Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Enmienda a la totalidad

José Andrés-Gallego | 4 comentarios valoración: 5  260 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 5  260 votos

He leído con sorpresa lo que escriben dos personas a quienes leo otras veces con gusto. Uno es Arcadi Espada; el otro, Joseba Arregi; ambos el mismo día y en las mismas páginas. A vueltas con la consulta catalana del 9 de noviembre, claro está.

Arcadi Espada dice (y lo dice en serio): "La democracia, una delegación, es el sistema político ideado para que el ciudadano se despreocupe del modo en que debe defender su casa y su hacienda". Joseba Arregi menciona una frase de Theo Weigel, ex ministro de Hacienda alemán, que le lleva a concluir lo que sigue (bien entendido que soy yo quien añade entre corchetes los casos concretos a que aluden Weigel y Arregi): "la idea sentimental [Cataluña, Baviera] no tiene por qué condicionar el espacio de solidaridad [España, Alemania], ni las dos juntas el horizonte de libertad [Europa entendida como Unión Europea]".

Enmienda a la totalidad:

(1) El horizonte de solidaridad de todo ser humano tiene que ser la familia humana. Eso lleva, por ejemplo, a que una guineana que ha superado el ébola venga a España a donar sangre para que nos curemos los que lo necesitemos y que un buen puñado de europeos de la UE esté donde se cuece el ébola y se arriesguen a contagiarse.

(2) Mi horizonte de libertad tiene que ser el mismo: el mundo. Si no me dejan ser libre en todo el mundo, tendré que aguantarme, pero nunca renunciar a que el horizonte de mi solidaridad sea el mundo. Si renunciara a eso, sucedería lo que ya sucede: que la Unión Europea se ha quedado en Mercado Común proteccionista en el que vivimos a costa de aquellos cuyos productos gravamos con aranceles para que no sean competitivos en nuestros mercados. Dejamos incluso que se maten por ello para abastecernos de materias primas.

(3) Hacer que mi horizonte de solidaridad (Cataluña, Alemania, España) sea menor incluso que mi horizonte de libertad (la Unión Europea) es declarar que viviré libremente no sólo a costa de los excluidos de la UE, sino también a costa de los más débiles de la UE. Por ejemplo, impondré a Italia, Grecia, Portugal, Irlanda y algún otro una política de superación de la crisis adecuada a los intereses de Alemania, si es éste mi ámbito de solidaridad. En consecuencia, haré cosas como salvar las cajas de ahorro alemanas a costa de la deuda pública española (y de las propias cajas de ahorro españolas).

(4) Si, para todo eso, cada uno de nosotros delega en unos gobernantes para despreocuparse del modo en que defienden nuestra casa y nuestra hacienda durante cuatro años, podemos encontrarnos con cosas como éstas: (a) Que los hambrientos no puedan esperar cuatro años a que les llegue la comida que debo darles, incluso quitándola de la mía, y se mueran. (b) Que millares de negros mueran por el ébola, y mis gobernantes no se lo tomen en serio hasta que se contagie un español. (c) Que, a los cuatro años, me encuentre con que mis delegados se han quedado con mi casa y hacienda y no van a la cárcel. Si acaso, se juzgan, se condenan y se indultan.

(5) A eso no lo llamaron "democracia" ni la madre que la parió (la Grecia de los clásicos) ni Rousseau (el último demócrata a la griega). Lo llamaron "democracia" los norteamericanos del siglo XIX. Y nuestros ancestros -unos pronto, otros tarde- terminaron por creérselo.

Advertencia filológica: La traducción de la palabra griega "democracia" por "gobierno del pueblo" es rechazada por algunos expertos que dicen que el "demos" griego no era el "pueblo", sino el "barrio". Y, en ese caso sí, tenemos un gobierno de barrio: Artur Mas parece gobernar Cataluña con el barrio donde viven los Pujol como horizonte de solidaridad. Rajoy gobierna España con el horizonte de solidaridad en dos barrios unidos llamados Finanzas y Políticos. Merkel gobierna la UE solidariamente con Alemania, o sea consigo misma. Y no se queja nadie porque cada uno tiene un "ideal sentimental" en el que goza de plena libertad: Weigel puede oír canciones bávaras y beber cerveza mientras yo escucho jotas en Youtube y prefiero un blanco de Tosos.

>Comentar

* campos obligatorios
4Comentarios
Giorgio Chevallard
|
A vueltas con la consulta.... y con el centralismo, ¿qué?
Un artículo inteligente Una sorpresa que salga en Paginas, aunque claro está el máximo de los males es la consulta catalana.
No me gustan los independentistas: creo incluso que pueden ser un peligro para el futuro de Catalunya (pero no por las razones que esgrime Rajoy, intentando meter miedo en el cuerpo (la pensiones, Europa, el Euro...).
Pero MENOS me gusta el centralismo egoísta, estúpido, cerrado de Madrid, solo preocupada ante todo de proteger sus privilegios.
Cuando tengáis el coraje de hacer un poco de examen de conciencia de vuestra justicia y solidaridad, reconociendo que sólo habéis barrido para la capital, quizás empecéis a poder entender como se sienten los catalanes, puteados una y otra vez con promesas, pero sistemáticamente explotados, entre el egoismo de la capital y la incapacidad de nuestro lideres.
José Andrés-Gallego
|
Addenda al primer comentario
  1. Hablo en primera persona porque no debo hablar por nadie más. Usted habla de un "vosotros" que me incluye arbitraria e injustamente, pero más preocupa lo que le daña a usted. Piense si no está alienado en ese sujeto abstracto que llama "vosotros", "la capital" y "Madrid". No son sujetos de acciones libres. Hable a personas y de personas.
  2. Para mí, el máximo de los  males no es la consulta catalana. El máximo de los males es que no nos solidaricemos con la familia humana entera.
  3. No creo que la organización del estado español sea centralista. No lo es, sin más. De hecho, es ya un estado federal.
  4. Procuro tener todos los días el coraje de hacer examen de conciencia de mi justicia y mi solidaridad y, cuando lo consigo, salgo malparado, la verdad.
  5. Pero no he barrido para ninguna capital. He prestado servicio a cambio de servicios -sin reciprocidad- donde me ha llevado la vida. A veces he recibido más de lo que daba y a veces he dado más de lo que recibía.
 6. Entiendo cómo se sienten los catalanes, los andaluces, los aragoneses y bastante más gente. Me niego a ponerme orejeras.
 7. Los catalanes no han sido puteados con promesas, ni sistemáticamente explotados. Se han incumplido promesas y ha habido unas personas -muchas, catalanas; otras, no- explotadas por otras -unas, catalanas y otras, no.
 8. No tengo líderes, y bien que lo siento.
Joaquín Montenegro
|
Primer comentario
Qué curioso hacer un comentario en tono de acusación hacia los centralistas, a un Profesor de Investigación que se sincera únicamente ciudadano del mundo y nacido, si no me equivoco, en Calatayud,... ahora que, hablar del egoísmo de la Capital es afamar gratuitamente a todos los que ahí vivimos igual de puteados que el resto y con más polución porque ni nos limpian las calles los desbordamientos del monopolio sobre el agua ni nos bajamos de los coches cuando nos dicen que es un taxi,...
Valva Andrés-Urtasun
|
Claro como el agua
No puede ser más claro. Proposiciones sencillas con sujeto y predicado en sus ecuaciones lógicas, bien sencillas, para llegar a las siguientes conclusiones: la democracia hoy es el ejercicio libre del lucro, la nación del siglo XXI es la unión de intereses económicos a escala estatal o para-estatal, la confederación de naciones lo mismo, a una escala mayor. Bien simple y absolutamente cierto.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP