Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Luis Garicano, coordinador del programa económico de Ciudadanos

"La economía del futuro es la economía del conocimiento"

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 2  16 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  16 votos

Al hacer ciertas propuestas económicas, el partido de Albert Rivera, Ciudadanos, ha movido el agua, ha generado debate. Se puede estar o no de acuerdo, pero por lo menos se ha empezado a discutir. Luis Garicano, profesor de la London School of Economics, es el asesor de Ciudadanos en cuestiones económicas y analiza en Páginas la propuesta económica que su partido presenta este martes.

Ciudadanos ha propuesto ir más despacio en las inversiones del AVE, de dos mil a tres mil millones de euros que quedan pendientes, y eso ha generado una polémica de primera magnitud porque el AVE es uno de los timbres de gloria de las infraestructuras españolas. Somos uno de los países con más alta velocidad, al nivel de Japón, y eso parece que nos ha dado capacidad competitiva. ¿Por qué proponen que vayamos más despacio con el AVE?

Bueno, le hecho de que el AVE es una cosa maravillosa y que a todos nos encanta no se puede dudar, como el Concorde para ir de Nueva York a París también fue algo maravilloso. Pero hay cosas que también hay que evaluar su utilidad económica y social. Pensamos que España ha invertido mucho desde los años 90 en infraestructuras y creo que nos hemos pasado de rosca. Hay muchos aeropuertos vacíos, muchos autobuses que no se usan, y muchos vagones y estaciones de tren vacías. Lo que se está haciendo hay que terminarlo, pero todo lo que queda de recorrido, que pueden ser otros 15.000 millones, hay que hacerlo solo tras una verdadera y cuidadosa evaluación coste-beneficio. Hay que entender que el dinero no es gratis y que hay otras cosas que hacer. En particular, lo que proponemos es que ese dinero se invierta en la economía del futuro, que no es una economía de ladrillo sino de ideas, de conocimiento, de innovación. Hay que tratar de reorientar la economía española desde la infraestructura hacia la innovación.

Es cierto que ahora se cuestiona la rentabilidad del AVE, pero ahí hay retorno social y económico, ¿no?

Sin duda. No se trata solo de pensar en rentabilidad económica, que no creo que haya nadie que no esté de acuerdo en que eso existe en gran parte de las líneas. Pero nosotros pensamos que de hecho este no es un argumento que favorezca al AVE. El AVE es un medio de transporte bastante caro, sus usuarios son en general del nivel medio-alto, y estamos subsidiando entre todos los españoles mediante los impuestos a los viajeros que antes usaban el puente aéreo. Los estamos sacando del puente aéreo, dejando el aeropuerto vacío, y pagándoles el billete de tren a unas personas que realmente no necesitan que nadie les pague el billete.

Es poco redistributivo.

La razón de que estemos en contra no es que no nos guste cómo está redistribuida. La razón por la que hacemos esto es que los que lo defienden dicen que es por la redistribución, y eso no existe. Realmente, no existe ni el criterio económico ni el social. Por otro lado, además, todo el mantenimiento de las vías interiores, por ejemplo en Andalucía, está sufriendo mucho, todos los trenes que antes existían, para dedicarse a este proyecto de prestigio.

Vamos con la propuesta fiscal. Ustedes proponen un tipo de IVA único entre el 16 y el 19%. Hay quien ha hecho números y dice que eso no es bajar impuestos, porque el tipo medio real efectivo ha estado en torno al 14,6%, y eso supone en realidad subir impuestos porque supone un alza de entre 5.000 y 17.000 millones de euros.

No vamos a subir los impuestos. Nuestra propuesta fiscal se ha hecho con mucho cuidado, hemos medido los costes al milímetro, con simulaciones por cada persona que paga impuestos, y tenemos una propuesta fiscal tanto en el IVA como en el IRPF que no solo no sube impuestos, sino que los españoles van a ver que vamos a usar el dinero con mucho cuidado.

¿Cuántos tipos en el IVA, los que hay ahora o tipo único?

No vamos a ir hacia el tipo único.

Entonces, esto se corrige sobre lo inicialmente dicho.

Lo que pasa es que hemos hecho nuestros números, hemos tenido mucho cuidado con lo que nos vamos a gastar, y vamos a presentar nuestra propuesta este martes.

¿Y qué será lo más novedoso?

El sistema impositivo español está lleno de agujeros, de exenciones, de tratamientos generosos para algún grupo que se ha conseguido una ayuda, un lobby o lo que sea. Nosotros no queremos que exista eso, por lo que proponemos un sistema impositivo con tipos más bajos, con bases más amplias, muchísimo más eficiente e igual, vamos a asegurarnos de que todos los agujeros que existen los cerramos.

Eso suena a quitar deducciones.

Suena efectivamente a quitar deducciones y exenciones, pero también a quitar los tipos. Al final, los españoles que cumplen con sus impuestos al final van a pagar menos.

Pero no es lo mismo el que tiene tres hijos que el que no los tiene.

Correcto. Contemplamos el tratamiento por hijos, por supuesto. Me refiero a todas las deducciones y exenciones que tienen que ver con otras cosas, con tratamientos especiales para determinados gastos.

También han propuesto el contrato único, y eso levanta ampollas. Es una fórmula de la que muchos economistas llevan tiempo hablando pero a la que hay una resistencia bestial.

Hay mucha resistencia, sí. La mayoría de economistas españoles firmamos un documento en 2009 diciendo que la contratación española era un desastre. La semana pasada Draghi dijo lo mismo, con unos comentarios completamente en la línea de lo que decimos nosotros. El FMI, la OCDE, la Comisión europea, todo el mundo que mira la economía española desde fuera considera lo mismo, que hay un exceso de rotación enorme, y la mayoría de los economistas que lo miran piensan que hay que tratar de generalizar los contratos indefinidos. Hay una rotación excesiva, que tiene que ver con que hay poca seguridad jurídica.

Pero los empresarios no quieren contratar indefinidamente.

Bueno, lo que pasa es que tienen que usar un contrato que sea indefinido, y luego no tiene por qué ser una contratación indefinida. La cuestión es que un contrato no te obligue a despedir a alguien a los seis meses, pero no se trata de obligar a nadie a contratar a alguien para siempre. El contrato tiene que facilitar por ambas partes las relaciones laborales.

O sea, contrato indefinido con despido más fácil.

Con una escala que haga el despido más fácil al principio que en el indefinido, y que poco a poco vaya haciendo a la gente más fija, pero sobre todo con mayor seguridad jurídica, que el empresario sepa a qué atenerse.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP