Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016

El Partido Social Popular no existe en España

A.S. | 0 comentarios valoración: 3  43 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  43 votos

El sábado, con la mirada perdida en el verde del Bernabéu, unos amigos italianos me ilustraron sobre las diferencias entre la política, la sociedad y la economía, española e italiana.

Nos parecemos mucho, pero somos muy diferentes, dijeron al unísono. Italia es difícil que alcance los niveles de organización y eficiencia de nuestra Administración (ver para creer), aunque es cierto que les sorprendía que un grupo de trabajadores de alrededor el 10% (los funcionarios) gestionen el 50% del PIB año tras año.  Su sociedad civil es más fuerte y en el norte del país, autónoma de la política. Tampoco en cuanto a estructuras empresariales con capacidad de acción global, la italiana, parece en su opinión presentar organizaciones preparadas para atender a la diversidad, a la globalización y a la eficiencia productiva, siempre respecto a España. Hablamos de asuntos de control de calidad, de gestión de los suministros, y ponían el ejemplo de la imposibilidad de un Zara italiano.

Aquí uno estaba empezando a crecerse como un globo, y confieso que olvidé decirles que los yankees nos llaman los alemanes del sur de Europa. Me llamó la atención que ponían el acento en que éramos muy capaces de trabajar en grupo, unidos, juntos, y que no éramos tan individualistas como el muy disperso tejido empresarial italiano. ¿Lo somos?  

El caso es que uno no es de piedra, y les pregunté por Renzi….Reinó un cierto silencio, comentarios como que habría que esperar un tiempo, de que no lo tiene fácil, de que apenas ha llegado ayer a un cargo muy importante, que las europeas son las europeas y es difícil extrapolar los resultados a las elecciones nacionales, etc. Les pregunté por las diferencias entre España e Italia y decían que desde fuera España , se ve que sus grandes partidos son capaces de ponerse de acuerdo relativamente fácil en cosas relativamente importantes. Que a pesar del reparto competencial, había una cierta centralización que ellos veían muy beneficiosa para tomar decisiones rápidas para el conjunto del país.

Les llamaba la atención que en España la ultraderecha estaba en el Partido Popular, y era muy católica. En Italia era prácticamente atea. Maticé que la ultraderecha en España, del tipo europeo, apenas existe y es minoritaria, y que creía más acertado hablar de conservadurismo (ultraconservadores, me dijeron), de sacristía y clericales, los unos, centralistas, los otros, y  oligárquicos y cerrados en lo económico, bastantes.

Les dije que echaba de menos en España una fuerza llamada a ocupar posiciones de la doctrina social de la Iglesia, capaz de dialogar en la diversidad, y de convivir en la búsqueda de soluciones. Les pregunté por la Unione di Centro italiana, que ellos veían muy clientelar y del sur, y me venían a reconocer que un votante social y católico, a diferencia de lo que sucede en Italia, que puede votar a una izquierda que no es tan laicista como la española, lo tiene difícil.

Y es así. Es una cuestión de actitud. El votante católico que no sea fanático, que sea honrado con el Evangelio, que aspire a mejorar la vida de los otros y a construir el bien común, lo tiene muy difícil tanto desde el Partido Popular como, realmente, desde el PSOE. Me dijeron que, o me hacía italiano (y 1/8 de mi sangre lo es), o que en España, un partido social cristiano (no conservador católico) ni añorante del centralismo franquista, capaz de vivir en una nación diversa, simplemente, no existía como opción política, y en la propia Iglesia, era muy minoritaria.

El Partido Social Popular, simplemente, no existe, al menos de momento, aunque lo haga en mi corazón.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angel Satué, Aitana Sierra y el Alcalde de SanMontemares
Tres autores. Tres visiones. La del jurista abierto a la sociedad global, la de la antropóloga, ensimismada por el corazón del hombre; la del buen hombre de paz, ya anciano y, por eso, sabio y aun idealista, que habla de política.
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

- El nuevo pais se llamaría.. ESTADOS UNIDOS DE EUROPA OCIDENTAL. - Por Jorge
Plataforma de unión - Buenos días, interesante artículo. Esa plataforma ha sido creada, se llama Plataforma por la Federación Ibérica. https://www.facebook.com/PlataformaFederacionIberica/ - Por Rafa González
Unión Ibérica - La unión política de Portugal y España parece inexorable dentro de la Unión Europea y se impodrá porque va aumentado el criterio ciudadano en ambos estado a la bondad de una Unión Ibérica. A las medidas que se proponen añadiría otros, al menos, de principio: homologación de los sistemas tributarios y de protección social, así como de los sistemas educativos  y de sanidad pública. - Por José Luis Díaz Domínguez
Ojalá - Sería muy bonito. Tenemos tantas cosas que compartir y que nos unen. Creo que si lucháramos por un mundo mejor y más justo, empezando por la Península (más culto y rico, ecológicamente sostenible y que inviritiera en industrias con valor añadido y sostenibilidad, preocupado por la cultura y la producción científica), se crearía un marco atractivo para muchos de aquellos que no se sienten a gusto en la actual España. No sólo respetando sino admirando la diversidad de sentir y de culturas que tenemos... Es una pena que, con el potencial de todos los pueblos ibéricos, estemos tan separados unos de otros... Ojalá las cosas cambien. Un saludo y ánimos - Por Francisco
- El equilibrio se deja ver en cada frase. Cuando lo leo, ougo a una persona entrañable, sincera y, en el buen sentido de la palabra, una buena persona. Gracias por compartir. - Por Francisco Alonso Franco

>DESCARGA NUESTRA APP