Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016

España, a 12 de octubre de 2014.

Ángel Satué | 1 comentarios valoración: 3  37 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  37 votos

España, a 12 de octubre de 2014, se enfrenta a tres graves desafíos. Crisis del sistema institucional y social (económico-financiero-industrial-político-religioso-militar), crisis de soberanía, y crisis sanitaria. Los analizaré estas próximas semanas divagando sobre las tarjetas de cajamadrid, la secesión de Cataluña y el ébola (y lo que vaya saliendo), tras una introducción.

Todo creo que se puede reducir a una crisis de identidad, propia de la adolescencia en que los españoles vivimos, incluidas sus instituciones. Somos nuevos ricos, nuevos demócratas y nuevos ciudadanos, olvidando que antes somos personas, que viven entre personas, y dependen de otros hasta para nacer.

Comprobamos que las decisiones que tomamos tienen consecuencias. Y las que toman por nosotros, mucho más. Estamos viendo que no todo tiene solución científica o técnica, pero ya ni pensamos en la vida más allá de esta, pues todo es preservativo, aborto, y donde la meto o por donde me meten. Nuestro mundo de certezas, certidumbres y verdades se desmorona con cada noticia que aparece a velocidad de vértigo, pero nos encanta estar conectados sin mirar el azul del cielo o los ojos de nuestra mujer. La vida, cuando se vive con miedo, es menos vida. La vida sin significado, sin relaciones personales, sin hijos, sin estabilidad emocional, es menos bonita. Tenemos una capacidad innata para desearlo todo, y tenemos una limitación física más que evidente para tenerlo todo, entenderlo todo y vivirlo todo, pero actuamos como si no fuera así. Diría que como dioses, o mini dioses-mortales. Ni siquiera héroes inmortales de gestas imposibles.

Podríamos decir que la sociedad española se ha ido banalizando, o mejor dicho, nos hemos ido haciendo caprichosos. No es ni siquiera la banalización del mal, acaso la del mal menor. Los españoles somos unos niños caprichosos, y es propio de esta edad buscar en los padres o tutores, todo. Y todo, es Todo. Nosotros los españoles, franquistas de izquierdas de toda la vida, para eso tenemos el estado.

Al confiarlo todo a una carta, el estado, perdemos parte de nuestra libertad, y al perder parte de nuestra libertad, perdemos parte de nuestra responsabilidad, y al perder parte de esta, nos volvemos niños caprichosos. Pero  el estado somos todos, porque lo forman personas en cargos, y estas personas esperan que los demás esperemos que les corresponde a ellos actuar para lo bueno, y para lo malo, todos los días de nuestra vida, hasta que la muerte nos separe. Del estado, que como he dicho está formado por personas, solo cabe esperar que se relacione con otros intereses, grupos de intereses u otras organizaciones que verán en el control por aquel del 50% del PIB un suculento incentivo para estrechar relaciones, personales, muy personales y hasta de francachelas y conflictos de interés. Así funcionamos, porque así somos.

Deístas del estado somos, y consumidores del momento. Además, todos buscamos el amor, que nos quieran, ser queridos, pero qué pocos buscan amar a los demás y hacerles la vida más fácil. El niño caprichoso es egoísta y “ombligocéntrico”, y su grito desgarrado es avaro, cortoplacista, hedonista e insolidario. Puro marketing y goce de los sentidos, que como se, varían hoy sí y mañana también. ¿Dónde echo el ancla?

España hizo el mundo el doble de grande, y los españoles somos universales por nacer españoles. Primero españoles y luego universales, diría Don Miguel de Unamuno, pero la Nación desfallece porque no nos conocemos y el miedo nos paraliza. Los españoles declinamos defender su unidad secular, sus lazos fraternos y trascendentes. Los españoles flaqueamos al abandonar nuestros puestos de trabajo, mal pagados y temporales (que por otro lado permitimos sin el empuje de los tercios de antaño), ante enfermedades incurables. Los españoles lo somos menos cuando permitimos la dirección de los que hacen dejación de funciones, adoptan decisiones precipitadas, acomplejadas y buenistas por la solidaridad y la paz del mundo, cuando el amor a los demás ha de comenzar por nosotros mismos, y cuando ayudar no es solucionar los problemas sino acompañar en tales trances. Nosotros, españoles del siglo XXI,  tenemos miedo a la vida. Nos creemos con derecho a todo, a costa de todos, y por nuestro bien, que es lo más limitado que tenemos pues somos limitados, y yo, cómo no, el primero de todos.

Confiemos en el futuro, aprendamos del presente, aceptemos el pasado. Seamos, simplemente, españoles de todos los tiempos y de todas las regiones del mundo.

Me uno al grito emocionado de muchos compatriotas cuando digo, pensando en mi mujer y mis hijas, Viva España, Viva el Rey, Viva el pueblo español, Abajo la tiranía del miedo y Viva la libertad.

A lo concreto: CATALUÑA. ÉBOLA. TARJETAS NEGRAS.

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
Clara de Cordova
|
Estupendo
Que pena que haya tan poca gente que diga lo que piensa, como haces tu.Me ha gustado mucho este artículo ,como todo lo que escribes.

<< volver

sobre este blog
Angel Satué, Aitana Sierra y el Alcalde de SanMontemares
Tres autores. Tres visiones. La del jurista abierto a la sociedad global, la de la antropóloga, ensimismada por el corazón del hombre; la del buen hombre de paz, ya anciano y, por eso, sabio y aun idealista, que habla de política.
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

- El nuevo pais se llamaría.. ESTADOS UNIDOS DE EUROPA OCIDENTAL. - Por Jorge
Plataforma de unión - Buenos días, interesante artículo. Esa plataforma ha sido creada, se llama Plataforma por la Federación Ibérica. https://www.facebook.com/PlataformaFederacionIberica/ - Por Rafa González
Unión Ibérica - La unión política de Portugal y España parece inexorable dentro de la Unión Europea y se impodrá porque va aumentado el criterio ciudadano en ambos estado a la bondad de una Unión Ibérica. A las medidas que se proponen añadiría otros, al menos, de principio: homologación de los sistemas tributarios y de protección social, así como de los sistemas educativos  y de sanidad pública. - Por José Luis Díaz Domínguez
Ojalá - Sería muy bonito. Tenemos tantas cosas que compartir y que nos unen. Creo que si lucháramos por un mundo mejor y más justo, empezando por la Península (más culto y rico, ecológicamente sostenible y que inviritiera en industrias con valor añadido y sostenibilidad, preocupado por la cultura y la producción científica), se crearía un marco atractivo para muchos de aquellos que no se sienten a gusto en la actual España. No sólo respetando sino admirando la diversidad de sentir y de culturas que tenemos... Es una pena que, con el potencial de todos los pueblos ibéricos, estemos tan separados unos de otros... Ojalá las cosas cambien. Un saludo y ánimos - Por Francisco
- El equilibrio se deja ver en cada frase. Cuando lo leo, ougo a una persona entrañable, sincera y, en el buen sentido de la palabra, una buena persona. Gracias por compartir. - Por Francisco Alonso Franco

>DESCARGA NUESTRA APP