Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016

Filosofar

Vicente A. Morro López | 1 comentarios valoración: 3  62 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  62 votos

Etimológicamente, ‘filosofía’ significa amor a la sabiduría. La auténtica sabiduría no puede ser sino conocimiento, o al menos búsqueda, de la verdad. Verdad que no es opinión subjetiva sino adecuación a la naturaleza y realidad de las cosas. Tenemos así que la filosofía es, en puridad, amor a la verdad de las cosas en su propia realidad, sean las cosas de las que en cada momento se trate personas, ideas, animales, conceptos o simples objetos. Si hablamos del hombre, por ejemplo, la filosofía no puede sino mostrarnos su esencial dignidad y su naturaleza, independientemente de sus circunstancias concretas o de su situación particular. La filosofía no es pues un saber puramente especulativo, que puede hacer, deshacer o rehacer la realidad a su antojo. La filosofía está limitada por la realidad, es decir, por la verdad de las cosas tal como son.

Si no es un mero saber especulativo, y tiene además que ajustarse a la realidad de las cosas, la filosofía, para tener sentido, no puede ser una actividad meramente teórica. La filosofía no puede ser una colección de elucubraciones, por elaboradas y brillantes que puedan parecer. La filosofía tiene que ser un saber práctico. Un saber que, al decirnos algo sobre la naturaleza de las cosas, nos sea útil para nuestra vida, para nuestra propia realidad, para nuestra circunstancia personal, histórica o social. La filosofía es un saber que nos dice algo sobre la realidad, y nos lo dice para algo. No puede ser un saber para iniciados que solo algunos expertos entiendan; no puede ser una jerga técnica que en lugar de mostrarnos la realidad la enmascare o desfigure. La filosofía que no incita a actuar es un saber inútil (por cierto, el hombre, por su propia naturaleza, jamás es una pasión inútil). Más aún, una filosofía que lleve al inmovilismo, la parálisis o el conformismo, no es ‘filosofía’.

Como saber práctico sobre la realidad de las cosas, la filosofía nos debe servir para poder cambiar aquello que deba ser transformado. Volviendo al ejemplo anterior del hombre, si algo atenta contra su dignidad, por violencia, injusticia, manipulación o mentira, la función de la filosofía será denunciarlo e indicarnos cómo cambiarlo. La filosofía, si es auténtica y quiere ser fiel a sí misma, no podrá ignorar cualquier realidad que atente contra la dignidad del ser humano, ni limitarse a describirla ni, menos aún, podrá hacer un discurso que oculte o desvirtúe esa realidad. En ese sentido, y solo en ese, la filosofía tiene que ser una herramienta, un arma si es preciso.

Por eso, me parece muy acertada la crítica que hace Marx en la undécima de sus conocidas Tesis sobre Feuerbach: «Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.» Transformar, y no inventar, rehacer o recrear. Filosofar tendrá sentido si sirve para restituir las cosas a su verdad, a su naturaleza, a su esencia, cuando han sido desvirtuadas o manipuladas por el hombre. No tendrá sentido si lo que se pretende es inventar una realidad alternativa, desligada de la verdad. Desgraciadamente, hay mucho “filósofo” –el profesional, académico o no, especialmente- que sigue interpretando el mundo sin vinculación alguna a la realidad: juegos de palabras –palabrería- simplemente.

Cuando tratemos del ser humano, la filosofía será siempre Política, entendida como búsqueda del bien común. Filosofar será, necesariamente, hacer Política –pero aquí es donde radica el peligro de que la filosofía se convierta en pura ideología: cuando la verdad no se ajuste a nuestros apriorisimos y prejuicios y por eso decidamos que no nos vale, que no nos interesa, y decidamos ignorarla-. Política como saber y actividad destinada a mejorar el mundo que habitamos. Política, y no política. Política que busque la verdad y, una vez alcanzada, se ajuste a ella. No política que se aleje de la verdad o que pretenda manipularla –ideología- para conseguir sus objetivos, aunque estos lo que hagan sea apartarse de la realidad, de las evidencias, de la naturaleza de las cosas. En este sentido, la expresión Filosofía Política sería un pleonasmo. La filosofía sería así un arma contra las políticas alejadas de lo verdaderamente humano.

