Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016

La mamá

| 0 comentarios valoración: 3  27 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  27 votos

Oteando en mi pasado, me hubiese costado percibir por entonces, que palabras como : el honor, la coherencia, la lealtad, el compromiso, el respeto, la conciencia, lo racional, la nobleza, el deber, la responsabilidad y tantas palabras primas hermanas de éstas , se desinflarían , se vendrían abajo de forma latente, entre aquellos que un día juraron ante Dios, o ante su conciencia que iban a dedicarse por completo al bien de los demás. Esos que hoy suelen llamar  “la casta política”.

Hay otras que han ocupado su lugar: el cargo, la incongruencia, la deslealtad, la inconsciencia, los títulos, los honores, ¡la corrupción!...  y una lista cada vez más larga que crece a velocidad vertiginosa.

Y ante ello, a mí me invade la frustración, el desencanto, la impotencia, la tristeza, el llanto y unos cuantos sentimientos más ante la deshumanización de quienes nos gobiernan.

Gracias a Dios la repulsión de los pro-vida en las redes sociales y en numerosas páginas webs, ante la retirada de la ley del aborto que el PP llevaba en su programa,  ha sido fantástica, por eso no voy a entrar más en el tema.

No creo en “el mal menor” porque como es sabido, sigue siendo “un mal”; como aquello de “ es una mentira piadosa”, ”una mentirijilla”… pues no señor. No existen las mentiras piadosas. La mentira es siempre mentira en toda su pureza y crudeza, con todas las consecuencias hacia el mal.

Que cada uno actúe en consecuencia. Lo que tengo claro es que "yo" decido no votarlos, porque han puesto la defensa del no nacido, en una balanza, donde ha pesado más el rédito político que la salvación de una muerte atroz de muchos inocentes. ¿Cuánto vale la vida de uno de ellos? ... Con la ley que tenían prevista sacar adelante , no se conseguía la victoria sobre el aborto, pero se lograba el nacimiento de muchos y hubiese ayudado a recibir un redoblado aliento, en esta lucha por cada vida concebida.

Como al final de la película "La lista de Schindler" a  más de un político, puede presentársele un día la misma reflexión que Oskar Schindler se hizo, cuando percibió el valor de un ser humano : "Podría haber salvado a una persona más y no lo hice"

Me cuesta entender que no haya habido más dimisiones en el partido que prometió la reforma de ley sobre el aborto. Primero porque han mentido y segundo por dejar que la cultura de la muerte siga entre nosotros. Muchos de los distinguidos diputados se declaran católicos practicantes.  ¡Señores!... que hay que ser coherentes con lo que se manifiesta. Que el cargo , los honores,  el coche oficial, el sillón parlamentario, no puede anteponerse a la verdad. Que hay muchos cristianos perseguidos y asesinados a causa de su credo, que no dudan en dar su vida por defenderlo. ¡Que es muy fácil tranquilizar la conciencia, pensando que a mí no me toca!

Y ¿qué hay que hacer? Pues seguir combatiendo, porque cada vez somos más los que nos atrevemos a defender la vida desde su concepción, hasta su muerte natural. Y hay que batallar con todas las fuerzas que a diario se nos ofrecen, para dar testimonio acorde a lo que creemos, así que desde este pequeño blog, una vez más uso la que se me ha concedido este año, que está teniendo un poder descomunal. Los que seguís esta página, ya conocéis la historia, para los que no, os aconsejo entrar en ella. Podéis hacerlo con los dos post anteriores que escribí sobre los protagonistas, -Reinas de la vida (clic aquí) y Pepito (clic aquí) -.

Algunos no pueden acceder a los comentarios, o no suelen leerlos, así que estoy seguro que muchos se perdieron la confesión de vida que la  heroína de la historia compartió. Una verdadera bofetada a toda “esa casta” de  achantados, que ni siquiera se atreven a utilizar la mayoría parlamentaria, que les ha sido otorgada para imponerse.

Llenemos la red de testimonios osados, avergoncemos a los que solo buscan réditos electorales y a los que optan por una vía fácil. Me callo. Os dejo con una valiente de verdad:

“Lo importante es que esa personita que llevo dentro es luz, vida y esperanza, Sí, una persona desde el momento de la concepción pese a que muchos se nieguen a verlo, para mi perfectito solo con sentirlo y mucho antes de llegar a sentirlo.

Los médicos, te plantean, ¿para que llevar un bebe que va a vivir unos minutos y morirá....? Pues muy fácil, primero es mi hijo, ¿quién no lucha por un hijo hasta el final cuando no quedan fuerzas casi ni esperanzas? Segundo , no es mi vida, no tengo derecho a decidir si merece o no vivir, Dios me lo da, Dios se lo lleva cuando quiera, y tercero, hay muchos testimonios que dicen: ” vivió unas horas, unos días o incluso minutos”, pero la verdad no es así.

Pepito lleva 33 semanas de vida, da igual que viva de mí, o que se valga por si solo al nacerm unos instantes, su corazón late en todo momento más fuerte que un roble, y me da miles y miles de patadas, es muy cañero, siento una conexión especial, pongo la mano en el vientre y me responde, le pongo música y reacciona, tiene hipo y puedo ver y prever que al final se cansa del hipo incómodo y se termina retorciendo.

Observo y contemplo lo que una persona tan pequeña es capaz de mover....oraciones, eucaristías, testimonios, lagrimas, alegrías, uniones que se fortalecen, rencores que se alejan, personas que se vuelcan por un desconocido, o que me preguntan por él directamente, grupos de oración que nos encomiendan sin conocernos.....y así puedo seguir.....Pepito mueve montañas más que muchas personas, y así nos lo demuestra cada día y momento que compartimos con él, sus padres y yo estamos muy orgullosos de todo lo que lucha por vivir, y pregunto yo: ¿Todavía hay alguien que duda que Pepito no es vida ???"...

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angelo

Casado y padre de cinco hijos. Apasionado de mi familia. El mejor título que se me ha otorgado en la vida es el de la paternidad. Agradecido por tanto bien recibido. Feliz de haberme encontrado con Dios tras años de caminar perdido. Estoy convencido de que este mundo se puede cambiar, llevando amor aunque no se reciba. Y yo quiero empeñarme en ello
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

27 FEBRERO 2015

Llamad y se os abrirá

6 OCTUBRE 2014

YO SOY EL QUE SOY

1 OCTUBRE 2014

La mamá

17 SEPTIEMBRE 2014

Pepito

15 SEPTIEMBRE 2014

Escampará

>Últimos comentarios

- Llevas razón por eso  cuando nos acordamos de que nuestros hijos son hijos de Dios es cuando nos sentimos en paz. El miedo, en cambio, aparece cuando te olvidas de que Jesuscristo ha muerto por tu hijo, por cada hijo - Por Puri
- Amén, amén y amén. Es como dices. Y, como dices, lo ha sido. Lees a Aristóteles y cuando te hace una valoración de la juventud parece escrito por un padre de hoy en día. (Ángelo, estos de Páginas Digital ¿no se pasan de control de seguridad? He tenido que marcar hasta la talla de calzoncillos). Un abrazo bien fuerte. - Por Rafael

>DESCARGA NUESTRA APP