Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016

Líbranos del pesimismo

| 0 comentarios valoración: 3  22 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  22 votos

Muchos, prefieren el final de un año y comienzos del siguiente, para renovar propósitos. A mí, me gusta hacerlo, al inicio de un nuevo curso. Se supone, que el período vacacional, nos ha permitido asentar todo aquello que estaba agitado. Las cosas se ven desde la perspectiva de la serenidad, el descanso, las fuerzas recobradas…

Esta vez no he podido disfrutar de unas “vacaciones soñadas”, me ha tocado vivir otra experiencia no planificada. Se complicó mi enfermedad y tuve que ser de nuevo hospitalizado y pasar por cuarta vez por otra intervención. A estas alturas solo puedo expresar un sentimiento : ¡Gratitud!... No voy a explayarme en ella. Tal vez en otra ocasión.

Pretendo con este post , alentar a todos los que empiezan el nuevo curso. Capto a menudo, que en lugar de haber descansado y recuperado energías, algunos vuelven peor de lo que estaban antes de partir, y retoman su actividad en una negatividad contagiosa y desalentadora, viendo fantasmas que aún no han aparecido.

Basta mirar las portadas que han ocupado estos meses las noticias de los informativos, para darse cuenta de que aún nos encontramos entre los afortunados de muchísimas cosas. Repito : ¡Hay muchas cosas en nuestra vida diaria para sentirnos favorecidos!... Empezar un nuevo curso escolar, retomar el trabajo que no nos ha faltado hasta ahora, reencontrarnos con la gente querida…, tantos momentos y tanto recibido en ellos que la rutina nos veta el acceso para valorarlos.

Se propuso hace unas semanas una campaña para recaudar fondos para concienciar sobre una enfermedad, invitando a verter sobre sí, un cubo de agua helada. Un día de estos, escribiré sobre lo que opino de estas “formas de solidaridad”. Pues bien, yo os invito a tiraros encima, un gran barreño de entusiasmo. Que nuestro criterio no sean los éxitos o fracasos de años pasados, sino la confianza en la Providencia Divina y el cumplimiento de Su voluntad.

Como dejó escrito Charles de Foucauld en su biografía : “Al creyente debe bastarle saber que Dios no es ajeno a nada de lo que le sucede”

Líbranos, Señor, del pesimismo que no permite ver tu acción en la historia y también del optimismo ilusorio que no está arraigado en la verdadera esperanza, para que todo cuanto emprendamos en este curso busque tan sólo la venida de tu reino.

Líbranos también, del miedo a los lobos que acechan a tu Iglesia, de tantos miedos que nos paralizan y que a veces nos hacen desertar. Fortalece nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad.

¡Feliz nuevo curso!

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angelo

Casado y padre de cinco hijos. Apasionado de mi familia. El mejor título que se me ha otorgado en la vida es el de la paternidad. Agradecido por tanto bien recibido. Feliz de haberme encontrado con Dios tras años de caminar perdido. Estoy convencido de que este mundo se puede cambiar, llevando amor aunque no se reciba. Y yo quiero empeñarme en ello
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

27 FEBRERO 2015

Llamad y se os abrirá

6 OCTUBRE 2014

YO SOY EL QUE SOY

1 OCTUBRE 2014

La mamá

17 SEPTIEMBRE 2014

Pepito

15 SEPTIEMBRE 2014

Escampará

>Últimos comentarios

- Llevas razón por eso  cuando nos acordamos de que nuestros hijos son hijos de Dios es cuando nos sentimos en paz. El miedo, en cambio, aparece cuando te olvidas de que Jesuscristo ha muerto por tu hijo, por cada hijo - Por Puri
- Amén, amén y amén. Es como dices. Y, como dices, lo ha sido. Lees a Aristóteles y cuando te hace una valoración de la juventud parece escrito por un padre de hoy en día. (Ángelo, estos de Páginas Digital ¿no se pasan de control de seguridad? He tenido que marcar hasta la talla de calzoncillos). Un abrazo bien fuerte. - Por Rafael

>DESCARGA NUESTRA APP