Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Juan Carlos Girauta, eurodiputado de Ciudadanos

"Hay confusión entre partidos y política"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 3  24 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  24 votos

¿Cuál es su valoración de esta última legislatura del Gobierno de Mariano Rajoy?

Es una legislatura malgastada en muchos sentidos, un Partido Popular, que ha tenido una mayoría absoluta, en estas circunstancias estaba casi obligado a hacer reformas de tipo institucional, de limpieza democrática que no ha acometido y con la excusa de la crisis económica ha renunciado a hacer política. Por lo tanto, queda todo por hacer salvo la cosa de la gestión del día a día de las cuentas públicas. Tenemos un gran contable que es Montoro que ha hecho mal que mal sus deberes, mal que mal… y lo demás pues son cuatro años perdidos. Cuatro años en los que se ha dejado de hacer la reforma de la Justicia para conseguir la independencia judicial que se cargaron en el año 85 los socialistas, cuatro años perdidos que podían haber sido los de la gran reforma de la Administración Pública, cuatro años perdidos para acabar con el capitalismo de amiguetes, cuatro años perdidos para abordar con decisión y claridad el problema catalán…

Respecto a esto último, ¿ha actuado correctamente el Gobierno de Rajoy frente al desafío soberanista?

A ver, dejemos una cosa clara, la crítica que yo hago al Partido Popular no significa que el Partido Popular sea el principal culpable, ni de lejos, del problema catalán. La culpa del problema catalán es de los nacionalistas catalanes. Dicho esto, el gobierno de España tenía la obligación de actuar con más inteligencia y no sé por qué normalmente la gente cree que inteligencia es hacer concesiones. La inteligencia no es hacer concesiones, la inteligencia es hacer pedagogía. La inteligencia del gobierno español que se ha echado en falta es que se podía haber estado presente en el gran debate catalán. El Estado ha desaparecido de Cataluña y ha aparecido en el último momento en forma de ministro de Exteriores ¡nada menos! Es decir, que el único que ha abierto la boca alguna vez sobre el tema catalán es el que menos tenía que hacerlo que es el ministro de Asuntos Exteriores, parecía que le estuvieran dando la razón a los separatistas. Por otra parte hay un gravísimo error con el referéndum bufo porque si eso era una falsa como dijeron Rajoy y el propio Margallo, decían “no, esto no tiene ningún valor, esto es como una farsa”, bueno pues entonces no lo recurras. Utiliza tu poder para difundir que esa idea es una broma. Entonces no lo recurras. Bien, lo recurres, si lo recurres y el Tribunal Constitucional te da la razón y prohíbe eso, ¡impídelo! Entonces no lo impides tampoco y había formas muy fáciles, muy sencillas para impedirlo.

¿Por ejemplo?

Como ejemplo, una sencillísima, se toman medidas cautelarísimas solicitando a todos los directores de Colegios y de Institutos que depositen las llaves de los centros durante ese fin de semana. Ahora, si lo que se hace es nada, entonces para el funcionario el coste está en desobedecer a la Generalitat o en hacer algo que moleste a la Generalitat, solo una directora de Centro de toda Cataluña se enfrentó y fue linchada en las redes y amenazada y todo lo que ya te puedas imaginar. Será cuestión de invertir costes si recibes una citación judicial donde te dice: señor venga aquí y deposite las llaves durante el fin de semana.

Es solo un ejemplo. Quiero decir que Rajoy ha dejado que este tema se fuera pudriendo y pudriendo como suele hacer él pero llega un momento en que te encuentras lo que estamos viendo y lo que vendrá que son las declaraciones de independencia y estas cosas. Y tiene muy poca fuerza alguien que simplemente ha dejado que las cosas transcurran. Naturalmente que hay que cumplir la ley. O sea, la ley se tiene que cumplir y de eso no cabe ninguna duda. A nosotros que no nos vengan con que la ley hay que adaptarla al momento político. No, la ley obliga a todos.

También exige, por ejemplo, la regeneración de ciertas cosas que a muchos los ahuyentan con España porque dentro del creciente, vamos del crecido, separatismo catalán hay mucha gente joven que lo que ve es que hay algo que le resulta un promesa y otra cosa que le resulta nada. Un futuro gris y que se lo pintan además. Que todo eso ya sabemos que luego hay una corrupción descomunal en las filas del nacionalismo como acabamos de ver. Lo sabemos hace décadas pero hay que contarlas las cosas, hay que estar presentes. ¿Por qué se ha permitido que se pudriera esto? Se ha permitido porque el PP y el PSOE llevan décadas apoyándose en CiU cuando los han necesitado para formar mayorías. Como los han utilizado para gobernar han mirado a otro sitio y ellos iban ampliando su red. Y pasa lo que ahora se está viendo, que todo estaba podrido, que nadie hacía una obra pública o un negocio de unas mínimas dimensiones sin pasar por la mordida.

Afirmaba Nicolás Redondo Terreros en un artículo en El País: "Los intereses de los partidos se han confundido con la política”. Esta frase me parece que expresa muy bien la necesidad para una regeneración democrática. ¿Cuál es el camino para la regeneración democrática? ¿Qué responsabilidad tiene, en este sentido, la sociedad civil?

La sociedad civil ha hecho una cosa muy interesante que es alumbrar dos partidos nuevos de ámbito nacional porque eso ha salido de la sociedad civil. Es decir, Ciudadanos hace nueve años salió de un manifiesto de intelectuales, era sociedad civil que se estaba revelando ante la ausencia de un proyecto político que representara a más de la mitad de los catalanes. Y el propio Podemos mucho más recientemente ha surgido del movimiento del 15M. Claro que ha hecho algo la sociedad civil para revelarse frente a eso y ha hecho algo útil que es generar dos proyectos políticos. Dos partidos políticos que es la herramienta, el instrumento que la Constitución prevé para articular la vida política. Entonces, ¿qué sucede aquí? Como decía Redondo Terreros, hay una confusión de los partidos con la política. Yo diría hay una confusión de los partidos con el Estado. Pero ¿de qué partidos? De los viejos partidos, es decir, en ese sentido PP y PSOE se parecen mucho porque más allá de las diferencias ideológicas que ellos se empeñan en enfatizar hay similitudes enormes como son, y ahí voy a lo de Redondo Terreros, la tendencia a fundirse con las instituciones, la tendencia a patrimonializar el poder, por eso aquí hay unos tintes de partitocracia muy preocupantes, porque al final las cúpulas de los partidos han decidido la composición del Poder Ejecutivo, la composición del Poder Legislativo, en la medida en que las listas son cerradas mediante la estricta disciplina de la cúpula, han decido el Órgano de Gobierno del Poder Judicial que es el que en última instancia tiene en sus manos las carreras, la promoción, el régimen de sanciones de todos los jueces de España, deciden la composición del Tribunal Constitucional que es el garante de la Carta Magna, deciden la formación desde el Tribunal de la Competencia hasta la Comisión Nacional del Mercado de Valores y desde la Comisión de la Energía hasta, en fin… hasta todo. Por lo tanto esa fusión de los partidos, de la forma más descarnada, de sus cúpulas, con las instituciones es la causa de la degeneración, es la causa principal, no toda la causa pero sí la causa principal de la degeneración del sistema que ahora tenemos que regenerar. Y no parece que la regeneración la puedan protagonizar los viejos partidos que han hecho eso.

A raíz de las declaraciones de Pedro Sánchez reclamando una España laica, en un sistema dominado por la partitocracia como usted decía antes sorprende esa existencia en poner en duda la relación Iglesia-Estado cuando parece que, más que inmiscuirse la Iglesia, quienes realmente tienen un poder omnímodo son los partidos políticos. ¿Le parece razonable la separación Iglesia-Estado que existe actualmente es España? ¿Podemos hablar de que existe una sana laicidad?

A mí me parece bastante razonable el modo en que eso se ha resuelto en España, en nuestra Constitución quizá habría que ponerse al día en algún tema como puede ser el IBI pero bueno. En principio, yendo a lo sustancial, el régimen aconfesional de la Constitución de 1978 me parece correcto ¿Por qué no quiero entrar yo y no queremos en general en Ciudadanos participar de ese debate? Porque es una trampa. Antes he dicho cuánto se parecen los socialistas a los populares en el meollo del asunto que es la tendencia a fusionarse con las instituciones y a patrimonializar el poder. Cuando llegan elecciones tienen que inventar grandes diferencias que sirven de anzuelo a los incautos votantes que pueden haberse perdido y no ver ya ninguna diferencia entre ellos, ¡ah, mira, ahí están los viejos partidos! Ese es el momento en el llegan los inventos de una izquierda que siempre consigue presentarse como si fuera superior moralmente y acomplejar a la derecha, y salen con debates absolutamente anacrónicos que resucitan viejos tópicos. Ellos lo resucitan para que parezca que están en juego cosas muy importantes. ¡Nada! ¡De importante nada! No sé qué edad tienes tú, pero si tienes cierta edad ya te habrás dado cuenta.

Lo he escuchado varias veces.

Cuando se acercan elecciones sale como un resorte la idea de "vamos a denunciar el Concordato, vamos a sacar los crucifijos de las aulas, vamos a sacar la asignatura de Religión"… y luego además no lo hacen. La prueba de que realmente es una argucia electoral es que realmente no lo hacen. Por eso es un debate completamente caduco. Si la gente quiere ir a colegios religiosos será que quiere que le enseñen religión. Luego, los que no están en colegios religiosos y quieren que le enseñen religión, pues que sea una optativa y desde luego estamos a favor de que haya una asignatura que sea la Historia de las Religiones sin la cual tú no puedes aprender ni Historia, ni arte, ni puedes leer apenas nada porque toda la cultura está impregnada de referencias religiosas, por lo tanto la historia de la religión sí se tendría que enseñar. El problema no existe, está para que parezca que existen grandes diferencias entre los partidos.

Respecto a Ciudadanos, es justo reconocer que han aportado una bocanada de aire fresco en el panorama político. Por ejemplo, me parece que es positivo para la política española que un partido constitucionalista pueda pactar con el PP o con el PSOE. O han propuesto medidas económicas, en las que se puede estar de acuerdo o no pero sí se percibe una novedad frente a la falta de originalidad reinante. Sin embargo, Ciudadanos tiene un desafío y es que es un partido que ha crecido mucho en poco tiempo. ¿Un crecimiento excesivamente rápido podría tener sus riesgos?

Sí, tiene riesgos, pero vamos a ver, yo entiendo que un crecimiento tan rápido, un crecimiento exponencial que hace que un partido tenga una expectativa de voto del 3% al empezar el año y que en octubre estemos en el 20%, obviamente esto es un hecho muy raro, muy sorprendente y claro que tiene riesgos. Ahora bien, yo creo que las sociedades, sobre todo las sociedades modernas, complejas como la sociedad occidental, europea, libre generan lo que necesitan. O sea, aquella idea evolucionista de que la función hace al órgano, aquí pasa un poco mismo, es decir, hacía falta un partido que pudiera sentar a la mesa a los dos viejos partidos, que fuera una alternativa reformista para que no estuviera solo por la reforma del sistema alguien que quería romperlo, ¡no reformarlo, romperlo! La sociedad ha generado, a partir de una cosa que era pequeña porque éramos un partido pequeño, la sociedad le ha dado la confianza y la energía y el apoyo suficiente para que sea la alternativa que esa sociedad necesita políticamente. Es raro, sí, es raro pero tan raro como el hecho de que en el año 76, cuando se celebra en Madrid el primer congreso del PSOE después de la guerra, ¡en el 76!, con el PSOE prohibido todavía, se celebra un congreso tolerado por Suárez donde acuden primeros ministros, Jefes de Estado… En ese momento el PSOE dice tener cuatro mil militantes, eso quiere decir que tendría mil. En el año 77, un año después, el PSOE, que evidentemente no existía en España, que era una marca y que eran unos viejos que estaban en Francia, pues en el 77 consiguen 125 diputados. La sociedad favoreció a aquel partido que podría permitir una alternativa a la derecha que estaba haciendo la transición o al centro-derecha o al centro, llamémosle como quieras, y el Partido Comunista por otro lado que quería la ruptura, el Partido Comunista que, aunque fuera eurocomunista, era un partido comunista. La sociedad necesitaba a alguien, a un partido importante para que cuando hubiera alternancia no pasara el poder directamente a los comunistas y le dio toda esa fuerza. Y cuando en el 81 yo oía “el PSOE está muy bien pero no tiene cuadros”, pues no puedo dejar de sonreír porque en el año 82 llegó al poder Felipe González y formó el mejor gobierno que se ha tenido en esta democracia, en cuanto a la formación, el Gobierno de los Catedráticos. No ha habido un Gobierno del nivel de aquel. Por lo tanto, claro que es raro pero es raro el momento histórico también. Cuando el momento histórico lo demanda está sucediendo y va a suceder.

Sobre la situación de los refugiados sirios en Europa, ¿cómo ve la evolución que pueda seguir los próximos meses?

Me preocupa mucho que se estén desarrollando reacciones atávicas de fronteras, de nacionalismo, de xenofobia, de miedo. Europa si es algo es una comunidad de valores y no puede permitir bajo ningún concepto que tantos millares de personas estén en sus fronteras a punto de morirse de frío. Porque el invierno se va a recrudecer y va a ser duro. O sea, dentro de poco, dentro de unas semanas será imposible dormir a la intemperie. No puede ser simplemente. Hay una mayoría digamos institucional y que, por ejemplo en el Parlamento Europeo que es donde estoy yo, hay una mayoría que está por favorecer una política de cuotas que prime la cuestión humanitaria… ya sabemos que es una buena noticia que en ese mismo sentido además el mismo día se pronunciara tanto el Rey Felipe VI en el Parlamento Europeo como Hollande o Merkel, pero también es un gran motivo de preocupación que una persona como Viktor Orbán hablara la semana pasada en Madrid en el congreso de los populares como habló y que encima recibiera un caluroso aplauso. ¡Por favor! Que no se escapan setecientas mil personas de un sitio para venir a molestar, se escapan porque se juegan la vida. ¿Que se te pueden colar terroristas? Claro, ya lo sabemos y por eso se trata de que sea controlado el proceso. Pon check-points, puntos de control donde se toman huellas dactilares, políticas de cuotas reales... Tenemos los valores de los derechos humanos, si no demostramos eso… Europa no vale nada.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP