Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Vivir y morir en la Iglesia

José Luis Restán | 2 comentarios valoración: 3  117 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  117 votos

En una ocasión Francisco dijo que su reforma había comenzado con la Misa matutina en la capilla de Santa Marta. Indicaba de esta forma que no se trata en primer lugar de cambiar organismos sino del cambio del corazón que acontece sólo mediante el encuentro con la gracia de Cristo a través de la escucha de la Palabra, de la celebración de los sacramentos y del testimonio de quienes viven en la Iglesia. Cada mañana, sin papeles, el Papa realiza una predicación pegada a las lecturas del día pero con una fortísima intención de guía para este momento de la vida eclesial.

Con su peculiar estilo, Francisco no rehúye la polémica con los males que considera que más afligen al cuerpo eclesial, mostrando siempre con vivo colorido el paralelismo entre los hechos de la vida de Jesús y cuanto sucede en nuestros días. Esta semana ha proseguido su larga lucha contra el intelectualismo y el moralismo, contra la cristalización y la burocratización de la fe, contra su reducción a ideología. Y frente a estos males ha vuelto a mostrar la vida cristiana como el drama de la relación con Jesús resucitado dentro de las circunstancias. “La Iglesia es dispensadora de esta gracia”, había dicho días atrás: la gracia del encuentro con Jesús que cambia la vida, y no una burocracia que fabrica impedimentos para ese encuentro.

En otra homilía, el Papa ha explicado la resistencia de los doctores de la ley al anuncio de Jesús y sus agrias polémicas con el Maestro. Estos doctores “no acaban de entender, daban vueltas sobre las mismas cosas, porque creían que la religión era solo una cuestión de cabeza, de leyes... para ellos era necesario cumplir los mandamientos y nada más... no se imaginaban que pudiera existir el Espíritu Santo”. Interrogaban a Jesús una y otra vez, pero sólo querían discutir, no tenían la apertura necesaria para dejarse tocar por su presencia.

Pero lo que más me ha llamado la atención es la explicación que ofrece el Papa del porqué de esta cerrazón: “Esta gente se había apartado del pueblo de Dios y por esto no podía creer. La fe es un don de Dios, pero la fe viene si tú estás en su pueblo, si tú ahora estás en la Iglesia, si tú te dejas ayudar por los sacramentos, por los hermanos, por la asamblea, si tú crees que esta Iglesia es el Pueblo de Dios. Aquella gente se había apartado, no creía dentro del pueblo de Dios, creía sólo en sus cosas y así habían construido todo un sistema de mandamientos que echaban fuera a la gente”. El juicio del Sucesor de Pedro es incisivo en este punto, y nadie (ni a “izquierda” ni a “derecha”, ni pastores ni fieles) debería esquivarlo con demasiada prisa.

La explicación de Francisco me ha recordado una vibrante afirmación sobre el Espíritu Santo del teólogo Heinrich Schlier, que había realizado un impresionante recorrido desde su condición de pastor luterano hasta su entrada en la Iglesia Católica: “el don de vida que es el Espíritu no lo recibimos más que en la Iglesia y por la Iglesia… y aunque llame a alguien a combatir un espíritu cansado, turbio o falso, que predomine aquí y ahora en la Iglesia, es siempre el Espíritu de la Iglesia el que llama, y llama para meterse dentro de ella y nunca para salirse de ella”. Y esto lo decía un hombre que se había formado en la idea de que el cuerpo, la carne de la Iglesia, es algo así como una prisión enemiga de la libertad del Espíritu. Algo que repiten hoy, como un latiguillo, tantos falsos reformadores y profetas.

Sin el pueblo de Dios no se puede entender a Jesús, no se puede vivir la fe. Cuando Cristo encuentra a uno y lo cura, decía sagazmente Francisco, no lo deja en medio de la calle, lo hace regresar a casa, a nuestro pueblo que es la Iglesia. “El cristianismo no es una idea, es un continuo permanecer en casa… y si salimos de ella por un pecado, por un error, la salvación consiste en regresar a casa, con Jesús en la Iglesia”.

Sólo de ahí puede nacer una auténtica pasión misionera, que no tiene nada que ver con un espíritu de conquista o con la expectativa de presentar un buen saldo. También lo ha dicho el Papa uno de estos días, cuando hablaba de una evangelización que busca encontrar a la persona tal como es y allí donde se encuentra, que no teme “perder tiempo” haciéndose cargo de sus preguntas, de su búsqueda e incluso de sus rebeliones. Porque todos, aun sin saberlo, suspiran por el fuego que arde en esa casa.

En una de estas homilías, quizás de las más hermosas, Francisco exclamaba: “¡Pecador sí, traidor no! Y esto es una gracia: permanecer hasta el final en el Pueblo de Dios. Recibir la gracia de morir en el seno de la Iglesia, en el seno del Pueblo de Dios... ¡Ésta es una gran gracia! ¡Esto no se compra! Es un regalo de Dios y debemos pedirlo: Señor, ¡hazme el regalo de morir en casa, en la Iglesia!”. Precisamente ese fue el último suspiro de nuestra gran Teresa.

>Comentar

* campos obligatorios
2Comentarios
Felipe Ibáñez Mariel
|
Vivir y morir en laIglsia
Semper fidelis, que frase tan hermosa y repetida por Juan Pablo II, la hace suya el Papa Francisco, ojalá sepamos ser fieles hasta el último aliento
Maria Rosa Cantú de Ruiz
|
Vivir y morir en la Iglesia
Qué ciertas y verdaderas estas palabras, yo también lo deseo para mi: "Señor, ¡hazme el regalo de morir en casa, en la Iglesia!"

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP