Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Pablo Martín de Santa Olalla

"Grillo está en decadencia"

P.D. | 0 comentarios valoración: 3  101 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  101 votos

¿Qué te han parecido los resultados de las elecciones en Italia? Parece que Renzi se consolida y que Berlusconi se hunde.

Han sido muy relevantes. Matteo Renzi ha obtenido la recompensa a sus denonados esfuerzos por romper con el inmovilismo que impera en la política italiana desde hace décadas. Aunque es cierto que sus principales reformas se encuentran todavía a medias, ha insuflado aire fresco en el excesivamente viciado ambiente de la política italiana. Grillo, por su parte, ha perdido cuatro puntos con respecto a las elecciones generales de febrero de 2013: es cierto que se ha convertido en la segunda fuerza política del país, pero también que su movimiento parece haber iniciado una clara decadencia.

¿Cuál puede ser el futuro del centro-derecha en Italia?

Resulta difícil de predecir. Para comenzar, ha perdido parte de su espacio, ya que Renzi, con medidas como bajar los impuestos, ha ocupado una parte de la centralidad. Además, de momento no hay líder que sustituya a un ya casi irrelevante Berlusconi: Angelino Alfano, su antiguo "delfín" y fundador del partido Nuovo Centrodestra, se ha quedado en un exiguo 4.4% de los votos. Berlusconi ha visto reducido su apoyo a la mitad (un 15%), y de momento no se ve aparecer a ningún nuevo líder, porque Berlusconi no llevó a cabo ninguna previsión sucesoria y ahora se ven las consecuencias.

Parece que Grillo se desinfla. ¿Por qué?

Porque ha demostrado dos cosas: la primera, que no tiene ningún tipo de programa alternativo, ya que sigue limitándose a querer mandar a los políticos a casa, y por ello los italianos que le han votado deben sentirse muy decepcionados con su manera de actuar. La segunda, ha actuado como un auténtico dictador dentro de su formación, expulsando a numerosos diputados y senadores por el mero hecho de discrepar. A mi juicio, Grillo es tan negativo para la democracia italiana como lo son los políticos corruptos.

En tu libro El laberinto italiano. Del fenómeno Berlusconi a la crisis actual, 1994-2014 (Editorial Liber Factory), abordas dos décadas de la reciente historia de Italia. ¿Cuáles son las claves para comprender estas dos décadas?

La primera es percatarse que de la crisis de los partidos tradicionales sale un nuevo panorama político con partidos y dirigentes que en muchos casos nada tienen que ver con el pasado: solo hay que ver el caso de Berlusconi, que hasta 1994 se había dedicado en exclusiva a dirigir sus empresas y un club de fútbol. Por otra parte, Italia entra en una etapa de alternancia entre el centroderecha y el centroizquierda, alternancia que llegará hasta noviembre de 2011, en que Berlusconi se ve obligado a dimitir y es sustituido por el ex comisario europeo Mario Monti. Además, son años en los que el país acaba entrando en una dinámica negativa: tras la etapa 1992-2001, en que entre gobiernos de carácter "técnico" (como el de Carlo Azeglio Ciampi) y gobiernos de centroizquierda (los liderados por Romano Prodi, Massimo D´Alema y Giuliano Amato), el país es capaz de incorporarse a la moneda única con importantes sacrificios para la política italiana, a partir de ahí se entra en una espiral muy negativa que hace a la economía italiana retroceder y retroceder, y con ello perder cada vez más su extraordinario potencial industrial.

Hay quien explicó la operación "Manos Limpias" (Mani Pulite) como un intento de las élites por destruir a los partidos de base popular.

No creo que esto fuera así. La realidad es que los partidos se corrompieron como consecuencia de demasiados años en el poder. La Democracia Cristiana había sido ininterrumpidamente la dominadora de la vida política desde 1945 hasta 1980. A partir de 1981, con la configuración de los llamados gobiernos "pentapartitos", es el socialismo quien asume el papel protagonista de la mano de Bettino Craxi. La realidad es que un pequeño incidente protagonizado por un político de escasa relevancia (Mario Chiesa, detenido en 1992 por un tema de sobornos) dejó al descubierto una amplísima mancha de corrupción que se llevaría por delante nada más y nada menos que a la Democracia Cristiana y al Partido Socialista, además de otros partidos menores. Las investigaciones posteriores pondrían de manifiesto que el partido más corrupto fue el socialista, pero que también había otras formaciones salpicadas por este fenómeno.

¿Qué papel ha jugado Napolitano?

Napolitano es la figura más respetada en Italia porque es el único que sabe actuar con sentido de Estado. En este momento está realizando un importante sacrificio personal porque sigue siendo presidente de la República a pesar de su avanzadísima edad (le queda solo un año para cumplir los noventa). Es el único capaz de dar estabilidad al país a pesar de la poca colaboración que le prestan políticos tan nefastos como Silvio Berlusconi o Beppe Grillo.

¿Es Berlusconi el responsable del empobrecimiento de la política italiana?

En gran medida, sí. Sus años de gobierno coinciden con los de menor crecimiento económico italiano: el peor año de la década anterior, que fue 2009 (con un decrecimiento del PIB de nada menos que cinco puntos), él gobernaba con una mayoría muy cómoda. Y es que durante los años en que fue primer ministro (1994, 2001-2006 y 2008-2011) Berlusconi se dedicó sólo a dos cosas: por un lado, a favorecer sus empresas (creando un auténtico "conflicto de intereses"); y por otro, a enfrentar al Estado con la justicia italiana (como manera de salir indemne de los numerosos procesos judiciales abiertos). Su expulsión del Parlamento italiano, acaecida en noviembre pasado, puso de manifiesto hasta qué punto su desaparición política resultaba más que necesaria. Lo que no quita reconocer que también el centro-izquierda italiano ha estado muy desafortunado también en no pocas ocasiones, en particular el partido Refundación Comunista, culpable de la caída de los gobiernos de Prodi debido a la falta de visión política de su líder, Fausto Bertinotti.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP