Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Editorial

Aviso contundente

| 1 comentarios valoración: 3  158 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  158 votos

Los resultados de las elecciones europeas suponen un aviso contundente. El PP consigue una victoria por tres puntos respecto al PSOE que no se hunde del todo. Una primera lectura induciría a pensar que se han salvado los muebles del europeísmo en España. La participación sube respecto a 2009 y los dos partidos mayoritarios se mantienen en su sitio, lo que no sucede, por ejemplo, en Francia.

Que el PP haya obtenido una victoria clara supone que el suelo del centro-derecha se muestra bastante firme. En las elecciones europeas se suele castigar al partido en el Gobierno, y en este caso había muchas razones para ese castigo. Los populares aprobarán, gracias a esto, la nueva ley del aborto.

Pero los resultados de las europeas en España suponen un claro aviso a nuestro sistema democrático. El bipartidismo pierde terreno, asciende Izquierda Unida y Upyd. Pero lo más llamativo es que una formación claramente antisistema como es Podemos, en su primera ocasión, se haga con cinco diputados en la Cámara de Estrasburgo. En muchas Comunidades Autónomas se ha hecho con el 10 por ciento de los votos y en Madrid se convierte en la tercera fuerza. El fenómeno es muy diferente al que protagonizó Ruiz Mateos en otro tiempo.

Podemos representa la opción populista y antisistema que en Francia se llama Frente Nacional y en el Reino Unido Ukip. La lista es muy larga. Lo que pasa es que esa opción en España, cómo no, es de izquierdas. Los votantes del nuevo partido son los jóvenes desencantados que abrazan una demagogia fácil y que no se sienten representados ni por IU ni por los socialistas. No se reconocen en la democracia que construimos con la transición.

En Génova están contentos porque salvan los muebles. Rubalcaba, afortunadamente, también puede defender sus resultados. En Esquerra exultan porque el independentismo más radical se ha convertido en la primera fuerza. Ciudadanos y Upyd celebran la lenta disolución del bipartidismo. Pero de lo que hay que tomar nota es de que hay mucha gente, muchos jóvenes, que no creen en el sistema, que rechazan la partitocracia y a los que les repugnan las instituciones.

Es el mismo fenómeno que se ha registrado en toda Europa este 25 de mayo. No podemos consolarnos pensando que el Grupo Popular Europeo y el Grupo socialista van a tener una mayoría suficiente en Estrasburgo. Es necesaria una Gran Coalición por Europa. Pero esa Gran Coalición será contraproducente si no escucha el grito de las urnas. Es necesario volver a construir Europa, acercarla a los ciudadanos, apostar por políticas de reactivación. Y, sobre todo, es necesaria una educación en la responsabilidad. Europa no puede sostenerse en pie sin la recuperación del sentido de la responsabilidad, sin la conciencia de que la democracia y la prosperidad no forman parte del paisaje sino que son el resultado del empeño de la libertad, del trabajo en común. Los partidos tradicionales se la juegan si no escuchan el aviso.

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
Sandra Gómez
|
¿Vivimos en el mismo país?
En serio, ¿vivimos en el mismo país? Por el título, pensé que podría esta vez encontrar un punto en común con sus editoriales, en mi opinión, siempre tan alejadas de la realidad (o pretendiendo que la realidad diga lo que no dice).

Pero voy por partes: la participación sube respecto a 2009. La afirmación es cierta pero por un margen tan, tan escaso que no hacer referencia a él es engañoso: Si se refieren al conjunto de Europa, el aumento es de 0,09 % (estimación a 25/5/2014 23:58 CEST; fuente http://www.resultados-elecciones2014.eu/). Si se refiere a España es de 1,03 % más (igual fuente). Lo cual es como decir que ha votado menos gente porque en cinco años algo habrá aumentado el censo, digo yo. Por lo tanto, primer dato flojo.

“Que el PP haya obtenido una victoria clara” o que “se mantiene en su sitio”, “están contentos”, da un poco de risa cuando ha pasado de un 42,23 % (23 escaños) a un 26,06 % (16 escaños). Sé que a los periodistas les gusta hablar de elecciones y debates en clave ganar/perder y les agrada simplificar el discurso para sus lectores menos exigentes. Pero es necesario que hagan un análisis más fino, creo yo (salvo que quieran simplemente dar consignas y no herramientas para un juicio). Y que si para un aumento de 1,03 afirman que la participación “sube” (sin más), no pueden decir que una disminución en más de 16 puntos porcentuales (7 escaños) supone una “clara victoria”. Digan que han sacado más que el siguiente pero no que tiene una superioridad clara. Y sobre todo, den datos no lecturas sesgadas. Por cierto, muy, muy contentos no estarán en Génova cuando ni siquiera salieron al balcón para celebrarlo.

Y si con el PP se lucen, con el PSOE ya ni les cuento. Tenía 38,51 % en 2009 (21 diputados) pasando al 23 % (14 diputados); es decir 15,51 % y 7 escaños menos. O sea, cualquier cosa menos “mantenerse en su sitio”.  Y por cierto, que Rubalcaba pueda defender sus resultados… pues no sé qué quieren que le diga cuando ha asumido su derrota y se está yendo.

La opinión sobre la nueva ley del aborto me hace gracia aunque no entiendo bien qué relación guarda con los resultados europeos. Creo que el PP habría hecho lo que le diera la gana sacara el resultado que sacara porque una cosa es la elección europea y otra lo que pasa en España (mayoría absoluta). Estoy seguro que por sacar estos resultados los contrincantes no van a encontrar su ley más aceptable o con mayor respaldo popular.

Lo del “claro aviso a nuestro sistema democrático” merece también ser comentado. Que yo sepa, pero corríjanme, Podemos se ha presentado como un partido político, reconocido e inscrito en el M. del Interior, ha presentado una lista y les guste o no, ha obtenido muchos votos. Muchísimos si tienen en cuenta el poco tiempo que llevan funcionando. ¿Son todos ellos antidemócratas o, al contrario, han votado libre y pacíficamente? Por favor, no confundan las ideas que tienen y que Uds. pueden no compartir (de hecho, la coletilla “como no” les delata) con que estén atentando contra el sistema democrático cuando lo han seguido sin reproche alguno por lo que a estas elecciones se refiere. La interpretación que hacen de que “los votantes del nuevo partido son los jóvenes desencantados que abrazan una demagogia fácil y que no se sienten representados ni por IU ni por los socialistas” es, simplemente, una afirmación sin fundamento (o al menos, no lo expresan): por lo de “jóvenes” (qué sabrán Uds. sobre sus edades), y por lo de su previa representatividad en IU y PSOE (conclusión facilona). Afirmaciones como estas refuerzan sus posiciones.

El resto, Gran Coalición (así con mayúsculas impresionantes), volver a construir Europa, acercarla a los ciudadanos…. me suena bastante vacío, poco original, sin base sólida.

Saludos.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP