Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Macarena Cotelo

"Hay un sentimiento de venganza entre la población israelí"

José María Gutiérrez Montero | 1 comentarios valoración: 3  37 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  37 votos

Vuelve la espiral de violencia a Tierra Santa. ¿Qué consecuencias puede tener?

Lo que está ocurriendo estos días en Israel y Palestina hace mucho tiempo que no se vivía. Existe un auténtico sentimiento de venganza por parte de un sector importante de la sociedad israelí, que se expresa en términos tan tremendos como los que refleja la fotografía que ilustra esta entrevista, publicada en Facebook (“odiar a los árabes no es racismo, es tener valores”). Durante la última semana ha habido manifestaciones contra la población árabe en esta misma línea, y dentro de la ciudad de Belén, que es área autónoma palestina, ha habido enfrentamientos entre el ejército de Israel y jóvenes palestinos. Por dar algún dato positivo, en Tel Aviv también ha habido una manifestación pidiendo un poco de cordura. Las fechas en las que nos encontramos –con el comienzo del Ramadán– no permiten augurar que los próximos días sean tranquilos.

¿Cuál es la situación humanitaria en Cisjordania?

Realmente la situación es muy difícil, sobre todo si tenemos en cuenta que Israel cerró sus fronteras con Palestina desde que se supo del secuestro de los tres jóvenes israelíes, el pasado 12 de junio. Estos cierres tienen como consecuencia inmediata la imposibilidad de los trabajadores que tienen su empleo al otro lado de la frontera, de acceder a su puesto de trabajo; la falta de abastecimiento de todo tipo de productos de consumo y materias primas; el aislamiento de ciudades enteras, y muchas veces la separación de miembros de una misma familia. La violencia alimentada por el sentimiento de venganza que se ha apoderado de una parte importante de la sociedad israelí desde que se encontraron los cadáveres de los tres jóvenes no hace sino agravar aún más la situación y generar más incertidumbre sobre el futuro.

¿Ha fracasado la iniciativa del Papa Francisco?

La iniciativa del Papa Francisco fue realmente maravillosa y totalmente coherente con el espíritu evangélico que inspira todas sus manifestaciones. Sin embargo, cualquiera que conozca un poco este terreno se daría cuenta de que el representante que Israel envió era sin duda alguna el mejor que podía enviar y el que menos comprometía su política. Me explico. Era el mejor que podía enviar, porque Shimon Peres sin duda es un personaje histórico, Premio Nobel de la Paz en 1994 junto con Isaac Rabin y Yaser Arafat, dos veces primer ministro de Israel y actual presidente de la nación. Todo un personaje público a la altura del evento convocado por Su Santidad, que ha demostrado una cierta capacidad de aproximación al oponente palestino. No obstante, el presidente de Israel es una figura con un peso político relativamente limitado en la arena nacional, y además en el caso de Peres con fecha de caducidad próxima. Otro dato interesante es el escaso eco que tuvo en los medios de comunicación israelíes la iniciativa del Papa. El peso político de la delegación palestina era considerablemente más representativo, y cabe recordar que el presidente Abás fue uno de los fundadores del partido Al Fatah, en principio alejado de los planteamientos más radicales de Hamás. Si bien el reciente acuerdo alcanzado entre ambos partidos desde luego no beneficia mucho su imagen internacional.

¿Y cómo sufren la situación los cristianos?

La actual crisis no distingue entre árabes musulmanes y cristianos: la ira israelí se dirige indistintamente contra toda la población árabe en su conjunto. Desgraciadamente, la historia de las últimas décadas nos muestra que estos conflictos tienen como consecuencia, entre otras, la emigración de los cristianos, que se encuentran cada vez más en minoría. Lo estamos viendo, y en dimensiones de drama humano, en Iraq y en Siria.

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
Juán Luis Sevilla Bujalance
|
Musulmanes y judíos en Palestina
EStas líneas, con las que estoy de acuerdo, pueden servir para hacer ver algo que aquí se desconoce:entre nosotros existe con frecuencia la idea que presenta a los judíos como un pueblo occidentalizado, que se identifica con nosotros plenamente,  y es tolerante con los miembros de otras religiones. Frente a esto, se sitúa, con no menos frecuencia, a los musulmanes como un pueblo hostil, nada civilizado, y en total y absoluta enemistad e incompatibilidad con nosotros. Falso. Es hora ya de ir desterrando estas generalizaciones que son irreales. Conste que no puedo identificarme en el conflicto que hay en Palestina con uno ni con otro, por los muchos matices que hay que apreciar. Pero, sobre todo, quienes no han hecho daño a nadie, y están siempre prestos al colabnorar con el bien, son los cristianos de quienes apenas se habla. Hora es ya de reconocerlo.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP