Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Ramón Jáuregui, edurodiputado del PSOE

'Aunque el resultado sea similar, habrá gobierno antes de verano'

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 2  18 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  18 votos

Ramón Jáuregui, eurodiputado del PSOE y uno de los pesos pesados de la formación socialista, repasa con Páginas Digital la situación en la que se encuentran Europa y España. Jáuregui aborda el reto que supone el Brexit y propone una ofensiva europeísta con respuestas concretas para hacer frente a la amenaza del popupulismo. El eurodiputado considera inadmisible que Europa no pueda acoger a tres o cuatro millones de refugiados.

Estamos a unos días del referéndum sobre el Brexit. Muchos han advertido de las consecuencias de una victoria del sí. Pongámonos en el escenario de una victoria en favor de la permanencia en la UE. ¿Cuál debe ser el camino que se recorra a partir de ese momento?

Espero que los votantes tengan en cuenta que una salida del Reino Unido de la Unión provocaría un daño irreparable al Reino Unido y a su economía pero también al continente europeo, que vería disminuidas sus fuerzas si quiere seguir siendo influyente en la agenda de la política mundial y en la solución de los problemas globales. La victoria del Sí a la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea obligará a implementar las reformas pactadas con el Sr. Cameron antes de la convocatoria del referéndum. Como se recordará estas reformas afectan a:

- Gobernanza económica: se establecen principios que aseguren el respeto mutuo entre los Estados miembros que profundicen en la Unión Monetaria y Económica, y aquellos que no formen parte de ella. De este modo se sientan las bases para una mayor integración en la Eurozona al mismo tiempo que se salvaguardan los derechos y competencias de los Estados miembros no participantes.

- Competitividad: la Comisión y el Consejo se comprometen a eliminar las excesivas regulaciones europeas y las cargas impositivas a las empresas que impiden un mayor desarrollo de las actividades económicas y de la competitividad europea.

- Soberanía: se reconoce que a la luz de la situación especial del Reino Unido en virtud de los Tratados, no se ha comprometido a promover la integración política y, también, se refuerza el respeto a la subsidiariedad.

- Inmigración: se introduce la creación de un mecanismo de salvaguardia para responder a situaciones excepcionales de entrada de trabajadores procedentes de otros Estados miembros, permitiendo limitar el acceso de los recién llegados trabajadores de la UE a los beneficios laborales (in-work benefits) durante cuatro años desde que empiecen a trabajar. La incorporación de esas reformas al ordenamiento jurídico de la Unión llevará su tiempo, porque el Parlamento Europeo debe aprobarlas y porque, además, su concreción en textos normativos no será fácil. Más allá de eso, creo que la Unión Europea se encamina a una redefinición de su arquitectura. Si el Reino Unido se queda, como espero, después de 2017, que será el año de las elecciones francesas y alemanas, habrá un fuerte impuso a la reformulación de la Unión.

Las elecciones presidenciales en Austria han supuesto un claro aviso. Ha estado a punto de ganar la ultraderecha. Los socialistas y los populares ni siquiera han pasado a la segunda vuelta. Tenemos elecciones presidenciales en Francia el año que viene y Le Pen tiene opciones. ¿Qué provoca esta extensión del populismo? ¿Qué respuesta a medio y largo plazo es necesaria?

El auge del populismo y, en particular de la derecha radical populista en Europa, producido en los últimos años, debe ser tomado muy en serio por los enormes riesgos que comporta para el futuro del proyecto político europeo. Bruselas debe reaccionar y los proeuropeos debemos pasar a la ofensiva, tal y como sugirió hace unas semanas el comisario de Economía Pierre Moscovici. Para ello debemos construir un demos europeo que dé un nuevo impulso a la construcción europea y encontrar respuestas concretas y solidarias a nuestras crisis de hoy: la inmigración, el terrorismo, el empleo, la economía competitiva y la cohesión social. Asimismo, necesitamos de un liderazgo capaz de construir un relato de cara a una opinión pública hastiada de unas elites más centradas en sondeos y citas electorales que en encontrar soluciones comunes a más de ocho años de recortes, desigualdad y paro. Afortunadamente, en España, mucha de la indignación con la crisis, la desigualdad, la incertidumbre y la inmigración no ha ido a la extrema derecha y al populismo como está ocurriendo en multitud de países.

¿Cuál es la razón de fondo de que en España haya una segundas elecciones? ¿Qué ejercicio de responsabilidad es necesario a partir del 26-J?

Lamentablemente, y pese al talante negociador y los enormes esfuerzos realizados por Pedro Sánchez y su equipo negociador, no hemos conseguido el objetivo principal de que hubiera un Gobierno progresista, pese a que los españoles se mostraban favorables a un diálogo y un acuerdo entre diversas fuerzas políticas. Las causas de la repetición electoral son muchas pero sobre todas ellas prevalecen las dificultades objetivas que presentaba un reparto de escaños tan endiablado, con partidos nuevos en todos los espectros ideológicos y en todos los territorios y en un escenario de cambios constitucionales y regeneradores de nuestro sistema político. A ello se suma que dos formaciones políticas, el PP y Podemos, han hecho todo lo posible no sólo para no dialogar, sino también para procurar por todos los medios el fracaso de cualquier diálogo entre los demás. Mi convicción es que habrá gobierno antes del verano, aunque los resultados electorales del 26-J sean parecidos y, aunque el panorama de complejidad citado más arriba siga siendo el mismo, si no peor.

El PSOE, según las encuestas, puede ser superado en votos por la coalición de IU y Podemos. ¿Cuál es la respuesta adecuada a esta situación?

Creo que debemos ser cautos con los resultados de las encuestas porque los sondeos de estos últimos meses, de hecho, han mostrado que el apoyo de Podemos iba disminuyendo. Su coalición con Izquierda Unida busca precisamente eso. Pero debemos recordar a los votantes que no tiene sentido votar a la coalición de Podemos-IU para tratar de construir un gobierno de izquierdas porque no ha facilitado un cambio de gobierno y porque, además, la pinza anti-PSOE del sorpasso de Anguita en los años noventa sólo logró una enorme concentración de poder en manos de la derecha. El PSOE tiene un proyecto sólido alejado de tacticismos cuyas principales prioridades son acabar con la pobreza infantil en cuatro años, aprobar un ingreso mínimo vital, convertir las becas en un derecho, garantizar la universalidad de la sanidad pública y derogar la reforma laboral.

¿Cómo valora el acuerdo de Turquía y el Consejo Europeo sobre los refugiados?

En primer lugar, lamento que la situación actual de emergencia que afecta a miles de refugiados, que reclaman protección legal, no se haya evitado con una respuesta adecuada y coordinada de las instituciones europeas y los Estados miembros.En relación al acuerdo alcanzado el pasado 19 de marzo por los Jefes de Estado europeos, se trata sin duda de un acuerdo controvertido que antepone una lógica mercantilista y que debilita fuertemente la imagen internacional de la UE como defensora de los derechos humanos. Por ello, los socialistas hemos reclamado a la Comisión Europea que cumpla escrupulosamente con todas las garantías legales para los refugiados que recoge el acuerdo y que se vigile su cumplimiento sobre el terreno. Solo cabe esperar que este acuerdo no suponga un viraje en la política europea de asilo y en la gestión de la crisis de refugiados a largo plazo. Además, si realmente queremos luchar contra los contrabandistas, tenemos que ofrecer a los solicitantes de asilo una forma segura y regulada para llegar a la UE.

Las propuestas de la Comisión no avanzan, en materia de refugiados, por la posición del Consejo. ¿Es posible que en los próximos meses se vuelva a la fórmula de distribución por cuotas? ¿Podemos avanzar de manera efectiva en el control de las fronteras exteriores?

La actual crisis migratoria y humanitaria que afronta la UE requiere una política común y ordenada que preserve el espacio Schengen de libre circulación y garantice una adecuada protección y acogida a los refugiados. Al mismo tiempo, los líderes de la UE deben tomar medidas para que el Sistema Europeo Común de Asilo y la creación de un corredor humanitario sean una realidad. Pero, lamentablemente, la mayoría conservadora existente en el Consejo solo parece concertarse para externalizar la gestión de los refugiados a Turquía. El pasado 6 de abril la Comisión Europea presentó una Comunicación sobre la reforma del SECA que plantea dos opciones. La primera mantendría el actual sistema de reparto de responsabilidades previsto por el sistema de Dublín que sería completado con un mecanismo correctivo con base en un sistema de clave de reparto que hiciese el sistema más justo. La segunda opción, defendida por los socialistas, atribuye la responsabilidad con base en un sistema de distribución por clave de reparto que tenga en consideración el tamaño relativo del Estado miembro, la riqueza y la capacidad de absorción de dicho Estado.

Las agencias internacionales proponen como solución a la crisis de refugiados la adopción de corredores humanitarios. ¿Sería posible?

El Parlamento Europeo lleva reclamando desde 2012 la creación de zonas seguras en la frontera entre Siria y Turquía y de corredores humanitarios en Siria y en otros puntos que cuenten con el respaldo de la comunidad y las agencias de ayuda internacionales. Pero el cierre escalonado de las fronteras y de los campos de traslado rápidos hacia el norte de la UE ha dejado en el olvido esta idea, agravando así la emergencia humanitaria. Por ello, recientemente han surgido varias iniciativas para impulsar la adopción de estos corredores. En primer lugar, en Italia varias organizaciones de la sociedad civil en colaboración con el Gobierno han creado un proyecto de corredores humanitarios para varias decenas de familias con el objetivo de evitar las travesías en barcazas a través del Mediterráneo, que tantas pérdidas humanas están causando. En segundo lugar, y a iniciativa de los socialistas españoles, el Parlamento Europeo ha introducido los visados humanitarios en un informe legislativo sobre visados de la UE, con el objetivo de evitar que los refugiados realicen largas y arriesgadas travesías para llegar al país al que desean solicitar asilo. En definitiva, debemos impulsar iniciativas que faciliten a las personas que buscan protección internacional su llegada al territorio europeo. Es inaceptable que Europa no sea capaz de acoger a tres o cuatro millones de personas entre 28 Estados miembros y quinientos millones de ciudadanos. Un proceso de acogida ordenado, en las fronteras exteriores de la Unión, sería necesario, acompañado de cuotas de reparto entre los 28, para acoger progresivamente unos 500.000 refugiados por año, a lo largo de los próximos diez años. Esa es mi idea.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP