Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Stanley Payne

'Aunque se habla mucho de memoria histórica, en España suele ser ni memoria ni histórica'

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  21 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  21 votos

En una de las entrevistas del ciclo que estamos realizando sobre regeneración democrática el periodista Antxón Sarasqueta afirmaba: “En un régimen democrático fuerte domina la sociedad civil, y en España hoy domina la clase política, lo que es otra manifestación de la debilidad del sistema”. ¿Cuál es el recorrido histórico que se ha hecho en España en los últimos años para llegar a esta situación de debilidad de la democracia, y auge de los populismos y de los nacionalismos?

Hay dos lados de esta cuestión. Uno es el de la salud democrática, y otro el de los anti-sistema. La sociedad española de fines del siglo XX llegó a ser muy pasiva en cuanto a iniciativas, o actividades de grupos de voluntarios en lo social y en lo político. Enfrentada con un sistema dominado por partidos, la respuesta fue la pasividad social. La gran debilidad de la Transición fue su modelo autonómico, diseñado de un modo flojo y desequilibrado. Luego los nacionalistas se aprovecharon de las debilidades en el sistema político (ejemplo 1993-2000) y más tarde de la ambición de Zapatero de aprovecharse de ellos para crear una especie de Frente Popular nuevo contra el PP. Esto fue un desastre, no funcionó, pero envalentonó a los nacionalistas.

¿Existe una relación inversa entre la debilidad del Estado y el auge de los nacionalismos? ¿Son inversamente proporcionales, por buscar una fórmula matemática?

Algunos politólogos buscan fórmulas matemáticas pero solamente funcionan para cosas muy limitadas. Pero, en términos generales, la proposición me parece correcta. Como digo, aspectos de las funciones del Estado se debilitaban entre 1993 y 2000, y luego Zapatero quería deshacerse de todo el trabajo de Aznar de 2000-04 y llevar a cabo una serie de manipulaciones, pero con todo esto le salió el tiro por la culata y el Estado llegó a ser aún más débil. Rajoy ejerce mucho poder económico, pero no en otras esferas, donde por lo general es pasivo y débil.

¿Qué lecciones nos da la historia de España sobre cómo regenerar la democracia?

Ciertamente hay lecciones en la historia de España, pero por lo general lecciones muy duras. El problema más básico es el cainismo español. Franco lo eliminó, pero por procedimientos dictatoriales. La Transición fue una excepción, pero entonces había una voluntad de parte de la gran mayoría a cooperar, como consecuencia de esta misma historia. Pero con 40 años de democracia, la perspectiva es diferente. Han surgido doctrinas de gran faccionalismo, aceptadas por muchos porque no hay un verdadero sentido de la historia o la experiencia, meramente de un malestar o una rivalidad inmediata, a pesar de lo mucho que se habla de "memoria histórica", que en España suele ser ni memoria ni historia.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP