Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
20 OCTUBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

"El infinito en movimiento, el movimiento hacia el misterio"

| 0 comentarios valoración: 3  451 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  451 votos

Este sábado en EncuentroMadrid se han dado cita los cantaores y bailaores Francisco Hidalgo, Ana González, Luis Ortega, Caro Fernández y Caridad Vega, quienes el pasado martes participaron en el espectáculo Inmortal para quererte en el Teatro Infanta Isabel.

El encuentro titulado “Una mirada a la experiencia humana del flamenco” ha comenzado con la pregunta acerca de la vocación a este arte. A ninguno le ha resultado fácil identificar un momento concreto del inicio de su vocación, “yo con 3 ó 4 años me veía en el espejo y me ponía a bailar. Desde luego no es algo que me venga de familia. Mi padre daba palmas pero era soldador, mi madre ponía música pero no tenían que ver mucho con el flamenco”, ha explicado Ana González, conocida como ‘Ana de Cai’. “Yo tampoco recuerdo una fecha exacta. Empiezas casi como un hobby, como un juego”, añadía Luis Ortega. Caridad Vega ha sido quien supo definir más claramente el inicio de su pasión por el arte: “Recuerdo que mi deseo de empezar a cantar era reiterante. Mi familia es cantaora. Cuando veía el flamenco, algo en mí se movía”.

El acto ha tomado cuerpo cuando el moderador Emilio Pérez ha preguntado qué suponía para cada uno de ellos cantar y bailar: “¿Os acerca más al infinito?”. Luis Ortega reconocía que “lo que empieza como un juego o búsqueda, acaba siendo una satisfacción”, y en ese sentido podía afirmar que “sí, las chispas saltan con la búsqueda de esa felicidad, pero es verdad que luego en la profesión, cuando oyes comentarios de lo que han sentido los demás, uno toma una gran responsabilidad. Música y danza es algo también algo personal, de cada espectador. A cada cual le despierta algo distinto”. La bailaora chilena Caro Fernández ha ido más allá en ese sentido de responsabilidad, destacando la obligación del artista de hacer llegar adecuadamente su arte a un público, “ser capaces de transmitirles a ustedes lo que nuestro corazón quiere dar”, expresar lo que el artista no puede decir sino con su arte.

Con una copa de manzanilla regalo de la casa, llegó el turno de preguntar por los maestros, aquellos que marcaron a los que ahora son artistas profesionales. Caridad se ha acordado, por ejemplo, de su tía cantando saetas: “Ella me decía que la saeta no hay que cantarla, sino que hay que rezarla. Ahí hay una conexión en la que te entregas de verdad”. Fue entonces cuando el sentido del arte afloró al ser definido como el vehículo expresivo de la verdad. Son los maestros los que nos acercan a ello, pero no por su técnica, sino por la verdad personal de la historia de cada uno. “Los maestros nos van enseñando todo esto. Entender todo esto no es automático, sino que requiere su tiempo. Yo, por ejemplo, cuando me di cuenta de que esto no era solamente una búsqueda de felicidad fue con la pérdida de mi padre. Descubrí cómo sólo bailando podía cicatrizar mi herida”, confesaba Luis Ortega. Para Ana González, la personalización de su arte también vino de la mano de un maestro, en este caso, de la bailaora Ana Salazar: “Fui a ver a bailar a mi profesora y ahí descubrí a Ana Salazar y vi que cada cual tenía una manera de expresar el flamenco. Yo era muy tímida pero con los años y el tiempo, fui aprendiendo a expresar mi manera de bailar”. Emilio Pérez concluía así un acto en el que salía a relucir la necesidad del arte de los maestros para llegar a ser verdaderamente uno mismo, para abrirse conmovidos al misterio, un “infinito que está en movimiento”, según Caridad Vega. Un infinito por el que uno puede vivir.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja