Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Normalidad

José Luis Requero | 0 comentarios valoración: 3  60 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  60 votos

Abdicar no es renunciar. Abdicar implica, sí, una renuncia pero es la del titular de la Corona; quien renuncia y no abdica es quien está en el orden de sucesión. Lo que ha hecho el Rey al abdicar la Corona es manifestar su deseo de cederla o abandonarla dando lugar a uno de los supuestos de transmisión de la misma.

La Constitución prevé en el artículo 57.5 que sea una ley orgánica lo que supone que en el Consejo de Ministros remita al Congreso de los Diputados el proyecto de esa ley orgánica. Son el Congreso y Senado quienes autorizan la abdicación y que se provea la sucesión, lo que está en consonancia con la caracterización del régimen político español como una monarquía parlamentaria.

Que sea una ley orgánica y no una ley ordinaria implica que se exige una votación final en el Congreso de los Diputados sobre la totalidad del proyecto, tal y como exige el artículo 81.2 de la Constitución, con la consiguiente intervención sucesiva de ambas Cámaras, lo que no quita para que se acuda a trámites abreviados en el procedimiento legislativo.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP