Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016

Guerra contra esperanza

| 0 comentarios valoración: 1  983 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 1  983 votos

«Si muero, me imagino que al menos podremos buscar refugio y consuelo en que lo que ha sucedido es el resultado de intentar aliviar el sufrimiento y ayudar a los que lo necesitan», decía el cooperante decapitado en una carta que envió a su familia el mes pasado. Peter Kassig, nombre del joven norteamericano asesinado, había creado una fundación para ayudar a los refugiados tras combatir con el ejército de Estados Unidos en Irak. Llevaba un año desaparecido en Siria y ayer se conoció su final. Nadie está a salvo del grupo yihadista armado más sanguinario de los 80 existentes.

Esta historia, que el mismo Obama ha calificado como “acto de pura maldad”, me ha recordado a la película “El amanecer del planeta de los simios”, la segunda entrega de la serie que sirvió de entretenimiento familiar el domingo. Poco se puede sacar de esta película mediocre desde mi punto de vista, pero creo que aquí puede servir de metáfora -­tenganse en cuenta las distancias-­ de la guerra americana y del mundo occidental con Oriente Medio. Una guerra interminable, llena de odios, sin perdón, sin justicia, sin una mirada al futuro, solo destrucción.

Veo a Kassig como el hombre bueno que confía y tiene fe en el ser humano, que pone su vida al servicio de los que más lo necesitan. Un hombre que dejó las armas para hacer su propia lucha pacífica. En el otro extremo, los radicales belicosos perdidos por sus ansias de venganza.

Parece que los norteamericanos no podrán salir nuca de Oriente. Después de once años en su empeño por democratizar los países árabes y de saldar cuentas tras el 11­S, todo está aún por hacer. Obama creía que había matado al perro y que ya no había “rabia”, quería centrarse en el Pacífico por exigencia de la industria militar, pero se equivocó. Lo único que ha cambiado es la forma del enemigo. Ahora tendrán que volver a las trincheras en un escenario aún peor. Lo tendrán que hacer junto a sus segundos enemigos, los iraníes, y librar una guerrilla urbana contra el Estado Islámico donde muchos civiles serán víctimas. Se redibujan así las fronteras de Oriente Medio y Washington y Teherán están más cerca que nunca. Pero el túnel permanece a oscuras. Sólo se ven pequeños destellos como el de Kassig, que se alejan mucho de los acuerdos políticos. 

No nos engañemos, aunque ahora Bashar ha Asad ya no parezca tan malo, aunque incluso Al Qaeda parezca más moderado, si se consigue acabar con el Estado Islámico, seguirá la guerra. La mejor frase -o la única que merece ser citada- de la película de los simios se escucha tras la derrota del enemigo compartido por los dos bandos unidos por la causa: “La guerra continúa. Los simios han empezado la guerra y los humanos no perdonarán”.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Claudia Greciet

Periodista entusiasta de las buenas historias que se encuentran en la calle.
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

17 NOVIEMBRE 2014

Guerra contra esperanza

25 ABRIL 2014

Sin miedo a sentir

13 FEBRERO 2014

Pajarita de San Valentín

>DESCARGA NUESTRA APP