Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
19 AGOSTO 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Mitzy Capriles

"No perdonan a mi marido haber derrotado al modelo hegemónico vigente en Caracas"

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 3  197 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  197 votos

Aunque el fatídico 5 de enero, fecha de la asunción de poderes por parte de la asamblea, transcurrió sin sorpresas por parte del gobierno bolivariano (aparte de que los miembros del partido chavista, ahora en la oposición, salieran de la sala, un hecho de no poca importancia pero alejado de otros episodios que se podían esperar), la situación en Venezuela sigue siendo alarmante, y no solo desde el punto de vista económico y social. Sigue pendiente la cuestión de los presos políticos, que se cree que puede ser el punto crucial que permitirá entender hacia dónde caminará el futuro de este país. Mitzy Capriles es la mujer de Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas que el pasado 19 de febrero fue detenido por las fuerzas de la policía secreta bolivariana, el Sebin, acusado de participar en uno de los más de 200 complots organizados contra el gobierno de Maduro. Encarcelado en la prisión de Chaco Verde, pasó después a arresto domiciliario a causa de sus problemas de salud. Desde el día de su detención, su esposa libra una valiente batalla no solo por la liberación de su marido y otros políticos, sino también por la instauración de una democracia auténtica en su país.

¿Cómo está su marido?

Más decidido que nunca, con un optimismo contagioso, insistiendo en que no abandonemos la lucha, que hay que seguir para poder alcanzar victorias como la del 6 de diciembre. Antonio es fuerte como un roble y es una persona de convicciones muy sólidas, dos características que le convierten en un hueso duro de roer…

Las imágenes de su arresto son dramáticas, ¿por qué se organizó una operación así?

Fue algo grotesco y al mismo tiempo espectacular, porque se irrumpió nada más y nada menos que en el despacho del alcalde reelegido de Caracas, la segunda autoridad civil designada mediante la votación más importante después del presidente de la República. Fue una operación realizada con más de cien hombres fuertemente armados que, sin ni siquiera presentar antes una orden judicial, derribaron la puerta para entrar en el despacho. Son imágenes que han dado la vuelta al mundo y que muestran la prueba del estado de este régimen. No hay que buscar otros argumentos para definirlo, para que el mundo comprenda de una vez por todas con qué clase de gobernantes nos enfrentamos los que defendemos la libertad y la democracia en Venezuela. ¿La razón de esta operación? Creo que fue la de obligar a Antonio a abandonar el país, cosa que él no hará nunca. El régimen ha pagado un precio muy alto por esta operación de secuestro.

Cuando fue elegido democráticamente, se le redujeron sus poderes.

No le perdonan haber derrotado al modelo hegemónico vigente en Caracas, primero en 2008 con Chávez como presidente y luego en 2013 con Maduro en el poder. Le redujeron tanto los poderes como las subvenciones, pero no consiguieron derrotarle. Antonio tuvo que aprender a “respirar debajo del agua”. Solo así, y con un esfuerzo notable, pudo sobrevivir en medio de una caza implacable. A pesar de las dificultades, su gestión se consideró positiva e incluso digna de mérito, pues tuvo que reconstruir la forma en que poder gobernar. Con su equipo logró objetivos importantes como el plan de transportes o el plan estratégico de Caracas, con proyectos de desarrollo y políticas ambientales de gran impacto social.

Las últimas elecciones las ganó la oposición, ¿cómo se presenta la situación?

La voluntad popular ya se ha expresado en las elecciones, a las que se llegó superando todo tipo de obstáculos, con una participación extraordinaria y emocionante porque los ciudadanos se acercaron a las urnas para expresar su voluntad pacífica y la convicción de que es posible superar las tremendas adversidades actuales que nos ahogan mediante el voto, sin porras, golpes ni proyectiles. Esperamos que las instituciones sepan actuar más allá de oscuras maniobras propias de quien, aliado con la perversión, pretenda burlarse de los resultados del 6 de septiembre. Ha sido un triunfo neto y claro que transparenta la conciencia de hombres y mujeres que aspiran a limpiar el cielo de las tinieblas en las que algunos, perversamente, quieren encastrar a Venezuela.

¿Habrá cambios?

Las injusticias no han mermado. A pesar del gran rechazo expresado por los ciudadanos en las últimas elecciones, el gobierno insiste en no hacer cambios. Ni en la política económica, que nos lleva a todos hacia un empobrecimiento acelerado, ni en la institucional, viciada por la prepotencia y la ignorancia de la legalidad. Tampoco cambia en su decisión de confirmar la detención de líderes políticos del calibre de Antonio Ledezma. Mi marido es un líder con una larga historia de compromiso democrático. El gobierno no le perdona, repito, haber sido reelegido como alcalde ni haber desarrollado siempre profesionalmente su papel político a través del consenso y la transformación de la insatisfacción popular en propuesta política, su capacidad de disentir y el coraje moral que le mantiene constantemente al lado de los intereses genuinos de la gente.

¿Qué probabilidad existe de que la petición de amnistía para los presos políticos pueda concretarse después de que en la reunión de Mercosur la canciller venezolana Delcy Rodriguez los llamara “delincuentes” mientras mostraba sus fotos?

La agenda de la nueva Asamblea nacional es amplia y exigente en el cumplimiento de la voluntad popular. Una de sus tareas consiste en aprobar la ley de amnistía, que se ha convertido en la bandera o prioridad absoluta de la última campaña electoral. Además de esta iniciativa, hay otras de menor valor por su contenido social y económico, con proyectos ya definidos y con voluntad para debatirlos buscando soluciones más idóneas, que converjan con las exigencias del país.

Aparte de la posición del nuevo presidente argentino Macri, ¿cómo explica la tenue reacción de los demás presidentes latinoamericanos a la propuesta de más democracia en Venezuela y de la liberación de los presos políticos?

La atención de la comunidad internacional a estos hechos y la presencia de organizaciones multinacionales encargadas de garantizar el respeto al estado de derecho debería ser una responsabilidad compartida por los presidentes demócratas de todo el mundo. Lo que ha dicho el presidente Macri nos da tranquilidad y confianza para seguir en esta lucha. Mauricio Macri está haciendo “política internacional con ética”, diciendo al mundo que valen más la libertad y la vida de un ser humano que una tonelada de grano o un pozo de petróleo. Por eso ha resonado su voz en la reunión de Mercosur, honrando su compromiso por los valores y principios de la democracia.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP