Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Slumdog millonaire

Víctor Alvarado

El argumento gira en torno al popular concurso de televisión Quiere ser millonario, en el que Jamal, un chico indio de la calle, se encuentra con la posibilidad de ganar  20 millones de rupias. Sin embargo, cuando está a punto de conseguir el premio, es secuestrado por la policía, puesto que se sospecha que alguien le había filtrado las respuestas, pero no hay truco, cada uno de sus aciertos tiene que ver con cada una de las terribles experiencias de su vida.

Con un formato original y muy cercano al publicitario, Danny Boyle nos sorprende, contándonos una historia en la que convierte en protagonista a una persona que en circunstancias normales pasaría totalmente desapercibida. El relato presenta situaciones muy duras, que explican la triste realidad de la India. Un país lleno de contrastes, que poco a poco va emergiendo, pero que todavía vive situaciones de extrema pobreza. Por tanto, la cinta debe ser considerada un drama, aderezado con buenas dosis de humor propias del guionista de Full Monty (1997), Simon Beaufoy, que fue la persona encargada de adaptar la novela de Vikar Swarup en la que está basada la película.

Por otra parte, destacan los personajes universales, sabiamente creados por Boyle, por el modo que tienen de entender la vida. Esta idea no es la  primera vez que el realizador británico la plantea, pues en su producción Millones (2004) hizo algo parecido. Jamal, bien interpretado por Dev Patel, representa a una persona desprendida, inocente, sincera, coherente con su vida y capaz de trabajarse hasta límites insospechados a la persona a la que considera el amor de su vida. ¿Conquistará a la chica o no la conquistará? Ésa es la cuestión.

En cambio, su hermano Salim (Madhur  Mittal) aparece como una persona materialista, que siempre que puede aprovecha el momento de hacer negocios. La interpretación de Feida Pinto es espléndida a pesar de su sobriedad.

En general, los actores están muy convincentes en todas sus etapas. Como dato curioso, Azharuddin Mohammed Ismail como Salim y Rubiana Ali como Latika, los intérpretes infantiles, fueron encontrados en los barrios marginales de la ciudad y se les llegó a escolarizar.

Tampoco pasa inadvertido el guiño del largometraje a la novela de Alejandro Dumas Los tres mosqueteros. "Todos para uno y uno para todos" es el célebre lema que circunda a lo largo de toda la producción cinematográfica. Sin duda, se muestra como la pieza esencial en el engranaje del guión y sirve para destacar el poderoso vínculo que une a los protagonistas.

Además, es digna de ser analizada la idea de que un director católico como Boyle entre el destino y la trascendencia. El concepto de que todo está predestinado frente a la posibilidad de darle la vuelta a la vida con tu esfuerzo y con la ayuda de Dios, que te da libertad para decidir. Por otro lado, el largometraje resalta la felicidad con la que los más necesitados afrontan los problemas frente a las sociedades occidentales, donde nos venimos abajo con el menor contratiempo que surge en nuestras vidas.

En definitiva, nos encontramos un excelente drama con todos los ingredientes para disfrutar en familia, vibrando con una banda sonora muy pegadiza de ritmos orientales al estilo Bollywood, que se rodó con las manejables cámaras digitales SI-2K para no modificar ni manipular los marginales ambientes de la India.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP