Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista al general Michael Herzog

Si estalla Jerusalén, todo salta por los aires

P.V. | 0 comentarios valoración: 3  18 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  18 votos

Máxima tensión por las calles de Jerusalén después de que la policía israelí decidiera cerrar el Monte del Templo en el que se encuentra la mezquita de Al-Aqsa, uno de los lugares más sagrados para el islam. Para el presidente palestino Mahmud Abbas, la decisión del gobierno israelí es “una declaración de guerra”.

Todo empezó el pasado miércoles, cuando un palestino armado con un fusil hirió gravemente a Yehuda Glick, un ciudadano israelí de extrema derecha. Ahora nos encontramos ante el riesgo de una nueva escalada, como explica Michael Herzog, general retirado del ejército israelí.

¿Qué está pasando en Jerusalén?

Ha habido una escalada que ha generado mucha tensión, por lo que la policía israelí de Jerusalén decidió cerrar temporalmente el Monte del Templo. Los israelíes de extrema derecha querían subir al Monte para protestar contra el intento de asesinato de Yehuda Glick, y los palestinos se preparaba para hacerles frente. Por miedo a un estallido de violencia, la policía decidió prohibir el acceso en toda la zona.

¿Estaba justificada una decisión tan drástica?

Nos encontramos en una situación peligrosa, porque Jerusalén es extremadamente importante para ambas partes. Los líderes políticos y religiosos deben hacer todo lo posible para calmar la situación, o nos encontraremos ante una nueva escalada de tensión.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, ha declarado que el cierre de la mezquita de Al-Aqsa es una “declaración de guerra”, ¿a usted qué le parece?

Es una frase exagerada. En vez de calmar los ánimos, estas palabras de Abbas corren el riesgo de encenderlos aún más.  La decisión de cerrar el Monte del Templo no es de naturaleza política, se trata de impedir enfrentamientos más graves entre israelíes y palestinos. Precisamente por eso la intervención de Abu Mazen no ayuda en absoluto. Ambas partes deben comprender que cuando se trata de Jerusalén, nadie puede permitirse jugar con la violencia. Jerusalén es la ciudad sagrada de israelíes, musulmanes y cristianos, y cuando tienen lugar enfrentamientos dentro de ella nos encontramos ya de por sí con una situación muy peligrosa.

¿Qué cree que sucederá?

Es muy difícil saberlo, porque lo que ha sucedido es algo que está fuera del control de los líderes políticos. Los israelíes de extrema derecha no están totalmente bajo el control del gobierno de Netanyahu, y los propios residentes palestinos, cuando son presa de la rabia, son muy difíciles de calmar. En este momento nadie sabe qué puede pasar, espero que no haya una nueva escalada. Tanto los israelíes como los palestinos deberían ser conscientes del peligro que estamos corriendo todos en este momento.

Los extremistas de ambas partes están dictando la agenda política tanto del gobierno israelí como de la autoridad palestina.

Sí, existe un peligro serio y concreto de que los extremistas consigan imponer su programa aunque espero que podamos detenerlos a tiempo.

¿Qué puede hacer el gobierno israelí para impedirlo?

Cuando se trata de Jerusalén hay que ser extremadamente cautelosos. Por un lado está todo lo que la policía está haciendo para impedir la escalada y evitar fricciones entre israelíes y palestinos en la zona. La policía israelí hará todos los esfuerzos necesarios para impedir que los extremistas de derecha se aprovechen de esta situación para exacerbar los ánimos. Pero cuando hay movimientos de este calibre, siempre puede suceder cualquier imprevisto.

¿Existe el riesgo de que se repita una crisis como la de este verano?

Hay tensión política entre israelíes y palestinos, especialmente a consecuencia del bloqueo de las negociaciones de paz y de todo lo que está sucediendo en Gaza. Por otra parte, Israel está colaborando con la Autoridad palestina en la reconstrucción de Gaza. Hay un acuerdo entre la ONU, Israel y la Autoridad Palestina. Pero el momento político actual aumenta el peligro de que la situación empeore. No espero una Tercera Intifada, pero hay tensiones sobre el terreno que no solo se resolverán con fuerza policial, se precisa una mediación política.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP