Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016

Reinas de la vida

| 0 comentarios valoración: 3  154 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  154 votos

Ha vuelto a ocurrir. Una noticia de alguien cercano y muy querido ha hecho que mi interior sea sacudido fuertemente. Cuando se ama , todo lo que acontece al prójimo redunda en uno mismo, en esa simbiosis que los une.

Una vez más el  misterio del "¿por qué a mí?", una vez más , el sentimiento de que todo se hunde, que se entra en la oscuridad sin esperanza de ver la luz. Y una vez más, hay que aguardar a que el polvo del derrumbamiento nos deje vislumbrar  la claridad y la tierra firme, donde volver a levantarse y reconstruir lo desplomado.

Hace unos días, una queridísima amiga  acudía al ginecólogo, para realizar su control de la 16 semana de embarazo en la que se encontraba. Allí recibía una noticia, que daría un vuelco a su vida y también a los que están cercanos a ella. Su bebé, presentaba una anomalía en la formación. Diagnóstico : "anencefalia"; en lenguaje coloquial, podríamos decir, que el hueso del cráneo no se ha formado. Esta malformación es incompatible con la vida extrauterina. O sea, el embarazo puede llegar a su término, pero al nacer, el bebé solo tendrá unas horas de vida. Eso es lo que dicen los médicos, luego ...

¿Y quién encaja bien una noticia de esta índole? Imagino que debe ser una de esas puñaladas, que atraviesa el corazón de una madre. La paralización total de todo el ser, por el  golpe asestado. Unos segundos eternos, para ser consciente de que se sigue en el mundo real, y empezar a escuchar las primeras palabras de aliento, de soporte, de ayuda para levantarse.

Pero una vez más, las primeras palabras que se  oyen , son  las de seguir destruyendo y asolando. Llegan de la boca de la primera persona que descubre lo que ocurre dentro del vientre materno. El profesional  que un día hizo un juramento  proclamando que : "Si puedo salvar una vida, lo haré...  Por sobre todas las cosas, no debo jugar a ser Dios".

"Ya sabes que estás en uno de los supuestos legales para abortar".. .fue el consejo dado ,  a lo que mi querida amiga respondió : "Eso es innegociable". Y en esa sentencia proclamada por la madre de la criatura, vuelve a repetirse el "Fiat" , que la Madre de Dios ,entregó al ángel Gabriel. "No acabo de entenderlo, no sé como sucederá, ni lo que ocurrirá, pero sí; acepto".

Y yo no puedo más que emocionarme ante estos "sí quiero" que tantas madres valientes saben ofrecer. "Sí quiero tener a mi bebé, sí quiero amarlo durante todos los segundos que su corazón seguirá latiendo, sí quiero entregarle toda mi ternura, cariño y amor, sí quiero prometerle que voy a cuidarlo hasta  su último aliento por breve que sea..."

Leía hace tiempo un libro de Tatiana Góricheva, titulado : "La fuerza de la locura cristiana"  donde descubre a estos "locos y necios" (hablando de los cristianos) en medio de las masas, de esta sociedad consumista y materialista, hombres y mujeres que tienen el coraje de vivir al margen de la sociedad. Locura de la que ella decidió contagiarse. Porque es  real, lo que la fe mueve capacitándonos para afrontar , vivir y proclamar, lo que es locura y escándalo, para un mundo idólatra y hedonista, al que no le importa destruir, todo aquello que no cumple con los cánones que  han establecido. Hoy más que nunca, puede llamarse a esta sociedad en la que estamos inmersos,  la de los sepulcros blanqueados. Belleza exterior, ocultando podedumbre interior.

Me decía  la abuela del bebé  : " Me he dado cuenta de que las personas sin fe, al comunicarles la noticia, parece que me están dando el pésame - «cuanto lo siento, hoy hay medios para no tenerlo, que pena...»- y todas aquellas que viven de fe, todo lo contrario, siempre una palabra de aliento, de esperanza, de ilusión, de confianza"... No se necesitan muchos razonamientos para distinguir la luz de la oscuridad.

"¿Y lo vas a tener?" es la gran pregunta que inquieta a los que ni siquiera se molestarán en seguir interesándose por el embarazo de la amiga, ni mucho menos por su estado emocional. Ni se les pasa por la cabeza, ofrecerse para cualquier ayuda.

Pues yo, les voy a responder .  La destrucción de una vida "que no gusta o molesta" se ofrece solo a personas cobardes y egoístas . A las valientes y heroicas de verdad,  que también manifiestan su miedo y pavor, tal vez mucho más  de  las que se rinden,  se les brinda seguir adelante. La diferencia de las que aceptan una u otra opción, estriba en que unas capitulan y las otras deciden ir a  a la batalla a luchar. Es una contienda en defensa del amor.  Y yo, ante estas heroínas, doblo mi rodilla reconociéndolas como reinas de la vida.

¿Queréis algunos testimonios reales de lo que digo? Pinchar en estos enlaces y los veréis.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angelo

Casado y padre de cinco hijos. Apasionado de mi familia. El mejor título que se me ha otorgado en la vida es el de la paternidad. Agradecido por tanto bien recibido. Feliz de haberme encontrado con Dios tras años de caminar perdido. Estoy convencido de que este mundo se puede cambiar, llevando amor aunque no se reciba. Y yo quiero empeñarme en ello
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

27 FEBRERO 2015

Llamad y se os abrirá

6 OCTUBRE 2014

YO SOY EL QUE SOY

1 OCTUBRE 2014

La mamá

17 SEPTIEMBRE 2014

Pepito

15 SEPTIEMBRE 2014

Escampará

>Últimos comentarios

- Llevas razón por eso  cuando nos acordamos de que nuestros hijos son hijos de Dios es cuando nos sentimos en paz. El miedo, en cambio, aparece cuando te olvidas de que Jesuscristo ha muerto por tu hijo, por cada hijo - Por Puri
- Amén, amén y amén. Es como dices. Y, como dices, lo ha sido. Lees a Aristóteles y cuando te hace una valoración de la juventud parece escrito por un padre de hoy en día. (Ángelo, estos de Páginas Digital ¿no se pasan de control de seguridad? He tenido que marcar hasta la talla de calzoncillos). Un abrazo bien fuerte. - Por Rafael

>DESCARGA NUESTRA APP