Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016

¿Es el fin del bipartidismo?

| 1 comentarios valoración: 3  45 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  45 votos

 Las últimas encuestas del CIS pronostican un descalabro mayúsculo de los partidos hegemónicos en las últimas legislaturas y un ascenso espectacular de Podemos. No es que la decepción de los votantes del PP y PSOE sea nueva pero hasta ahora habían mantenido su fidelidad a las grandes formaciones como un mal menor. Lo novedoso es la ruptura  del voto cautivo. ¿Cómo y por qué ha comenzado este distanciamiento entre el votante y los partidos políticos? ¿En qué momento hemos dejado atrás la pasión política con la que se vivía en la transición?

 Por un lado, los votantes hemos pecado de ingenuidad al esperar que un determinado partido político sea como un bálsamo de Fierabrás que cure todos los males. La realidad ha mostrado la insuficiencia de este pensamiento. Por otro lado, la actitud de la clase política (que tiene los mismos vicios que la clase trabajadora o la clase empresarial) tampoco ha ayudado a que podamos valorar positivamente su gestión. La corrupción, que no es un  fenómeno ni novedoso ni exclusivo de España, es un factor esencial para explicar este desapego pero no es suficiente. Y es que como lucidamente ha escrito recientemente Nicolás Redondo Terreros en un artículo en El País "los intereses de los partidos se han confundido con la política". Los ejemplos son innumerables: la falta de una  separación real entre el poder judicial y el  poder político, la plaga de enchufados del partido de turno en cargos sin la cualificación adecuada, la manipulación de la las televisiones públicas, la falta de acuerdo de los grandes partidos sobre unas pocas cosas importantes… obviamente la corrupción.

 Las consecuencias de una clase política más preocupada en mantener su modus vivendi que en los problemas de la nación están a la luz del día. El ascenso de los populismos, la presión de los nacionalistas, crisis moral… Dicho con las palabras más precisas del periodista  Antxón Sarasqueta “La democracia liberal exige la defensa permanente de los valores que le son propios y combatir en el terreno de las ideas y los hechos todos los vicios antidemocráticos y formas de totalitarismo que tratan de desconfigurar y romper el sistema. No se ha hecho así, y en lugar de fortalecer la democracia se ha debilitado y se ha corrompido el sistema, y a eso obedece la ofensiva que estamos viviendo hoy en España de todos los totalitarismo de izquierda y nacionalistas. ”

 Las próximas elecciones generales plantean un posible pacto PP-PSOE. Esto puede ser la ocasión para que estos partidos superen sus viejos vicios y puedan volver a ilusionar. O por el contrario, si siguen anteponiendo sus intereses partidistas a los de la nación lo cual puede ser la última estocada al sistema bipartidista tal y como lo conocemos en la actualidad. Quizá estemos, por tanto, en un momento histórico de cambio de ciclo.

 Redondo Terreros apuntaba agudamente el camino que se debe recorrer  “la recuperación de la POLITICA con mayúsculas pasa inevitablemente por un debilitamiento de su comportamiento invasivo en las instituciones y en la sociedad civil ¿serán capaces de comprender la situación, de actuar en consecuencia y por lo tanto disminuir  su protagonismo?”. Estoy esencialmente de acuerdo con la lectura del exdirigente socialista. Por otra parte, muchos esperan de un cambio en la Constitución como panacea frente a los desafíos actuales. Es obvio que la Carta Magna no tiene que ser algo inmutable, sin embargo, las posibilidades de que resulte un texto mejor son escasas dada la clase política actual  y los ideales que la mueven.

 ¿Qué ocurre si PP-PSOE caen? Esto no tendría que ser un problema si le sucedieran partidos de centro derecha o centro izquierda moderados que pudieran protagonizar una transición dulce usando las palabras de Vicente del Bosque. Sin embargo, es difícil que estas formaciones puedan crecer en la coyuntura actual. Primero porque en épocas de fuerte tensión social, a diferencia de otros momentos, suelen crecer las opciones más radicales. Y segundo, porque no cuentan con ningún apoyo mediático importante. Por contra, estamos ante un terreno abonado para  el crecimiento del populismo se llame Podemos o las opciones que puedan aparecer como antagonista a Podemos.

 Este escenario descrito nos puede producir zozobra, sin embargo, la historia nos muestra que periodos de decadencia pueden ser el preludio de una época de mayor esplendor solo que la historia transcurre lentamente así que quizá nuestros ojos no lleguen a ver el final del túnel.

 

 

>Comentar

* campos obligatorios
1Comentario
Francisco Medina
|
Escenario abierto...

Falta una pasión por el bien común...está clarísimo. Ante este panorama, fenómenos como el de Podemos (que nacen del 15-M) nos muestran que, en el ámbito de la sociedad civil, está la encrucijada de la renovación, pero también el germen de un "pensamiento único" que capila desde abajo. Por eso, el único antídoto es generar un pueblo desde abajo...en el que la libertad y el respeto a la persona primen más que la ideología.

En el caso de Podemos, las consideraciones sobre la renovación y  el desprecio a la corrupción política encubren auténticos anillos de poder...porque no basta con cambiar las estructuras, es nuestro corazón lo que ha de ser cambiado.

Gracias por este artículo tan fresco...

<< volver

sobre este blog
Juan Carlos
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

31 MARZO 2016

El dilema del PSOE

14 OCTUBRE 2015

Soledad

>Últimos comentarios

Y ahora qué? - Pues se les habrá quedado una cara de pasmarotes... porque ahora ¿qué harán Uds.? La ley más trascendental dicen, y el PP les ha vuelto a dar. El PP "capaz de defender los valores". ¡Me parto! Si es que no escarmientan. Y de políticas a favor de la maternidad, la adopción... pues brillan por su ausencia más burda. Ea, ea... Uds. dale que te pego con el voto bobo. Saludos. - Por Sandra Gómez
Con cariño, discrepo. - Querido Juan Carlos. Permíteme que te tutee pero es que me resulta simpática tu foto. Creo que eres el único que la publica en su blog y eso ya merece mi simpatía, aparte de gustarme tu sonrisa. Eso no quita que, si te he entendido bien, te tenga que contradecir en alguna cosa de las que dices. Y te contradigo en eso de la derecha y la inacción frente al matrimonio homosexual. Si inacción es manifestarse en las calles con los obispos, si inacción es presentar un recurso al constitucional contra la ley y si inacción son las cientos de declaraciones en los medios de toda la derecha, entonces yo debo de ser una marciana de visita. ¡Pero hijo de tu tiempo! ¡Si no ha habido nada más retrógrado, insistente y pelmazo que el PP hablando de este tema para oponerse! Eso sí, todos como tú, con un montón de amigos homosexuales a quienes “estiman profundamente” pero a quienes no les dan lo que legítimamente piden. ¡Y un cuerno! Con amigos así prefiero volverme a Marte, qué quieres que te diga. Y un último apunte. A la Iglesia se la puede ver, como dices, como alguien con quien colaborar, pero es que hace y dice cosas tan, tan raras que o no es lo que dice, o disimula de vicio, o algo se me escapa. Estoy alejadísima de sus posturas y me parece una institución plutoniana (Plutón está más lejos que Marte de la Tierra) pero reconozco que algunas cosas que hace están bien aunque no sé si por equivocación. Pero de acuerdo con algunas cosas que "hace". No de lo que dice sobre cosas que no le competen ni importan ni sabe. Un abrazo, corazón. - Por Sandra Gómez
La mirada al pasado es fundamental para entender el futuro - Sinceramente. Discrepo del Sr. S. La solución es más DEMOCRACIA EN CATALUÑA: menos nacionalismo secuestrando ámbitos culturales y menos chantaje social por parte de quienes adoctrinan. Lo que no tiene sentido es obligar a la mayoría de los catalanes y al resto de los españoles a comulgar con las ruedas de molino nazionalistas. Por cierto, la separación no crea sinergia alguna y quien ha de regenerarse, ciertamente, es toda la sociedad. Quien ha escrito el comentario anterior parece no saber nada de HIstoria antigua y medieval: Los visigodos llegaron a toda Hispania, incluida Cataluña y se sintieron una unidad antes de la llegada de Tariq. Que, en ningún momento, hubo ocupación manu militari, sino que las revueltas en Cataluña que sofocó el Conde-Duque de Olivares eran de carácter social y no reivindicaciones nazionalistas. Que los Decretos de Nueva Planta de Felipe V se debieron a que Cataluña apoyó a los Austrias, sin que hubiera Constitución de ningún tipo. Que Cataluña se aliara con el francés se debe a cuestiones dinásticas y no de tipo nazionalista. Que el único chauvinismo aquí es el catalanista de Maciá,  y el cortijo o masía catalana que el Sr. Mas ha creado. Que el nazionalismo catalán vive de un pasado imaginario e ideologizado. Eso de mirar al futuro, como se dice ahora "es para partirse la caja". La Diada fue otro invento para justificar una usurpación del poder que ciertos nazionalistas no quieren dejar. Que nazionalsocialismo y nazionalismo son lo mismo (aunque nacionalismo se escriba con "c", en el fondo lleva la "z" en el subconsciente ideológico-colectivo). Lo dicho: menos demagogia y más democracia real. - Por Francisco Medina
Felicidades - Buen artículo! - Por Anselmo
El verdadero humanismo - Magnífico post, es cierto que puede ser la ley más trascendental de la legislatura. Esperemos que el PP sea capaz de defender los valores del verdadero humanismo y no se vea arrastrado por sus complejos ante esa pretendida -y falsa- superioridad moral del izquierdismo rampante - Por Joaquín Polo

>DESCARGA NUESTRA APP