Filosofar es una actividad que se debe hacer ‘de pie’. ¿Por qué? Porque es la actitud del que está presto a la acción, del que está dispuesto a implicarse, a trabajar para cambiar las cosas. La filosofía no se puede hacer estando ‘sentado’, a menos que lo único que se pretenda sea una actitud meramente teórica o un lucimiento personal desde la seguridad de una cátedra, escuela, movimiento o poltrona. Tampoco se debe hacer ‘de rodillas’. De rodillas, ya lo dijo Benedicto XVI, se hace la auténtica teología. Teología, como saber que busca la verdad sobre Dios, pero que no la inventa o interpreta, o saber que no se busca a sí mismo o se agota en sus propios juegos. Una cosa es ‘teología’ y otra, muy diferente, es ideología pseudoteológica. La filosofía se hace de pie, pero esto no impide que se pueda hacer fijando la mirada en la Verdad. Es más, cuanto más se mire la Verdad, más fácil será llegar a la verdad de cada cosa. Mirar a la Verdad es tener la razón iluminada por la fe. Iluminada, pero no cegada ni ofuscada ni anulada. Razón y fe, ciencia y religión, no son incompatibles; al contrario con complementarias. Incompatibles son ciencia e ideología; verdadera filosofía, que busca la verdad de las cosas, e ideología, que la niega.

Filosofar es mirar y buscar sin miedo la verdad, especialmente la Verdad.

 

Un ejemplo de esta forma de ver el mundo que propongo, de este modo de filosofar, es la mirada de William V. Barber sobre la actualidad. La actitud de William es la del auténtico filósofo, amigo de la sabiduría y, por tanto, del hombre. Su forma de expresarla, su medio, el arte gráfico. Su materia, la realidad circundante, la circunstancia histórica. Su proceso, mirar atentamente la realidad, reflexionar –filosofar- y, finalmente, denunciar.

Con autorización de mi amigo, adjunto dos de sus últimas creaciones.

http://williamvbarber.blogspot.com.es/

 

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
José Luis Amat
|
Gracias
Y trae cuenta. La búsqueda de la Verdad y hacerse preguntas continuamente.

<< volver

sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

El PP se ha rendido - Vicente, magnífico post. Das en el clavo, el PP ha renunciado a todo lo que ha motivado que muchísimos españoles le diéramos nuestra confianza. Hay un excelente artículo al respecto de Francisco J. Contreras  en Libertad Digital. Es muy penoso que no hayan derogado, completa, la Ley 3/2007, aquella que invertía la carga de la prueba, siendo así que el que es denunciado por discriminación hacia las mujeres tenga que probar que no lo ha hecho. En esa ley se nos impone a todos una ideología -que parte de una falsedad-, la ideología de género. Y en esa ley encontramos este artículo, que el PP no ha tenido narices de derogar al día siguiente de llegar al poder. Se comenta por sí sólo: Art. 14 de la Ley Orgánica 3/2007: (Criterios generales de actuación de los Poderes Públicos). 11. “La implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”. ¡Gracias, sabio amigo! - Por JOAQUIN POLO
Poco futuro - Excelente artículo, es muy completo, se agradece. Es una pena que el ministro Wert, se haya encerrado, sin escuchar a nadie-nadie. Quien saldrá perdiendo de estos desencuentros serán, -una vez más-, nuestros hijos. - Por José Luis Amat
Tutora legal - La desprotección de las "tutoras legales" es realmente significativa... Un juez podría acogerse a esta omisión para privar del derecho de educación a los hijos adoptivos de una pareja de lesbianas...  - Por Anselmo
Gracias, gracias y gracias. - Agradezco de corazón vuestros comentarios. Para mí es un privilegio poder escribir en Páginas Digital. Me parece increíble que haya gente que se moleste en leerme y votar. Espero no defraudar a nadie. Quiera Dios que lo poco o mucho que se pueda hacer desde este blog sirva para acercar a alguien a la Verdad. - Por Vicente Morro López
- animo Vicente¡ muy b uena idea ¡¡¡ - Por benito zuazu sanchez

>DESCARGA NUESTRA APP