Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016

Sed de Centro.

Angel Satué | 0 comentarios valoración: 3  12 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  12 votos

En la España contemporánea, jamás ha existido nada equiparable a la democracia cristiana italiana, que dominó la política italiana desde los años 40 hasta los años 90. Es cierto que las circunstancias fueron distintas, y durante el tiempo que en la bota italiana gobernó la DC, en la piel de toro, se citaba para la historia una dictadura, que nació del terrible pecado cainita.  

El mundo de “lo católico” en España quedó absorbido por el régimen autoritario nacionalcatólico del general Franco, con todas sus consecuencias. Éste logró aglutinar, sin entrar en los medios, en torno al Movimiento Nacional y estructuras paralelas, a prácticamente toda la derecha sociológica española, al tiempo que se cercenó todo intento de sociedad civil independiente del Estado-Gobierno (el Sistema).

Esta misma derecha sociológica, que para entendernos era más o menos creyente, más o menos de orden y más o menos propietaria, pero sobre todo española y tranquila -y algo desactivada políticamente-, ya en democracia, se descompuso, yendo a parar mayoritariamente a la UCD, quedando el PSOE y AP como destinos secundarios.

En una primera fase, simplificando mucho, para parte de aquella derecha, el PSOE fue el destino de justicia social para falangistas, idealistas y joseantonianos y, AP, para los franquistas y conservadores nostálgicos y católicos. En todo caso, estatalistas todos y bastante clericales, muchos, aunque fuera en apariencia. Feligreses de un Estado omnisciente confundido –craso error- con la propia España, y mucho peor aún, con los españoles.

En el PP no se llega a perder la afición a un estado todopoderoso, por los viejos tics conservadores. En el PSOE, se han echado en brazos de los antes llamados movimientos libertarios, en temas de moral y cambio social, que en buena lógica se alienan con los estatalitas pues requieren del poder coactivo del estado para transformar la realidad. Libertarios ecosocialistas bolivarianos y chavistas. Pura chispa. Pura vida.

Y aquí entra el hombre de centro y trascendente. Surge en clara oposición a la derecha conservadora española, amiga de privilegios, y a las nuevas clases pujantes descreídas, que también lo son, estatalistas, arribistas y centralistas en lo político -se puede ser centralista y profundamente localista-; y ante una débil derecha liberal, básicamente en lo económico, que deifica el mercado. Surge también frente a un socialismo sentimentalista que otorga franquezas, derechos y libertades como en la tómbola, que por abrazar causas imposibles, hace imposible la convivencia social -pues se habla de nuevo de lucha, de clases, de asaltos, eso sí, yendo todos a una, como en Fuenteovejuna-.

El hombre de centro tiene pocas certezas en la vida. Pocas no quiere decir que sean poco relevantes. De hecho, la única certeza por la que vive y muere el hombre verdaderamente de centro, comprometido con su realidad más próxima, es que le encantaría promover y ayudar a conseguir el bien común y el cambio, en todo caso, personal.

Tiene una limitación, que hace que todo el proceso vaya lentamente, fluya pausado, y es que sabe que no podrá ser ni por cualquier medio ni contra nadie.

Para ello sabe que habrá de acercarse al extraño, al diferente, y comenzar un dialogo entre iguales, donde desde el más profundo respeto y asombro por la otra persona, y el hecho de su existencia, y a pesar de los despareceres, comenzar a desmontar prejuicios, ideologías e increencias, buscando puntos de encuentro y de inicio de una relación sostenida en el tiempo.

El hombre de centro solo puede basar sus certezas en la libertad que le da el amor infinito de Aquel que vino al mundo a morir y a resucitar, para mostrarnos las posibilidades del amor.

El hombre de centro sabe que si de él dependiera todo este juego sería imposible, acaso posible unos instantes, pero que ese amor misterioso por el diferente, un amor que no es humano, solo es posible sostenido por un amor mucho más excepcional y grande, capaz de destruir los límites del tiempo y del espacio. Es Jesús de Nazaret el que permite esto. Es el resucitado el que permite el diálogo.

Son momentos de una democracia cristiana española, en un partido o tal vez en varios, centrista, centrada, basada en un modelo de convivencia contrastado, pontonera y no zapadora.

>Comentar

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

0Comentarios

<< volver

sobre este blog
Angel Satué, Aitana Sierra y el Alcalde de SanMontemares
Tres autores. Tres visiones. La del jurista abierto a la sociedad global, la de la antropóloga, ensimismada por el corazón del hombre; la del buen hombre de paz, ya anciano y, por eso, sabio y aun idealista, que habla de política.
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

- El nuevo pais se llamaría.. ESTADOS UNIDOS DE EUROPA OCIDENTAL. - Por Jorge
Plataforma de unión - Buenos días, interesante artículo. Esa plataforma ha sido creada, se llama Plataforma por la Federación Ibérica. https://www.facebook.com/PlataformaFederacionIberica/ - Por Rafa González
Unión Ibérica - La unión política de Portugal y España parece inexorable dentro de la Unión Europea y se impodrá porque va aumentado el criterio ciudadano en ambos estado a la bondad de una Unión Ibérica. A las medidas que se proponen añadiría otros, al menos, de principio: homologación de los sistemas tributarios y de protección social, así como de los sistemas educativos  y de sanidad pública. - Por José Luis Díaz Domínguez
Ojalá - Sería muy bonito. Tenemos tantas cosas que compartir y que nos unen. Creo que si lucháramos por un mundo mejor y más justo, empezando por la Península (más culto y rico, ecológicamente sostenible y que inviritiera en industrias con valor añadido y sostenibilidad, preocupado por la cultura y la producción científica), se crearía un marco atractivo para muchos de aquellos que no se sienten a gusto en la actual España. No sólo respetando sino admirando la diversidad de sentir y de culturas que tenemos... Es una pena que, con el potencial de todos los pueblos ibéricos, estemos tan separados unos de otros... Ojalá las cosas cambien. Un saludo y ánimos - Por Francisco
- El equilibrio se deja ver en cada frase. Cuando lo leo, ougo a una persona entrañable, sincera y, en el buen sentido de la palabra, una buena persona. Gracias por compartir. - Por Francisco Alonso Franco

>DESCARGA NUESTRA APP