Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

La España de Sánchez

Antxon Sarasqueta | 0 comentarios valoración: 3  39 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  39 votos

La Unión Europea acaba de publicar el índice de las personas con mayor riesgo de pobreza y exclusión social en las distintas regiones de Europa, y con el 38,3% Andalucía es la primera entre las grandes comunidades. Este mismo mes Eurostat ha actualizado además sus estadísticas sobre el paro por regiones europeas, y con el 36,2% Andalucía está a la cabeza.

Datos que reflejan un modelo político defendido de forma explícita como paradigma del socialismo por el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Las ideas expresadas por Sánchez reflejan la España que quiere el socialismo, y que responde a una ideología anti-liberal. Hace tiempo que el socialismo español abandonó lo que tanto gustaba de repetir a mi buen amigo Enrique Múgica de “soy socialista a fuer de liberal”, citando la frase acuñada por el histórico Indalecio Prieto.

Sánchez ha dicho que quiere romper la actual Constitución y crear una España federal y socialista. En eso consiste el cambio que propone. “Quiero una España federal”, dijo Sánchez en el congreso del que salió investido como nuevo líder del PSOE, y propuso “una reforma constitucional para alumbrar esa España federal”. Ahí está el engaño: un modelo federal no es reformar la Constitución, es dinamitar la actual. Porque no se puede cambiar el estado de las autonomías por un estado federal dentro de la misma constitución. Son dos modelos opuestos.

De lo que se trata es de romper el actual modelo constitucional y de hacer otro a imagen y semejanza de la ideología socialista, tal y como se explicitó en el mismo lema del citado congreso y que el propio Sánchez repitió en su discurso: “Vamos a cambiar el PSOE para cambiar España”. Es otro de los engaños, porque el PSOE ya es un partido que se define como federal. Por tanto no se trata de cambiar el PSOE sino de hacer que el modelo de Estado se adapte a la ideología y al modelo de poder del partido.

La España de Sánchez es la del modelo socialista en Andalucía, que ha garantizado el dominio del poder a la izquierda durante tres décadas, a costa de una sociedad sometida y tutelada por el poder. En donde el clientelismo, subvenciones y la corrupción forman parte intrínseca del sistema político y de poder. Un sistema netamente anti-liberal.

Sánchez es un prototipo del socialismo español actual que no quiere que España sea mejor sino que España sea socialista. En ninguno de sus discursos e intervenciones Sánchez ha defendido o ha hecho referencia a la España plural ni a la libertad individual de las personas. Porque no forma parte de sus genes ideológicos.

A pesar de lo cual buena parte de la derecha española le considerará un buen aliado, como ocurrió con Zapatero que llegó a firmar y pactar desde la oposición con el gobierno popular catorce pactos de Estado -incluido el de la lucha antiterrorista- y al llegar al poder los rompió todos, y lo primero que hizo cuando ganó las elecciones fue abrir una negociación para pactar con los terroristas de ETA, y firmar (vía PSC) el pacto más totalitario de una democracia (Pacto del Tinell), por el cual se decretaba el veto en todas las instituciones al PP y a lo que representaba socialmente y democráticamente en España.

Pero la España de Sánchez es una España como la del modelo socialista en Andalucía.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP