Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Wael Farouq

"No es un ataque contra Italia ni Egipto, sino contra todos nosotros"

P.V. | 0 comentarios valoración: 2  10 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  10 votos

Hablamos con Wael Farouq, profesor egipcio en la Universidad Católica de Milán y en la American University de El Cairo, a propósito del atentado del Isis que el sábado destruyó el consulado italiano en la capital egipcia, matando a una persona e hiriendo a otras nueve.

¿Lo de El Cairo ha sido un atentado contra Italia?

No ha sido un atentado contra Italia ni contra sus instituciones, sino contra la humanidad. El terrorismo es ni más ni menos que un acto contra la humanidad. Mientras no lo consideremos así, nunca seremos capaces de hacerle frente. No es algo que afecte a Renzi o Al Sisi, sino a Rabia Abdel Al, el joven que ha muerto en la explosión. Un joven bien educado que había decidido trabajar como vendedor ambulante para no seguir sin empleo. Salió de casa a primera hora de la mañana para ir a trabajar y murió. Insisto, es un atentado contra Rabia Abdel Al, y todos los Rabia Abdel Al del mundo deberían estar preocupados por este tipo de atentados.

¿El Isis volverá a atacar a Italia por sus acciones en Libia?

No, este atentado tampoco tiene nada que ver con Libia. Tiene que ver ante todo con la naturaleza del terrorismo y del fundamentalismo islámico. Los terroristas ponen en práctica la violencia porque son extremistas, no por una forma de venganza. Es un grave error reducir el desafío que hoy nos lanza el terrorismo a una simple reacción por el papel de Italia en Libia. Estas personas matan al azar porque es el lenguaje que les sale de forma más natural.

Pero la política autoritaria de Al Sisi ha provocado, de hecho, un aumento de los atentados en Egipto.

No podemos reducir lo que está pasando en Egipto a una reacción ante el régimen actual. Tampoco en este caso el terrorismo ni la violencia pueden ser una reacción sino más bien un resultado natural de la ideología y del extremismo. Cuando el islam se transforma de religión en ideología, no se trata de una elección personal sino de una decisión que se pretende asumir para toda la humanidad. Por tanto, hay que forzar y oponer este estilo de vida a la humanidad entera.  Este es el verdadero alcance del problema. La violencia es un producto del extremismo, es decir, una ideología que quiere imponer un punto de vista concreto a todos los demás.

Según Matteo Renzi, “en este momento Egipto solo se salvará con el liderazgo de Al Sisi. Esta es mi primera posición personal, y estoy orgulloso de mi amistad con él. Le daré mi apoyo, a él y a la dirección de la paz”. ¿Qué le parece esta afirmación?

Prefiero no comentar lo que ha dicho Renzi. Pero me parece que es un grave error sacrificar la libertad y los derechos para combatir el terrorismo, como está pasando en Egipto. El objetivo de quien comete los atentados es precisamente este. El islam político quiere destruir todo aquello por lo que el pueblo egipcio luchó en dos revoluciones.

¿Por qué dos revoluciones?

El 25 de enero de 2011, los egipcios se rebelaron contra la dictadura de Mubarak, no para aplicar la sharía sino para pedir dignidad, libertad y justicia social. El 30 de junio de 2013 hubo una segunda revolución contra los Hermanos Musulmanes, reclamando un Estado liberal, democrático, civil y moderno. Actualmente, en el momento en que se daña a estos cuatro atributos del Estado para derrotar al terrorismo, se realizan precisamente los objetivos de los extremistas. No olvidemos que Egipto está luchando la batalla contra el terrorismo por Europa y por el mundo entero. Y si perdiera, todos pagaríamos el precio.

¿No cree que Europa se encuentra en primera línea igual que Egipto?

Sí, pero corre el riesgo de cometer el error contrario. El error de Europa es su tolerancia ante la ideología del islam. Una tolerancia que hace que en el Viejo Continente circulen cientos de millones de euros en compañías fantasma que sirven de tapadera a los Hermanos Musulmanes, como ha revelado recientemente una investigación de Andrew Norfolk publicada en el Times.

¿Cuáles son las consecuencias?

Esta actitud terminará perjudicando duramente a Europa. El hecho de permitir todo esto no protegerá en absoluto la libertad ni los derechos de los ciudadanos europeos. Poner un dique ante la propaganda islamista no se debe considerar como una limitación a la libertad de expresión, sino más bien como una forma de defender la libertad de los europeos. En este sentido, Egipto y Europa están unidos ante este desafío: cómo encontrar el equilibrio entre la defensa de los derechos y de la libertad personal por un lado, y la lucha contra el terrorismo por otro.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP