Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Raúl Sánchez, director de la Federación Española de Familias Numerosas

Dimensión familiar para la reforma fiscal y para todas las políticas públicas

José María Gutiérrez | 0 comentarios valoración: 3  39 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  39 votos

¿Favorece a las familias la reforma que va aprobar esta semana el Gobierno?

La reforma es más favorable para las familias con hijos o con personas dependientes que lo que teníamos antes, sobre todo porque incorpora por primera vez deducciones específicas para familias numerosas y porque se aumentan las cuantías de los mínimos vitales y familiares. Es decir, el nuevo IRPF da un trato más positivo a los hogares con más miembros dependientes, ya sean niños o mayores. Por otro lado, pensamos que la reforma se queda corta si queremos tratar a las familias como hacen la mayor parte de países europeos. También porque no se tocan los impuestos indirectos, el IVA, que son una verdadera vergüenza: un ejemplo es el de los pañales para bebés, que tienen el 21% de IVA, como si fueran un producto de lujo, mientras que los pañales para adultos sí tienen un IVA reducido.

¿Han conseguido del Gobierno que la deducción familiar provenga de la base y no de la cuota? ¿Cómo valora la variación que hizo en su momento de esta cuestión?

Esa es precisamente una de las peticiones que hicimos hace dos semanas al ministro Montoro. Cuando se reformó el IRPF bajo el gobierno de Aznar se introdujo la deducción de los mínimos personales y familiares en la base imponible del impuesto, lo que parece más lógico y razonable: de lo que ingreso quito la parte necesaria y básica para vivir de cada miembro del hogar, y sobre lo que queda comienzo a calcular el impuesto. Ahora siguen restándose de la base liquidable, por lo que su efecto positivo es mucho menor. Por otro lado, su cuantía era absolutamente ridícula, y no respondía en absoluto al concepto mismo de mínimo necesario para vivir. Ahora se han aumentado las cuantías, aunque siguen lejos de las cifras reales.

¿Cómo deberían calcularse los mínimos exentos?

Nosotros no estamos tanto a favor de establecer mínimos como de tener en cuenta a todos los miembros de la familia, como sucede en Francia, por ejemplo, con el llamado "cociente familiar" del Impuesto sobre la Renta; es decir, que la renta se divida primero entre los miembros del hogar, dando lugar a la renta per cápita familiar, sobre la que se calcula el impuesto: este sistema es mucho más justo y equitativo, y los expertos lo consideran como uno de los factores que ayudan a que Francia tenga una de las tasas de natalidad más elevadas de Europa.

¿Cuál es el trato fiscal que recibe la familia en España en comparación con el resto de Europa?

El problema de España ha sido la ausencia de políticas de apoyo a las familias, al ignorar la perspectiva de familia en las políticas públicas. Por eso las familias ya no solo no reciben ninguna ayuda, sino que incluso tener hijos acaba siendo un motivo de penalización o de discriminación respecto al resto de los ciudadanos. Esto también sucede en la fiscalidad, no solo con el IRPF, sino por ejemplo con el IVA: ¿es normal que los niños, que no tienen ningún tipo de ingreso, tengan que pagar impuestos? Pues lo hacen: su comida, su ropa, todo lo que usan, está gravado con el IVA. Otro campo es el de la fiscalidad local. La Federación de Familias Numerosas ya consiguió que se introdujeran bonificaciones en el IBI, que no todos los ayuntamientos hacen, pero hay otros muchos impuestos que no tienen en cuenta las circunstancias familiares. Un ejemplo puede ser el impuesto de circulación, que como se calcula por la potencia del vehículo y las familias numerosas necesitan vehículos grandes, siempre pagan más. Y así con todo.

¿Qué más cambios habría que introducir?

Pensamos que hace falta una verdadera revolución para introducir la perspectiva de familia no solo en la fiscalidad, sino en todas las políticas públicas y en general en nuestro modelo social y económico. El hecho de solo dirigirse a individuos hace que la dimensión familiar esté ignorada, provocando multitud de problemas, no solo fiscales, sino, por ejemplo, todo lo que supone la conciliación de la vida familiar y personal: las familias no tienen tiempo para ejercer sus funciones propias, y de ahí llegan tensiones y problemas de fracaso escolar, violencia, rupturas, etc. Así no es de extrañar que seamos de los últimos países del mundo en natalidad, y se retrasen los matrimonios y la formación de hogares. Si queremos apostar por un futuro sostenible, y mantener nuestro sistema de bienestar, el trato a las familias es clave. Ojalá esta reforma fiscal, y el plan de apoyo a la familia que se aprobará al mismo tiempo por el Gobierno, sea un primer paso para conseguirlo, y se mantenga en el tiempo. Nos jugamos mucho.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP