Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Agustín Domingo Moratalla

"De Puig se puede esperar cordura, de sus socios no"

F.H. | 0 comentarios valoración: 3  18 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  18 votos

¿Qué valoración hace de los primeros pasos que está dando el tripartito en el ayuntamiento de Valencia?

De momento, las únicas noticias que tenemos proceden del Sr. Alcalde. Se están cerrando los equipos y es precipitado realizar una valoración general. Hay serias dificultades para cerrar un equipo de gobierno estable porque los grupos son muy heterogéneos. Hay una diferencia importante entre Joan Calabuig y su equipo del PSPV porque conocen bien el ayuntamiento, las tradiciones de los valencianos y su moderación institucional nadie la pone en duda. Están sorprendidos por el éxito de Compromís y se ven como príncipes destronados de una humilde oposición que habían ejercido con discreción. No será fácil mantener la estabilidad porque parece condicionada por el gobierno autonómico. Calabuig no lo tendrá fácil en los consejos de gobierno.

El nuevo alcalde Joan Ribó hizo el gesto de llegar al ayuntamiento de Valencia en bicicleta el primer día. ¿Qué podemos esperar de la personalidad política de Ribó?

Ribó se ha movido en la política de gestos y la imagen de la bicicleta ha dado la vuelta al mundo. También da la impresión de que con él se han abierto al público las puertas del ayuntamiento, cuando siempre estaban abiertas. De rejuvenecimiento del alcalde no hay nada porque es más viejo que Rita. Tanto la llegada en bicicleta como la apertura de puertas, pasillos y balcón principal del consistorio son medidas gestuales, importantes para una cultura mediática epidérmica deseosa de aires nuevos, pero no de siembras nuevas.

Ha confirmado al intendente general de la policía local, ha visitado la policía local y se ha sentido próximo a quienes tienen como misión proteger y cuidar a los vecinos. De momento es una medida prudente que se añade a la de mantener el programa de atención infantil previsto para el verano. Hay nuevos aires y nuevas formas, algo que tanto los vecinos como los funcionarios municipales agradecen.

Se cambiarán nombres de calles y se querrá intervenir en las costumbres. No debemos olvidar no sólo el perfil de izquierdas sino el perfil nacionalista, beligerantemente laicista y pancatalanista de la coalición a la que pertenece el alcalde. Antes de tomar posesión ya dejó bien claro que quiere un ayuntamiento laico, que no pondrá ni un pie en la misa de Infantes, que quiere separar religión y política, que no potenciará la Semana Santa Marinera y que fomentará la presencia de imágenes religiosas en casas particulares. Aunque en sus orígenes políticos arrancó en cristianos por el socialismo, en la actualidad se declara ateo. No sabemos qué política interconfesional aplicará porque se ha incrementado el número de musulmanes. Tampoco qué política intercultural porque el número de extranjeros y sobre todo de comunidades chinas se ha incrementado notablemente en la ciudad. Sí está claro que el día del orgullo gay recibirá un apoyo destacado porque es consciente de que el colectivo homosexual es uno de los bastiones de sus votos, la bandera multicolor lucirá en todos los edificios municipales el próximo 28 de junio. El «fomento del turismo de lesbianas, gays y transexuales» es otra de sus apuestas.

Mónica Oltra, de Compromís, se queda con la portavocía del Gobierno de Valencia. ¿Qué va a suponer esto?

Falta por ver la segunda parte del partido. La primera se ha jugado en las municipales y autonómicas pero la segunda se jugará en las nacionales. Oltra está pendiente de esa jugada porque parece ser la candidata de la coalición que formarán Compromís-Podemos. Cualquier análisis actual debe estar condicionado al semestre electoral que nos espera.

El PSPV tiene un problema grave de identidad que no tienen en Compromís. En sus carteles electorales Ximo Puig no quiso que figurase la sigla “Pais Valenciá” (de PSPV), se limitó a usar la sigla PSOE. Se limitó a presentarse como “socialistas”. Respira con dos pulmones, uno socialdemócrata jacobino y otro nacionalista, pancatalanista-multicultural. Esta esquizofrenia ha sido rentabilizada por la izquierda y el éxito de grupos como Podemos o Compromís se debe a la poca radicalidad con la que quiere presentarse Puig. Con este horizonte de moderación se produce la paradoja de que el líder socialista que ha sacado menos votos en toda la historia del PSPV es el encargado de formar gobierno. Con este panorama, el gobierno que se está pactando esta semana será extremadamente contradictorio, frágil, inestable y vulnerable. No hay un único modelo de sociedad, de sanidad, de administración pública o de escuela. El horizonte constitucional del 78 será la piedra de toque.

Mónica Oltra se ha reservado la vicepresidencia y portavocía. Esto significa que la imagen pública del Consell y de todos los valencianos no la ostentará el presidente de la Generalidad sino la portavoz. Estilos muy diferentes, maneras muy diferentes y cosmovisiones muy diferentes. Cuando ella hable en público como portavoz pedirá un respeto institucional que ella y su grupo no han practicado en las últimas legislaturas. Si alguien quiere saber qué podemos esperar, que empiece a rastrear twitter y, sobre todo, Youtube. Encontrará una política “de camisetas”, llena de sorpresas y descubrirá en qué consiste lo que llaman “nueva política”.

¿Cómo va a cambiar la política educativa?

Por las noticias que tenemos la coalición de gobierno dejará Sanidad y Educación en manos de consejeros independientes. Ya veremos. La militancia de Compromís, Podemos y gran parte del PSPV tiene un modelo pancatalanista, jacobino y laicista. Esto significa que no se ampliarán ratios en la concertada, no se incrementarán unidades, no se abrirán nuevos centros de iniciativa social y se comenzará nueva política educativa que se hará visible desde el primer día. Los nuevos cuadros (que saldrán de los estados mayores de las universidades públicas) ya están preparados para luchar contra lo que llaman la privatización de la enseñanza, la proliferación de universidades privadas y la mercantilización.

¿Qué se puede esperar de Ximo Puig?

De él personalmente se puede esperar cierta serenidad y responsabilidad que probablemente no tengan sus socios de gobierno. Lleva mucho tiempo esperando este cargo y es probable que sus compañeros del tripartito aprovechen esta política emocional para arrinconar las propuestas moderantistas del socialismo valenciano. Hay muchos frentes abiertos y está obligado a jugar en varias bandas. El “acuerdo del Botánico” que firmó con Compromís y Podemos puede ser interpretado como el primer peldaño para su nombramiento como presidente de la Generalidad. Un peldaño con que puede subir, y bajar.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP