Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Papas de la libertad

Angelo Scola | 1 comentarios valoración: 3  151 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  151 votos

«Los estilos de vida de los santos no solo se proponen por su elevación de rango sino por su eficacia histórica» (Balthasar). Esta afirmación del famoso teólogo de Basilea explica el gran gesto que se acaba de celebrar en la plaza de San Pedro.

Los santos son hombres y mujeres realizados, que se proponen de manera autorizada por la Iglesia como regla viviente para mujeres y hombres que afrontan la gran cuestión del sentido (significado y dirección) del vivir.

Mucho se ha hablado y escrito estos días sobre las dos grandes figuras de Juan XXIII y Juan Pablo II, de sus diversos estilos (y el estilo es el hombre), de su modo de interpretar el ministerio petrino, de su aportación a la vida de la Iglesia, de su influencia en la historia del mundo. No han faltado lecturas “políticas” tanto de ambas figuras como de la decisión de canonizarlos juntos.

¿Qué más se puede añadir a tal mole de palabras? Personalmente, me gustaría destacar un elemento común a los dos grandes pontífices, algo que yo llamaría “estilo pastoral”. La palabra “pastoral” es un poco complicada porque suena a eclesial, pero su significado es sencillo e inmediato: pastoral es todo aquello que testimonia cómo Cristo muerto y resucitado, por nosotros los hombres y por nuestra salvación, sale al encuentro de toda persona que no se cierra deliberadamente ante Su invitación.

Así, para el papa Roncalli estilo pastoral significa que su acción parte siempre de una paternidad capaz de exaltar lo positivo en toda situación, sin ceder nunca en sus principios. La suya fue una práctica eclesial armónica, siempre renovada según las circunstancias, desde su leal adhesión a la Tradición eclesial apasionada por el bien del pueblo. Un papa libre, capaz de gestos originales. La convocatoria mista del Concilio me parece una consecuencia extraordinaria de este modo “normal” suyo de sentire cum Ecclesia.

Papa Wojtyla, por su parte, practicó un estilo pastoral como tensión indomable a interpretar el deseo constitutivo del “corazón” del hombre. Muchas veces le he definido como “el papa de la libertad”. El número imponente de viajes que hizo a todo el mundo, su enseñanza a campo abierto desde la Redemptor hominis hasta la Evangelium vitae, la invención de las Jornadas Mundiales de la Juventud, la devoción a la Virgen, la decisión de elevar a la santidad a un gran número de diversas figuras de cristianos, su modo de vivir el sufrimiento en el atentado y en los últimos años de su vida, no eran otra cosa que la modalidad humilde, delicada y alegre de proponer a la libertad del hombre la belleza del rostro de Cristo como condición de la felicidad. Cuando tenía solo 19 años, Wojtyla escribió un himno titulado “Magnificat” que me parece una profecía de toda su existencia. Se pueden leer algunos versos: «Tú eres el Maravilloso, el escultor de santos tallados / (…) yo soy un joven robusto de los Tatra. / (…) Mi felicidad te exalta (…) / porque has permitido a mi rostro sumergirse en el azul del cielo, / porque has hecho llover en mis cuerdas la melodía».

Juan XXIII y Juan Pablo II, papas de la libertad.

Publicado en Il Giorno

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
valva urtasun
|
El irresistible atractivo de... un papa
Es cierto que papas históricos muy poco ejemplares han removido la curiosidad del escritor y del cámara. Menos interesantes pudieran parecer los más ejemplares. Sólo quien se decide a meterse en la camarilla del Vaticano y verles desvestirse descubre al hombre dignificado por su esfuerzo contínuo de superación; mediante lo que pueda parecer contradictorio: el ejercicio abandono absoluto de su debilidad en lo más amable. Sólo entonces resulta fascinante su poder.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP