAYO 2018

Sin miedo a sentir

| 0 comentarios valoración: 3  1427 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  1427 votos

“Para sanar cualquier emoción hay que permitirse sentirla, no tener miedo”, decía Eduardo Grecco en una entrevista reciente con La Vanguardia. En las redes sociales cada vez se premia más a los valientes que invierten las duras circunstancias que les tocan vivir y las transforman en intensidad de vida, personas que se atreven a sentir de verdad.

Uno de estos casos de heroicidades humanas es el de Zach Sobiech, un chico de 17 años que tomó esa decisión de “vivir a tope” ante un cáncer que llegó a su vida como un tsunami. Es probable que ya conozcas su historia o que hayas escuchado su famosa “Clouds”, un tema que compuso cuando sabía que le quedaban pocos meses de vida. No era músico profesional, pero encontró en su guitarra un medio de expresión y una muleta más para llevar la enfermedad, una muleta que no estaba hecha de un metal frío, sino del más cálido cariño que Zach encontraba a su alrededor.

Historias como la de Zach y como las de tantas otras personas luchadoras hacen que la admiración por ellas venza a la pena que se pueda sentir. Estos son testimonios que conmueven y que unen a la gente, que contagian una pasión por la vida común a toda la humanidad. 

En unas partes del mundo se aprueba la eutanasia infantil y “se ayuda a los ancianos a morir para que no padezcan enfermedades”, en otros se persigue la legalización del aborto y, después, hay otros lugares, más pequeños e insignificantes, donde se fraguan historias que defienden la vida y la viven como un regalo en todas sus circunstancias.

Quizá estaría bien empaparnos de testimonios de este entusiasmo enraizado en la realidad más humana. Quizá de ese modo no se relativizaría tanto cuando alguien elige la muerte antes que la vida y se sabría situar mejor la verdadera tristeza y la auténtica alegría. Como explicaba Grecco, si no nos permitimos sentir la pena, no lograremos superarla. Y digo yo, si no vivimos el dolor, quizá tampoco gocemos tanto de los momentos de alegría.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Claudia Greciet

Periodista entusiasta de las buenas historias que se encuentran en la calle.
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

17 NOVIEMBRE 2014

Guerra contra esperanza

25 ABRIL 2014

Sin miedo a sentir

13 FEBRERO 2014

Pajarita de San Valentín

>Últimos comentarios

- avriq : https://www.avriq.com/ - Por jack
- Personne n'est une île isolée. De toute évidence, les gens sont des animaux grégaires, chacun d'entre eux formant une relation spéciale avec quelqu'un à proximité dans certaines circonstances. replique montre Cependant, ce à quoi nous ne pensons pas, c'est que les individus individuels et individuels du groupe seront indépendants et formeront une relation spéciale.Dans "L'ouzbek", l'auteur mentionne des points de vue très intéressants qui sont contraires à certaines de nos connaissances. Par exemple, dans le groupe, l'intelligence, la conscience et la personnalité de l'individu seront affaiblies, la qualité inconsciente occupera le dessus, formant la conscience collective. Cette conscience collective est temporaire et a certains prémisses. Peu importe à quel point l'intelligence de l'individu est supérieure, il y a un niveau de médiocrité dans le groupe qui intègre chaque individu. Cartier Cela contredisait notre célèbre "Trois Stooges l'un sur l'autre". Il suffit de nous faire savoir pourquoi la «tyrannie de la majorité» est apparue dans la Grèce antique et pourquoi Socrate, qui a maintenu la vérité, sera exilé. - Por jingboo