Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016

Ley del aborto. ¿Y ahora, qué?

| 0 comentarios valoración: 3  43 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  43 votos

 La dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón ante la imposibilidad de llevar a cabo su anunciada Ley de protección del no nacido ha desvelado las incongruencias del Partido Popular provocando una gran desazón en gran parte de su electorado.

 Se puede aceptar que un partido pueda cambiar de criterio sobre cualquier tema, también habrá que explicar las razones de ese cambio en de juicio, pero presentarse como adalides de la defensa de la vida y luego escurrir el bulto tiene un nombre y se llama traición. Este cambio de postura supuestamente por unas encuestas dan que pensar que es primero si el huevo o la gallina, que no se cree en las ideas que se defienden y las encuestas son una excusa para no defenderlas, o que no se defienden los propios principios por los resultados de las encuestas. O quizá ambas van íntimamente ligadas.

 ¿Y ahora, qué? A este respecto me ha parecido muy lúcida una apreciación de Benigno Blanco en la que reclamaba a la sociedad civil, ya que aunque mañana llegara al poder  un partido que prohibiera el aborto no bastaría para solucionar problema. La historia transcurre lentamente y una ley no cambia el corazón del hombre y por tanto su mentalidad. Es necesario un trabajo desde la sociedad civil que de apoyo a las iniciativas que ayudan a las madres embarazadas que están solas, también en lo económico. Y un trabajo personal de cada uno de entender que los hijos son un don también en el sacrificio. En este sentido hay dos cosas que me han iluminado. La primera una carta que leí en la sección de cartas al director de un periódico de tirada nacional, donde un chico hablaba agradecido de su hermano síndrome de Down y la segunda, una noche que pase sin dormir demasiado porque uno de mis hijos estaba enfermo. En la cama con él en brazos pensaba, a pesar del sacrificio, en el regalo inmenso de su existencia.

 Ya a un nivel político, dado que el PP ha abandonado sus principios y parece de facto tan laico como el que más, quizá ya ha llegado el momento de plantearse seriamente su voto a nivel de elecciones generales. Los partidos políticos son un instrumento no un fin así que si no sirven para defender ciertos principios pues habrá que buscar otros partidos donde sí se pueda. Esto al menos a nivel de elecciones generales, otro caso que habría que ver uno a uno son las elecciones autonómicas y municipales. Al PP le puede pasar que queriendo acercarse al electorado de izquierda al final se quede sin los votos de la izquierda ni los suyos.

 ¿A quién votar ahora si se quiere defender el humanismo cristiano? que es la pregunta incómoda que viene después. ¿VOX? Es el modo más claro de expresar al PP el descontento por su negativa a modificar la ley del aborto. Sin embargo, este voto tiene el inconveniente de que es un partido demasiado minoritario, aunque es cierto que ha sido vetado desde diversos medios y no estoy precisamente hablando de medios de la izquierda.

 ¿Ciudadanos? Desde luego es una formación que se ha partido el cobre en Cataluña de forma admirable. La duda es su postura frente al hecho cristiano. “Defendemos un Estado laico e independiente, desde el respeto a diferentes religiones y sensibilidades” dice en su web lo cual se puede interpretar de muchos modos.

 La idea de formar un partido católico aunque es totalmente respetable y a nadie se le puede negar el derecho de querer hacer un partido, no me parece acertada. En primer lugar porque vivimos en una sociedad plural, no se puede vivir aislado, hay que encontrarse con gente que piensa distinto y segundo porque creer que el voto católico puede ser decisivo quizá sea demasiado optimista en las previsiones. Además es un error pensar que el voto católico es homogéneo como lo muestra una anécdota que contaba Alfonso Guerra de la visita de Juan Pablo II a España. El exvicepresidente se encontraba por la calle a votantes suyos que le saludaba de forma efusiva que venían de escuchar al Papa decir cosas sobre el divorcio o el aborto contrarías a las que los socialistas proponían.

 ¿Existe una tercera vía entre quedarse cruzado de brazos o crear un partido católico soñando una hegemonía que nunca ha sido beneficiosa para la Iglesia y además es irreal? Quizá no se trata tanto de hacer un partido sino de establecer contactos con formaciones donde la tradición cristiana pueda ser considerada como una posibilidad de bien para la sociedad y con la cual se pueda establecer un diálogo fecundo. Por lo pronto queda una larga travesía del desierto para entender que significa en este contexto “dar al César lo que es del César y dar a Dios lo que es de Dios”

 

 

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Juan Carlos
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

31 MARZO 2016

El dilema del PSOE

14 OCTUBRE 2015

Soledad

>Últimos comentarios

Y ahora qué? - Pues se les habrá quedado una cara de pasmarotes... porque ahora ¿qué harán Uds.? La ley más trascendental dicen, y el PP les ha vuelto a dar. El PP "capaz de defender los valores". ¡Me parto! Si es que no escarmientan. Y de políticas a favor de la maternidad, la adopción... pues brillan por su ausencia más burda. Ea, ea... Uds. dale que te pego con el voto bobo. Saludos. - Por Sandra Gómez
Con cariño, discrepo. - Querido Juan Carlos. Permíteme que te tutee pero es que me resulta simpática tu foto. Creo que eres el único que la publica en su blog y eso ya merece mi simpatía, aparte de gustarme tu sonrisa. Eso no quita que, si te he entendido bien, te tenga que contradecir en alguna cosa de las que dices. Y te contradigo en eso de la derecha y la inacción frente al matrimonio homosexual. Si inacción es manifestarse en las calles con los obispos, si inacción es presentar un recurso al constitucional contra la ley y si inacción son las cientos de declaraciones en los medios de toda la derecha, entonces yo debo de ser una marciana de visita. ¡Pero hijo de tu tiempo! ¡Si no ha habido nada más retrógrado, insistente y pelmazo que el PP hablando de este tema para oponerse! Eso sí, todos como tú, con un montón de amigos homosexuales a quienes “estiman profundamente” pero a quienes no les dan lo que legítimamente piden. ¡Y un cuerno! Con amigos así prefiero volverme a Marte, qué quieres que te diga. Y un último apunte. A la Iglesia se la puede ver, como dices, como alguien con quien colaborar, pero es que hace y dice cosas tan, tan raras que o no es lo que dice, o disimula de vicio, o algo se me escapa. Estoy alejadísima de sus posturas y me parece una institución plutoniana (Plutón está más lejos que Marte de la Tierra) pero reconozco que algunas cosas que hace están bien aunque no sé si por equivocación. Pero de acuerdo con algunas cosas que "hace". No de lo que dice sobre cosas que no le competen ni importan ni sabe. Un abrazo, corazón. - Por Sandra Gómez
La mirada al pasado es fundamental para entender el futuro - Sinceramente. Discrepo del Sr. S. La solución es más DEMOCRACIA EN CATALUÑA: menos nacionalismo secuestrando ámbitos culturales y menos chantaje social por parte de quienes adoctrinan. Lo que no tiene sentido es obligar a la mayoría de los catalanes y al resto de los españoles a comulgar con las ruedas de molino nazionalistas. Por cierto, la separación no crea sinergia alguna y quien ha de regenerarse, ciertamente, es toda la sociedad. Quien ha escrito el comentario anterior parece no saber nada de HIstoria antigua y medieval: Los visigodos llegaron a toda Hispania, incluida Cataluña y se sintieron una unidad antes de la llegada de Tariq. Que, en ningún momento, hubo ocupación manu militari, sino que las revueltas en Cataluña que sofocó el Conde-Duque de Olivares eran de carácter social y no reivindicaciones nazionalistas. Que los Decretos de Nueva Planta de Felipe V se debieron a que Cataluña apoyó a los Austrias, sin que hubiera Constitución de ningún tipo. Que Cataluña se aliara con el francés se debe a cuestiones dinásticas y no de tipo nazionalista. Que el único chauvinismo aquí es el catalanista de Maciá,  y el cortijo o masía catalana que el Sr. Mas ha creado. Que el nazionalismo catalán vive de un pasado imaginario e ideologizado. Eso de mirar al futuro, como se dice ahora "es para partirse la caja". La Diada fue otro invento para justificar una usurpación del poder que ciertos nazionalistas no quieren dejar. Que nazionalsocialismo y nazionalismo son lo mismo (aunque nacionalismo se escriba con "c", en el fondo lleva la "z" en el subconsciente ideológico-colectivo). Lo dicho: menos demagogia y más democracia real. - Por Francisco Medina
Felicidades - Buen artículo! - Por Anselmo
El verdadero humanismo - Magnífico post, es cierto que puede ser la ley más trascendental de la legislatura. Esperemos que el PP sea capaz de defender los valores del verdadero humanismo y no se vea arrastrado por sus complejos ante esa pretendida -y falsa- superioridad moral del izquierdismo rampante - Por Joaquín Polo

>DESCARGA NUESTRA APP