Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

La mayoría silenciosa

Eugenio Nasarre | 4 comentarios valoración: 3  55 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  55 votos

En la jornada del 9N mi mirada se ha fijado principalmente en la mayoría silenciosa: en esos dos tercios, al menos, de ciudadanos que no participaron en la farsa. ¿Qué piensan? ¿Qué sienten? ¿Quiénes les defiende y quién les representa?

Los datos proporcionados por la Generalitat hay que tomarlos a beneficio de inventario. No hay la menor garantía de que respondan a la realidad. Desde hacía días los medios afines a la Generalitat consideraban como éxito para los convocantes una participación que superase los dos millones de votos. La cifra se ha superado, siempre según los datos de la Generalitat. Los independistas lo han celebrado como un éxito. Sus expectativas se han visto colmadas.

¿Por qué los independistas consideran un triunfo lograr la participación de un tercio del electorado? Porque en un proceso de carácter revolucionario basta con una consistente minoría, intensamente movilizada, para ir acercándose al objetivo final. Con una sola condición: lograr que la mayoría silenciosa no reaccione y vaya acomodándose, con resignación, al nuevo escenario.

La farsa del 9N no ha sido inocua. No ha sido una jornada para ejercer la libertad de expresión. No ha sido sólo un simulacro “sin efectos jurídicos”. Hay muchas razones para estar sumamente preocupados. Porque ha habido mucha coacción y una propaganda asfixiante con una utilización abusiva y perversa de los medios y recursos públicos. La Generalitat ha traspasado muchos rubicones y se ha alejado demasiado de los comportamientos que deben observar los poderes democráticos. Ha mostrado que se ha instalado en esa peligrosa posición de que el fin justifica los medios. Cuando un poder asume tal criterio, todo resulta ya posible. No hay freno a la consecución del objetivo final. La hoja de ruta viene sólo dictada por la astucia.

El desequilibrio entre una minoría militante e intensamente movilizada y una mayoría silenciosa, que no ha encontrado todavía una expresión política que la articule y la convierta en activa, favorece el proceso revolucionario de ruptura. Ante la coacción, creciente y arrogante, de la Generalitat, muchos ciudadanos de Cataluña no se sienten suficientemente protegidos, porque la presencia del Estado es demasiado débil. El que defender la ley y la Constitución se convierta en una conducta heroica, como la de la directora del instituto de L'Hospitalet, es muy mala señal.

El cálculo astuto de los independentistas es que en unas “elecciones plebiscitarias”, ahora llamadas “constituyentes” por Esquerra, basta ese tercio movilizado para lograr una mayoría parlamentaria, legitimadora de un paso más hacia la independencia.

Defender y representar a esa “mayoría silenciosa”, que es consciente de los males –inmensos males– de una ruptura traumática de Cataluña con España, es la gran operación política que resulta urgente abordar. Las debilidades de la democracia española no invitan al optimismo. Pero me consta que muchos buenos catalanes la están demandando, porque saben que, querámoslo o no, nos acercamos a unas elecciones decisivas. Y la sociedad catalana debe saber lo que se juega con la aventura independentista.

>Comentar

* campos obligatorios
4Comentarios
Juán Luis Sevilla Bujalance
|
A todo ésto
Sí, ahora todos miramos a la Fiscalía, al Gobierno  - que actúa tarde y mal, a mi modesto juicio - a los responsables de la farsa... Pero, a todo ésto ¿donde está quién representa y encarna la unidad nacional? lo digo porque es una fórmula muy bonita y utilizada con mucha frecuencia en los discursos, pero hasta ahora, en todo esto no le hemos visto ni escuchado. Y ésta es una cuestión de envergadura que atañe a España y su unidad. Me refiero, lógicamente a Felipe de Borbón y Grecia.
Pepito de los palotes
|
¡Independencia!
La mayoría silenciosa, si no habla, no sabemos que es lo que quiere. No sabemos si está a favor o en contra de la independencia. El problema es que algunos no aceptan jugar el partido porque tienen miedo a perder, cuestionan las reglas (el referéndum es ilegal, dicen) pero no permiten que los catalanes votemos de ninguna manera. La independencia no es nada malo, es muy positiva para construir un país mejor i no va en contra de nadie.
Juán Luis Sevilla Bujalance
|
No todo es posible
No, Pepito de los Palotes. No tenemos miedo a nadie ni a nada y menos a unos cuantos votos. No es el miedo lo que nos mueve, sino la certeza de que hay cuestiones que no son "votables" Todo en esta vida no es susceptible de voto. Y consideramos que una de las cuestiones que no lo es, la constituye la indisoluble unidad de España. Miedo.... ¿a unos cuantos ignorantes de la verdadera Historia, que se mueven por argumentos tan raquíticos como la voluble voluntad de los votantes? Compasión hacia ellos, por su falta de conocimientos, más bien...
José Manuel de Torres
|
Contesto a sus preguntas
Sí sabemos una cosa: tampoco la mayoría silenciosa catalana se siente representada por los partidos nacionales (es más, ateniéndonos a los resultados electorales, me atrevo a asegurar que se siente traicionada). Quizá sea cuestión de coherencia y valentía políticas, o no (que dirían otros). ¿Es posible intentar cambiar las cosas desde dentro de un partido o al intentarlo se convierte uno en la oveja negra de la manada, en el apestado del grupo? ETA, impuestos, aborto, familia, clases medias, unidad nacional... Tenga por seguro de que si nadie hace nada por cambiarlo desde dentro, los votantes lo cambiarán desde fuera.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP